Los 10 mitos principales sobre los animales

Con en torno a 8,7 millones de especies animales que adornan nuestro mundo, no es de extrañar que tengamos ciertos datos sobre los animales completamente equivocados. Ciertos animales y su accionar prosiguen siendo un secreto para los científicos y solo por medio de la investigación y la observación en un largo plazo pudieron romper una sucesión de mitos animales. Aquí hay una lista de hechos muy conocidos pero completamente falsos sobre las criaturas coléricas, escamosas y viscosas que adornan nuestro mundo.

10. Mito: Los murceguillos son ciegos.

De forma frecuente socios con la obscuridad, las brujas y la magia negra, los murceguillos tienen mucha mitología y conceptos errados que los cubren, lo que los hace parecer criaturas premonitorias de la noche. Si bien la multitud frecuenta meditar que los murceguillos son ciegos gracias a que solo cazan a la noche, el hecho es que todas y cada una de las especies de murceguillos tienen la posibilidad de ver, si bien su visión está poco creada. Para compensar, tienen geniales sentidos del olfato y el oído, y tienen la posibilidad de utilizar la ubicación por eco y las habilidades de sonar para andar y apresar a la noche. Sus capacidades de sonar son tan inusuales que con frecuencia son mejores que las de un sonar de nivel militar, lo que es asombroso para animales tan pequeños.

Fuente

9. Mito: Los elefantes son los únicos animales que no tienen la posibilidad de saltar.

Resultado de imagen para elefante saltando

Es verdad, los elefantes no tienen la posibilidad de saltar, si por saltar hablamos al estado en el que un animal se impulsa del suelo por su fuerza, con todos y cada uno de los pies del suelo al tiempo, pero finalmente no son los únicos . Ciertos otros animales que no tienen la posibilidad de saltar son el perezoso, el hipopótamo, el rinoceronte, la jirafa, el pingüino penacho amarillo y otros muchos. ¿Te imaginas un hipopótamo deslizándose con felicidad por el aire? Quizás solo si disfrutas Dibujos animados de Disney.

8. Mito: un pez dorado tiene una memoria de 3 segundos.

Si en algún momento le dijeron que tiene la memoria de un pez dorado, entenderá por qué razón este mito está tan arraigado en la sociedad. La aptitud de memoria real de los peces de colores es de cuando menos tres meses, y ciertos estudiosos han logrado probar que los peces de colores tienen la posibilidad de rememorar lo que les han enseñado hasta un año después. Aparte de una buenísima memoria, los peces de colores asimismo tienen buena visión, logrando distinguir entre formas y colores. Conque la próxima vez que alguien compare ignorantemente tu memoria con la de un pez dorado, ¡no olvides darle las gracias!

Fuente

7. Mito: Los avestruces sepultan la cabeza en la arena en el momento en que están asustados o conminados.

Resultado de imagen para avestruces

Si bien este mito sirve como la metáfora idónea para alguien que precisamente niega algo u otro, el hecho es que es lógicamente falso. La verdad es que los avestruces, o algún otro ave o mamífero, no podrían respirar si su cabeza estuviese sepultada en la arena. La explicación fácil de este mito es que los avestruces sepultan sus huevos en orificios en el suelo y, de manera frecuente, voltean los huevos (con el pico) y cuidan los huevos múltiples ocasiones cada día. Desde la distancia, de manera frecuente semeja que el avestruz tiene la cabeza sepultada en la arena.

Fuente

6. Mito: Las aves mamás rechazarán a sus crías en el momento en que las toquen los humanos.

Resultado de imagen para pájaros en nido

Las aves tienen un sentido del olfato muy con limite, y el rápido fragancia que deja al tocar un pájaro terminantemente no va a ser detectado por su madre. En verdad, las aves son muy devotas a sus crías y no es muy probable que abandonen el nido gracias a un fragancia irreconocible, más allá de que se sabe que abandonan sus nidos gracias a la perturbación. Prácticamente jamás un pájaro abandonará el nido con polluelos, lo que es precisamente opuesto a la naturaleza de criar descendencia. Devolver un pájaro joven a su nido puede socorrer al polluelo, y siempre y cuando no haya otras alteraciones esenciales, es muy improbable que la madre advierta el contacto humano.

Fuente

5. Mito: Los delfines salvajes son afables y salvarán a los humanos en inconvenientes.

Resultado de imagen para delfines

Los delfines no se preocupan especialmente por los humanos; ¿Por qué razón ellos? Tras todo, son carnívoros salvajes del océano. El mito de que los delfines salvajes son afables y se apresurarán a guiarte en el momento en que estés en inconvenientes es el resultado de su naturaleza curiosa, que con frecuencia se confunde con cariño o amabilidad. Por poner un ejemplo, los delfines que nadan al lado de los botes lo hacen para montar en la estela de los botes, lo que les deja utilizar menos energía para nadar; no por su amor por todas y cada una de las cosas humanas.

En verdad, bastante gente fueron mordidas o lesiones al procurar nadar con delfines salvajes (no hablamos de los delfines entrenados que se ven en los parques marinos). No obstante, hay una manera donde los delfines están prestando asistencia a los humanos: indagaciones recientes están prestando asistencia a los científicos a entender de qué forma los delfines subsisten a los asaltos de tiburones, y sus características contra las bacterias y de regeneración de tejidos se piensan nada menos que un milagro médico.

4. Mito: Un año humano equivale a siete años perro.

Resultado de imagen para perro viejo

Aquí hay algo en lo que meditar: a una edad temprana, un perro pequeño es mayor que un perro grande, pero con la edad, el perro pequeño se regresa mucho más joven que la raza mucho más grande. ¿De qué manera puede ser esto? Resulta que el envejecimiento del perro es bastante complejo y el aspecto más esencial es que está relacionado con el tamaño físico del perro. Las etnias mucho más enormes avejentan considerablemente más veloz que las etnias mucho más pequeñas. Se estima que, en promedio, un perro de un par de años se equipara con un joven de 14 o 15 años o un adulto joven de 18 a 25 años, según la raza. El envejecimiento del perro se ralentiza tras un par de años, desacreditando la proporción de siete a uno. Por consiguiente, la proporción entre años de perros y años humanos es considerablemente más complicada que siete a uno, y no hay una proporción de edad concreta entre perros y humanos que sea universalmente admitida.

Fuente

3. Mito: La nariz de un perro sano está fría y húmeda.

Un cuento de viejas que ha causado muchas llamadas de pavor al veterinario. La temperatura de la nariz de su perro frecuenta variar a lo largo del día, desde seca y ardiente (con frecuencia al despertarse por la mañana) hasta fría y húmeda después a lo largo del día. La humedad de la nariz de tu perro tampoco es un indicio de su salud, puesto que podría estar húmeda gracias a un resfriado nasal, por poner un ejemplo. Como dueño de un perro, puede entender mejor la salud de su perro conociendo su accionar habitual y apreciando cualquier cambio en la regla. ¿No come bien recientemente o durmiendo sin reposo? Estos hábitos le van a dar una pista bastante superior sobre el confort de su perro.

Fuente

2. Mito: Los perros no tienen la posibilidad de ver los colores, solo el blanco y negro.

Resultado de imagen para perros ven color

Los perros tienen la posibilidad de ver el color, pero no en un fantasma tan extenso como los humanos. Aparte del negro, el blanco y las tonalidades de gris, asimismo tienen la posibilidad de distinguir entre los colores azul-voilet y amarillo-verde. seguramente sería mucho más acertado decir que los perros son ciegos al verde. Es realmente posible que su cachorro confunda colorado, naranja y verde, tal como verde-azul, gris y tonos de púrpura. Los estudiosos demostraron que el ojo de un perro tiene bastones y conos, si bien solo tiene 2 conos, al paso que un ojo humano tiene tres. Solo si los perros no tuviesen conos se habrían con limite a conocer en blanco y negro.

Fuente

1. Mito: Los búhos son los pájaros mucho más sabios.

Resultado de imagen para buho

Quizás el vínculo mucho más viejo popular entre los búhos y la sabiduría es su asociación con Atenea, en tanto que con frecuencia se representa a la diosa griega de la sabiduría manteniendo un búho. Con sus ojos bastante enormes y la incesante mirada seria, prácticamente pensativa en sus semblantes, los búhos dan la impresión de sabiduría, de estar sobre el resto. Desde leyendas, folclore, cuentos para pequeños hasta Hollywood, los búhos siempre y en todo momento fueron los observadores nocturnos, en ocasiones siniestros, siempre y en todo momento capaces. Lamentablemente, los búhos se ponen en el radical inferior de las aves capaces, y el cuervo común es considerado el mucho más sabio entre las aves.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *