Los 10 personajes de películas deformados más queridos

De los individuos de películas amados, ciertos nos han robado el corazón con el género de admiración y desconcierto sin igual que otros individuos de películas no son tan simples de poder. Los mucho más enormes de estos individuos de películas son los que la mayor parte de nosotros conocimos durante los años (o cuando menos deberíamos procurar conocerlos si aún no lo hicimos) en el cine. Son únicos en el sentido de que son individuos con algún género de desafío físico o deformidad. La experiencia es dificultosa; de manera frecuente observamos a estos individuos y nos preguntamos, ¿podría pasarme eso a mí?

En el momento en que una pregunta de este modo nos viene a la cabeza, nos llena de determinado nivel de temor y tristeza, pero asimismo de compasión y anhelo de asistir. Conforme avanzamos en una película con estos individuos, con frecuencia nos dejan con un obsequio inesperado en nuestras manos. Las cajas de palomitas de maíz y los vasos de refresco tienen la posibilidad de estar vacíos en el momento en que se encienden las luces, pero en el momento en que hemos llenado las filas y nos dejamos salir, algo continúa. Una visión, quizás, de algo alén de lo físico hacia algo mucho más profundo y rico contenido solo en el espíritu humano, y de ahí que dejamos los teatros a gente un tanto mucho más valeroso. De los individuos de películas con retos físicos mucho más estimados, aquí están los diez primeros que meritan ser nombrados:

10. Pereza de los Goonies

Por cada diatriba sentimental sobre de qué forma los individuos discapacitados tienen la posibilidad de mudarnos para mejor, ciertos están por ahí para añadir algo de extrañeza y comedia a una escena. Por el hecho de que verdaderamente, ¿qué tan diferente puede ser un individuo de una película llamada The Goonies y de un personaje llamado Sloth? Bueno, en un caso así, no aguardes bastante pues con cada regla hay una salvedad, bueno, quizás ciertas. La película se estrenó en 1985 y fue redactada por Steven Spielberg, una suerte de película en mayoría de edad de ‘Stand by Me’, comedia y payasadas mezcladas con una aceptable y fácil tontería. Pereza, el niño deforme que sigue solo, encadenado a una pared en una habitación del sótano no juega un papel primordial, pero para bastantes de los que lo recordamos, dejó un nudo en la garganta gracias a la amistad particular que entabló con el pequeño niño de importante tamaño llamado Chunk. Entre los Goonies, Chunk, ordena a Sloth a salir de su mazmorra con una barra de chocolate Baby Ruth. Sloth es un enorme gentil seriamente desfigurado que salva a los pequeños de sus raptores y mientras que la gruta se cae, Chunk afirma: “¡Pereza! ¡Vamos!” entonces Sloth chilla: “¡Sloth quiere a Chunk!” Chunk responde: “¡Yo asimismo te amo!” Fue un instante conmovedor. Los 2 mayores inadaptados de la película entonces se abrazan en la orilla y distribuyen una barra de chocolate cuando fueron salvados. Claro, no es Hamlet, pero, para una pelota entretenida y peculiar desfigurada, Sloth ocupa el puesto número 10.

9. Gwynplaine de El hombre que ríe

Una película lanzada en 1928 llamada, El hombre que ríe, fue una novela redactada por Victor Hugo, publicada en 1869. La película interpretada por Conrad Veidy y Mary Philbin y tiene una historia afín habitual con El Joker de DC Comics, Batman. El Joker, no obstante, no era un personaje desfigurado amado como Gwynplaine. De la misma el Joker, Gwynplaine quedó mutilado en el momento en que el rey esculpió una sonrisa persistente en su rostro por las vulneraciones de su padre. Gwynplaine se redime con sensibilidad y tiernicidad hacia Dea, una muchacha ciega de la que se conquista. En la película, Gwynplaine es adoptada por un showman ambulante y se transforma en un acto habitual en el circo.

Aun una vez que el rey muere, su maligno bufón prosigue haciendo un trabajo para arruinar la vida de Gwynplaine. Dea se conquista de Gwynplaine pues es testigo de su naturaleza amable sin ver su horrible rostro. Una vez que ella revela su amor por Gwynplaine, la película acaba con otro personaje viendo hacia el océano en reacción al hecho de que Gwynplaine se ha desvanecido para ofrecer a comprender que se ahogó por su muerte. Como muchas historias con un personaje desfigurado como La Hermosa y la Bestia y La princesa y la rana, tristemente, los individuos irregulares no hallan el cariño salvo que se conviertan. Trágicamente para Gwynplaine, su crónica fue mucho más real que un cuento de hadas y por último resultó en su trágico destino. Entre los primeros individuos desfigurados que dejó una impresión en la pantalla, Gwynplaine ocupa el puesto número 9.

8. Eduardo Manostijeras

Resultado de imagen de Eduardo Manostijeras

Edward Scissorhands, una película de culto interpretada por Johnny Depp transformó al personaje inadaptado de Tim Burton en una historia de historia legendaria viviente. Una película que se estrenó en 1990, asimismo interpretada por Winona Ryder como el interés amoroso de Kim Edward, alcanzó la aclamación habitual en escaso tiempo con un nuevo género de personaje desfigurado y amado que llega a la pantalla. Edward es la mayor creación de un inventor, la primera réplica prácticamente completa de un individuo, pero el constructor muere antes que las manos de Edward se hayan completado y Edward se quede con unas tijeras de metal en vez de manos. Si bien no hay bastante con lo que tener relaciones en un nivel verdadera, por supuesto, la película transmite el aislamiento y el agravamiento que experimenta cualquier persona con un aspecto excepcional (como tener unas tijeras en vez de manos, afirmemos). Edward Scissorhands tarda un tiempo en hallar su sitio especial en el cosmos, pero una vez que ella se entera de que sus manos desfiguradas se usa para algo, como recortar el pelo y los setos, se gana el cariño de todos. Un giro cómico a un factor obscuro y mucho más profundo de lo que significa ser un fenómeno a los ojos de la sociedad, Edward Scissorhands, entre los individuos desfigurados mucho más estimados de la ficción cinematográfica, recorta la lista como el número 8.

7. Rocky Dennis de Mask

En una nota considerablemente más moralizante, Mask, una película que salió en 1985, fundamentada en la vida real de Rocky Dennis, es una de esas películas que salieron en los años 80 que agotaron una cantidad notable de tejidos de la audiencia. La película, una narración acerca de un niño de 16 años con una deformidad masiva en el cráneo facial, transporta nuestra compasión a novedosas alturas. Su madre de la banda de motociclistas es interpretada por Cher, cuya actuación fue inusual. Pese a la horrible fachada de Rocky, su sabiduría y tiernicidad persuade al planeta de que se merece todas y cada una de las mejores cosas en la vida de un niño habitual. Rocky comparte un poema en la película que afirma: “Estas cosas son buenas: helado y pastel, un recorrido en una Harley, ver monos en los árboles, la lluvia en mi lengua y el sol reluciendo en mi cara. Estas cosas son una lata: polvo en mi pelo, orificios en mis zapatos, sin dinero en mi bolsillo y el sol reluciendo en mi cara ”. La película acaba trágicamente con la inevitabilidad de la desaparición de Rocky y la pérdida que sentimos por su fallecimiento es sentida de forma mucho más aguda por la audiencia por medio de su madre, que trae a Rocky como el número 7.

6. Benjamin Button en El interesante caso de Benjamin Button

https://www.youtube.com/watch?v=ACu-4AQZBNA

La película El interesante caso de Benjamin Button se estrenó en 2008; la película ganó 3 premios Oscar y está interpretada por Brad Pit como Benjamin Button y Pruebe Blanchett como Daisy. Si bien la patología que sufre Benjamin Button es falsa, se semeja a un trastorno genético poco común llamado progeria en el que los jóvenes semejan viejos. La gente perjudicadas con este trastorno en general tienen cabezas de importante tamaño y están lisiadas con artrosis reumatoide severa. En el momento en que nace Benjamín se ve tan horrible que su padre contempla lanzarlo al río. Benjamin asimismo padece de artrosis y está prácticamente ciego gracias a las cataratas y tiene osteoporosis, otros síntomas de la progeria. Benjamin Button merece un espacio en la lista como un personaje discapacitado últimamente reconocido que la audiencia puede vivir de forma indirecta con la noción del revés de que no toda la juventud se desaprovecha en los jóvenes. La iniciativa de que la vejez desaparece transcurrido un tiempo en vez de sacarle la raza humana a un individuo en el final de la vida le da al personaje de Benjamin una magia salvadora contra la mortalidad humana en el número 6.

5. Seth Brundle de The Fly

Seth Brundle de la película The Fly estrenada en 1986 gana crédito en la lista de los diez individuos con discapacidades físicas mucho más estimados. En concordancia, una mutación para ser precisos, una narración acerca de un hombre que se transforma en mosca, un concepto absurda, bastante “kafkiana” en su núcleo donde la transformación de Seth en la criatura mutante famosa como “Brudlefly” fue verdaderamente dolorosa para todos y cada uno de los comprometidos. Nuestra lástima por su bien difícil situación procede de verlo por medio de los ojos de su heroína que procura localizar una forma de parar la transformación. Unas partes del cuerpo de Seth empiezan a desplomarse y es una feroz guerra por el cuerpo de Seth mientras que la mutación lo desposee de manera lenta de hasta la última una parte de su humanidad. La angustia que sentimos por el pobre Seth Brundle fue bastante para perdurar toda la niñez y la edad avanzada para la mayor parte de nosotros, y gracias a eso, Seth Brundle ocupa el puesto número 5.

4. Quasimodo de El jorobado de Notre Dame

¿A quién, en el momento en que opínan en individuos con discapacidades físicas, no les viene a la cabeza El jorobado de Notre Dame? Otro personaje desarrollado por Victor Hugo como Hugo’s Gwynplaine de The Man Who Laughs, Quasimodo es quizás entre los mucho más recordables y populares. En la película de 1939, El jorobado de Notre Dame, interpretada por Converses Laughton como Quasimodo y Maureen O’Hara como Esmeralda. La pequeña gitana Esmeralda se compadece del pobre Quasimodo que es el campanero de la conocida iglesia de Notre Dame; la película es un tradicional y fue nominada a 2 premios Oscar. En el momento en que Esmeralda es sentenciada por matar a un hombre y sentenciada a la horca, Quasimodo hace todo lo que es posible para salvarle la vida. Quasimodo, medio riendo, medio llorando, afirma la oración habitual: “¡Soy tan informe como el hombre en la luna!” Más que nada, pues El jorobado de Notre Dame es popular por un personaje físicamente afligido, y el primero que la multitud frecuenta denominar, transporta a Quasimodo en el número 4.

3. El espectro de la ópera

Resultado de imagen de Gerard Butler como el fantasma de la ópera

La conocida historia de El espectro de la ópera fué un espectáculo de Broadway de extendida data con múltiples visualizaciones cinematográficas, y con razón. La historia, la música, los individuos son memorables, poéticos y cautivadores. La película de 2004, apuntada por Joel Schumacher y interpretada por Gerard Butler como El espectro de la ópera, transmite el estado anímico y la genialidad de la historia. El espectro de la ópera no es un personaje fácil; no es un individuo pasiva humillada bajo el peso de una condición paralizante, sino más bien una contraparte complicada y mucho más obscura de la deformidad y sus elementos. El Espectro es tan inolvidable gracias a sus ambigüedades, es cariñoso pero vengativo, inquietante pero desprendido.

Gracias a su desfiguración facial que lo sostiene escondido tras una máscara en las catacumbas bajo la Ópera Habitual de París, todo lo mencionado forma una suerte de sentido poético. Se conquista de Christine, una artista de coros a la que el Espectro toma bajo su protección para orientar y instruir. Christine se conquista de otra persona y el cariño del Espectro de la Ópera se transforma velozmente en una furia candente y recelosa. Lo procura todo para ganarse el aprecio de Christine, aun amenazar la vida de su amor. Si bien Christine escoge su auténtico interés amoroso en el final, la enigmática atracción entre el Espectro y Christine provoca que el cariño no correspondido entre ellos sea fuerte y nuestro aprecio por la vida solitaria del Espectro sea mucho más agudo. A lo largo de la súplica del Espectro por el cariño de Christine, afirma: “Ese destino que me condena a revolcarme en sangre asimismo me ha negado las alegrías de la carne, este rostro, la infección que envenena nuestro amor. Este rostro que se ganó el temor y el odio de una madre, una máscara, mi primer trozo de ropa indiferente ”, pese a la imposibilidad de El espectro de la ópera de conseguir el cariño, de ahí que nuestros corazones se desmayan. El espectro de la ópera ocupa el puesto número 3.

2. El hombre elefante

Resultado de imagen para la película El hombre elefante

Llegando al número 2, El Hombre Elefante es el segundo personaje mucho más influyente y amado físicamente que ni el tiempo ni la temporada tienen la posibilidad de eliminar la intensidad de semejante situación. La versión cinematográfica de los años 80, apuntada por David Lynch, es una historia real de Joseph Merrick, un inglés del siglo XIX que sufría una patología innata que lo desfiguraba. Anthony Hopkins interpreta al Dr. Frederick Treves, quien está con Merrick en un espectáculo de fenómenos en un carnaval. Treves se entera de la extraña patología de Merrick que empezó en el momento en que Merrick tenía 14 años y los tumores han comenzado a medrar por su cuerpo. Gracias a esta aflicción, Merrick duerme sentado, apoyado en almohadas en su cama o va a morir asfixiado. En la película, la multitud se broma y desdeña a Merrick como un fenómeno, llamándolo El Hombre Elefante. Los diarios locales publican productos sobre él y, si bien halla a la Sra. Kendal y al Dr. Treves como amigos cariñosos, el resto de todo el mundo no le enseña compasión. Una noche lo llevan por fuerza a Francia a otro espectáculo de fenómenos. Vuelve después cerca de la desaparición y va al teatro para poder ver a Treves y la Sra. Kendal de nuevo. La Sra. Kendal dedica su actuación teatral a Merrick. Después esa noche, de vuelta en el hospital, Merrick toma sus almohadas de la cama y escoge acostarse en su cama como todos los otros y muere. Esta película revela la auténtica fealdad de la gente sin compasión, lo que transforma al Hombre Elefante en entre los individuos con discapacidades físicas mucho más atractivos de siempre en el número 2.

Lanzado en 1989, My Left Foot es una historia impactante y prodigiosa sobre la pelea por la voz de un hombre bajo la opresión de un cuerpo cuadripléjico espástico donde todo menos su pie izquierdo está perjudicado. Si tienes el valor de continuar con la película, te dejará boquiabierto. El papel de Christy Brown es interpretado de forma inolvidable por Daniel Day-Lewis y se encuentra dentro de las películas mucho más enternecedoras y transformadoras hasta hoy. Prosigue la vida de una vida completamente heroica, la vida de Christy Brown. La película está fundamentada en su crónica real, sobre un hombre con parálisis cerebral severa cuya cabeza es fuerte, capaz y también ingeniosa y que sobrepasa la prisión de su cuerpo. Aprende a redactar poemas y también historias y a colorear, todo con el pie izquierdo, y de esta forma es con la capacidad de salir de su planeta apartado golpeado por su aflicción física. Una película que cambia la vida gracias a la valentía y la persistencia de Christy Brown, tanto un personaje real como un personaje cinematográfico gana el primer sitio para el personaje discapacitado mucho más amado de todos. La película ganó 2 premios Oscar.

La imaginación de bastante gente fué capturada por los elementos reales y falsos de la aflicción física humana durante los años. El popular escritor y poeta Lord Byron, por poner un ejemplo, nació con un pie zambo. El pie le ocasionó un enorme agobio psicológico por el hecho de que en ese instante de la historia se creía que Satanás tenía un pie cojo pues cayó sobre él tras su caída del cielo. En muchas etnias y temporadas, las deformidades y anomalías de la salud humanas eran una marca de un individuo que se encontraba maldita o maligna, percepciones fundamentadas en mitos y supercherías. Como sociedad, nos hemos vuelto mucho más sensibles a la gente con discapacidad y una de las maneras en que esto sucedió fué en la experiencia segura y transformadora de las películas. De los individuos de películas mucho más adorados y con discapacidades físicas, estos encabezan la lista.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *