Los 10 países más conocidos por sus ejecuciones

Hay numerosos países que consideran que ciertos delitos unicamente se tienen la posibilidad de arreglar con la desaparición. A ciertos les agrada imponer sentencias de muerte, pero de todos modos no llegan a realizar a demasiadas personas. Otros practican lo que predican y amontonan un número espantoso de ejecuciones todos los años. Otros todavía no se incordian en llamarte letrado antes de enviarte a la suerte al verdugo. Y, con independencia de lo que piense sobre la sentencia de muerte, ciertas de sus tácticas son claramente desapacibles. Aquí hay 10 países que están contentos de realizar a sus ciudadanos, en el caso de que brote la necesidad … o, en ciertos casos, si tienen una aceptable explicación.

10. Belarús

En el momento en que miras números sencillos, Bielorrusia no ejecuta a demasiadas personas: utilizaron la pena de muerte solo un par de veces afirmadas en 2017, y las mujeres están absolutamente exentas de la pena capital. No obstante, si bien no tiene que ver con un número colosal, Bielorrusia se luce por ser el único país europeo que todavía ejecuta personas. Como se debe a una nación que en ocasiones llamada la “última dictadura” de Europa, su corredor de la desaparición es increíblemente sombrío. La vida es lúgubre en sus celdas recluidas y regularmente alumbradas, donde los presos son tratados tal y como si ahora estuviesen fallecidos. Los gobernantes jamás reportan a los presos condenados a muerte cuándo van a ser ejecutados, con lo que toda vez que vengan los guardas, podría marcar el viaje final de uno… o quizás sencillamente los lleven a conocer a sus familiares.

Está contraindicado debatir las situaciones con visitantes que no sean abogados, y prácticamente todo lo relacionado con el desarrollo legal está envuelto en un secreto, salvo por el procedimiento de ejecución final, que va a venir con apariencia de bala en la cabeza. En verdad, el secreto se prolonga aun al número real de ejecuciones. A pesar de que los documentos oficiales de Amnistía En todo el mundo solo comprueban los 2 (y un ominoso “agregado”) usos de la pena capital en 2017, los especialistas piensan que el país ha ejecutado por lo menos a 300 personas desde el momento en que consiguió la independencia en 1991.

9. USA

Al tiempo que USA “solo” ejecutó 23 personas en 2017 y 25 en 2018, cabe indicar que ningún otro país de las Américas ejecutó a solo una persona. Pese a esta deprimente comparación, la pena de muerte en el país por norma general está reduciendo, y 2018 fue el cuarto año consecutivo en el que se dictaron menos de 50 condenas a muerte y se ejecutaron menos de 30 condenados. Además de esto, más allá de que 31 estados todavía tienen la pena capital, solo ciertos de ellos verdaderamente utilizan la opción; en verdad, Texas, Florida, Ohio y California ejecutaron mucho más de la mitad de las condenas a muerte de 2018. El acompañamiento público a la pena capital asimismo está reduciendo, si bien el 56% de los estadounidenses prosiguen a favor.

La métodos y practicidades de ejecución son una fuente incesante de disputa en los estados que aún se entregan a la práctica. De lejos, el procedimiento mucho más generalmente recibido es la inyección mortal, que viene con su grupo de inconvenientes, puesto que los fármacos precisos son bien difícil de hallar, y las ejecuciones son con frecuencia deteriorado. Otro métodos tienen dentro la silla eléctrica, el gas mortal, el pelotón de ejecución y de ejecución, si bien unicamente se usan en un puñado de estados y en este momento son increíblemente extraños.

8. Somalia

De Somalia 24 ejecuciones oficiales en 2017 dividir 55 entre el Gobierno Federal de Somalia y el semiautónomo Puntlandia. Como es natural, en un país plagado de crueldad mortal a lo largo de bastante tiempo, la definición de “oficial” puede ser algo confusa. Los tribunales militares y los conjuntos componentes se han entregado a ejecuciones sumarias, en las que la gente condenadas a muerte son asesinadas públicamente, frente a un público de hasta 300 personas. Esta no es una inclinación especialmente novedosa, pero las ejecuciones han precisamente incrementado en los últimos tiempos, lo que ha llamado la atención de múltiples conjuntos de derechos humanos y una delegación local de la Unión Europea, que presentó una petición a las autoridades somalíes a fin de que prohibieran la pena capital.

Un inconveniente esencial aquí son los tribunales militares, que exageran felizmente su autoridad y condenan a la gente sin el debido desarrollo legal. Un caso en Puntlandia fue especialmente problemático, puesto que cinco jóvenes acusados ​​de matar a gobernantes de la región fueron asesinados por un pelotón de fusilamiento … solo, los reportes señalan que no se les dio ingreso a abogados, sus confesiones fueron coaccionadas y eran bastante jóvenes para ser probado como mayores.

7. Egipto

Es posible que Egipto no sea el primer país en el que piense en lo relativo a la pena capital, pero con sus 35 ejecuciones solo en 2017, precisamente están a la altura de los practicantes mucho más entusiastas. En los últimos tiempos, el país mostró una desapacible inclinación por los juicios masivos, ¿cuáles son una de las maneras mucho más simples de conseguir una sentencia de muerte? Tras todo, ¿quién tiene tiempo para comprobar todas y cada una esas pruebas, persona por persona, en el momento en que puedes condenarlos por docenas?

Con el surgimiento de juicios masivos, los tribunales egipcios han dictado sentencias de muerte a mucho más de 100 personas al unísono, lo que ha incrementado drásticamente el corredor de la desaparición del país. Entre 2011 y 2013, Egipto condenó a muerte a 323 personas y hizo solo una ejecución; no obstante, la friolera de 2.159 personas han recibido condenas a muerte entre enero de 2014 y febrero de 2018. A lo largo de ese tiempo, se realizaron por lo menos 83 ejecuciones, dentro 15 personas que fueron condenadas a muerte. masa ejecutada al tiempo en el último mes del año de 2017.

La razón tras el colosal número de condenas a muerte y la cantidad de manera comparativa baja de ejecuciones puede ser visto que cada sentencia de muerte que el país dicta en un juicio masivo es ridículamente ilegal según el derecho en todo el mundo, y la ONU siempre y en todo momento está preparada para recordarle al país esto. punto. Aún de esta forma, semeja que, de momento, los gobernantes egipcios semejan decididos a proseguir el sendero que han escogido. Solo en 2019, 15 personas fueron ejecutados en no menos de tres semanas, y los activistas de derechos humanos aseguran que todos fueron sometidos a juicios injustos y torturas.

6. Pakistán

Pakistán Mucho más de 60 ejecuciones en 2017 están lejos de los peores números en esta lista, pero el país todavía está entre los mucho más fecundos clientes de la pena capital. Pese a achicar de forma lenta su población sentenciada a muerte, el país todavía es responsable del 13% de todas y cada una de las ejecuciones mundiales que conocemos. Desde 2004, el país ha culpado a muerte a unas 4.500 personas (o un individuo al día). En verdad, la población sentenciada a muerte de Pakistán representa el 26% de todos y cada uno de los condenados a muerte en el planeta … pese a una reducción del 35% en los últimos tiempos.

No obstante, existen algunas señales de que el país feliz con la pena capital está descartando gradualmente este modo de castigo. Según una investigación de Justice Project Pakistan, su Tribunal Supremo ha anulado un increíble 85% de las condenas a muerte desde diciembre de 2014.

5. Irak

Irak ejecutado cuando menos 125 personas en 2017, y más allá de que las ejecuciones extrajudiciales a enorme escala y las “desapariciones” del régimen de Saddam Hussein son cosa del pasado, el país aún puede ser bastante despiadado con sus reacciones hacia la pena de muerte. La llegada de los delitos dignos de la pena capital se ha ensanchado ya hace 20 años, y ciertos observadores han acusado al país de una política de “limpieza carcelaria”: usar la pena de muerte para purgar las prisiones de cientos de presos con los que los gobernantes se sienten incómodos por cualquier fundamento. Las ejecuciones tienen la posibilidad de ser sumarias y, de forma frecuente, los cuerpos se suprimen de forma que los familiares no disponen de tiempo ni ocasión de ver los ritos funerarios correctos.

Las sentencias de muerte iraquíes tienen la posibilidad de ser bastante veloces, singularmente si lo que se sospecha es suficientemente malo. Si es sospechosa de simpatizar con ISIS, un ama de su casa de 42 años sin asesor legal podría hallarse en frente de un juez y tener solo 2 minutos para defenderse … Antes que prácticamente indudablemente sea culpado a muerte en la horca. De todos modos, esto sucedió en 2018, y un juez solo tardó 2 horas en evaluar, condenar y sentenciar a muerte a 14 mujeres.

4. Arabia Saudí

Arabia Saudí ejecutado 146 personas en 2017, y no exhibe signos de desaceleración: Amnistía En todo el mundo cree que a inicios de 2018, Arabia Saudí tenía un ritmo de ejecución cada un par de días, y a lo largo de los primeros 4 meses de 2018, el país 48 criminales degollados.

Sí, lo leiste bien. Arabia Saudí es famosa por su procedimiento de ejecución extraño (o mucho más bien bastante familiar, si te agradan las películas salvajes): decapitaciones públicas. Es el único país de todo el mundo que usa frecuentemente este procedimiento, y los cuerpos de los ejecutados acostumbran a mostrarse. Es mucho más, los delitos por los que la multitud pierde la cabeza son con frecuencia … menos que mortalmente graves. El sistema de justicia de Arabia Saudí no posee un criminal código, que deja varios delitos y penas a la interpretación del juez que encabeza la situacion. La pura sospecha del carácter de la persona puede conducir a un castigo discrecional llamado ta’zir, y los crímenes por los que la gente fueron condenadas a muerte tienen la posibilidad de ir desde delitos relacionados con las drogas y hurto a mano armada hasta adulterio, hechicería y sencillamente respaldar una solicitud grupal.

3. Van a ir

Van a ir es un país notoriamente feliz con las ejecuciones, con su mucho más de 500 ejecuciones en 2017 solo representa el 51% de las ejecuciones registradas en el planeta. El país elige la horca como primordial procedimiento de ejecución, y Reportes de Amnistía En todo el mundo que un aspecto especialmente poco afortunado de la pena de muerte iraní es que puede aplicarse a ciudadanos especialmente jóvenes. Los criminales juveniles de solo 9 años (mujeres) y 15 (hombres) tienen la posibilidad de ser condenados a ejecución, y el país no posee inconvenientes para poner esto en práctica: entre 2005 y 2015, por lo menos 73 criminales jóvenes se confrontaron trágicamente a la cuerda de cáñamo, y el país no exhibe interés en cambiar esta política.

En la actualidad, la ONU cree que cuando menos 160 iraníes que tenían menos de 18 años en el instante de (en teoría) cometer su delito están aguardando en el corredor de la desaparición. Pasan un promedio de siete años en sus celdas antes de su ejecución, y para añadir a su angustia mental, las autoridades en ocasiones programan sus ejecuciones … solo para posponerlas en el último minuto, con lo que el período de espera empieza nuevamente.

Si bien las estadísticas oficiales son bien difíciles de conseguir, Van a ir tiene un historia de usando la lapidación como procedimiento de ejecución, golpeando esporádicamente al culpado antes de realizar la desaparición. Este horrible trámite se utiliza primordialmente en mujeres y también supone sepultar a la persona hasta el cuello (mujeres) o la cintura (hombres) antes que la multitud les arroje piedras hasta la desaparición o incapacitación. En el improbable en el caso de que la persona subsista al aluvión de piedras pero no logre huír del pozo (lo que pone fin a la penalización y técnicamente les da una ocasión de batallar a los hombres, en tanto que no están sepultados a tanta hondura), su cabeza puede ser aplastada con un bloque de hormigón.

La presión en todo el mundo forzó a Van a ir a remover la lapidación de su código penal, pero prosiguen estando lagunas por el hecho de que la ley Sharia todavía deja su empleo.

2. Corea del Norte

Absolutamente nadie sabe con precisión cuántas personas ejecuta Corea del Norte de año en año, pero presumiblemente la estimación mucho más próxima viable es “muchas”. No obstante, las cosas se ponen verdaderamente alarmantes en el momento en que te aventuras alén de los sencillos números y analizas sus métodos de ejecución. Si bien el país cuenta técnicamente colgando y tirando como los instrumentos más habituales de muerte por orden legal, su legislación deja prácticamente cualquier procedimiento siempre y cuando lleve a “extinguir la vida corporal”.

Más allá de que la mayor parte de las condenas a muerte en Corea del Norte se ejecutan a puerta clausurada, el país es popular por sus ejecuciones públicas. Los presos fugitivos han informado de que solo una instalación puede hacer hasta 20 ejecuciones por año para ser útil de ejemplo a otros. Ciertas de estas ejecuciones públicas son del género de pelotón de fusilamiento bastante corriente, pero ocasionalmente, los altos mandos tienen la posibilidad de volverse formidablemente creativos. Hay reportes (de manera frecuente no comprobados) de que varios de los altos gobernantes fueron ejecutados por lanzallamas, proyectiles de mortero y cañones antiaéreos. Además de esto, puede conseguir una sentencia de muerte de prácticamente cualquier cosa, desde pequeños hurtos y prostitución hasta ver los medios de Corea del Sur.

1. China

En el momento en que se charla de la gente que China ejecuta, el informe de Amnistía En todo el mundo informe sobre la pena de muerte renuncia completamente a los números y sencillamente anota un “+” abatido. Como detalla ABC, esto se origina por que la utilización de la pena de muerte en el país se fundamenta en buena medida en ejecuciones segregas, confesiones forzadas y otras cosas que sugieren serias inquietudes sobre el estado del sistema de justicia del país. Ciertos reportes aun señalan que la sustracción de órganos puede estar implicada.

China clasifica las ejecuciones como misterios de Estado. No da a comprender los nombres de la gente asesinadas así, con lo que no hay forma de que las partes ajenas sepan no las cantidades aproximadas, e inclusive los familiares de los presos tienden a descubrirlo solo una vez que la sentencia ahora se ha cumplido. Estimaciones increíblemente conservadoras aseguran que China aplica penas capitales a precisamente 2.000 personas todos los años, y el número real podría ser considerablemente mayor. Únicamente una cosa es segura: el país de manera fácil aniquila a mucho más personas todos los años que el resto de todo el mundo mezclado.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *