Los 10 saxofonistas de jazz más influyentes

En el momento en que Adolphe Sax fabricó el primer saxofón en 1841, jamás podría haber soñado lo habitual que llegaría a ser. Como la guitarra es el primordial instrumento del rock and roll, varios estiman que el saxofón es el primordial instrumento del jazz. Sus intérpretes fueron frecuentemente varios de los músicos mucho más progresistas y experimentales de la historia. Más allá de que ciertos afirmarían que la trompeta es el instrumento más esencial del jazz, es indiscutible que toda vez que sucede un nuevo avance en el jazz, un saxofonista jamás está bastante lejos. Al investigar a sus intérpretes mucho más esenciales, tenemos la posibilidad de seguir la historia del jazz.

Esta lista está compuesta por diez de los saxofonistas de jazz mucho más predominantes que nunca hayan existido. Normalmente, si un jugador estuvo implicado en mucho más de un género, o si inspiró a novedosas generaciones de players, va a tener un mejor rincón en la lista. Las clasificaciones podrían debatirse sin cesar, pero aún representan una aceptable aproximación de su predominación en el jazz (Fotografía: Carolinaperformingarts.org.)

10. Grover Washington Jr.

12 de diciembre de 1943-16 de diciembre de 1999

https://www.youtube.com/watch?v=WOuI4OqJfQc

Para empezar esta lista contamos al hombre que se considera entre los creadores del smooth jazz, Grover Washington Jr. Si bien inspiró el smooth jazz, de todos modos era mucho más un saxofonista de jazz-funk / soul-jazz. Un músico increíblemente polivalente, era un hábil intérprete con los saxofones soprano, prominente, tenor y barítono. Alcanzó la cima de su popularidad en los años 70 y 80 con su álbum característico Winelight. Su interpretación tenía una sensación despacio y despacio que mezclaba el R&B y el jazz para hacer un sonido refrescante. Se le asigna haber influido en Kenny G, Walter Beasley, Steve Cole y Pamela Williams.

Escucha sugerida

Sr.Magic, Black Frost, Lo destacado está por venir, solo nosotros 2

9. Julian “Cannonball” Adderley

15 de septiembre de 1928 – 8 de agosto de 1975

Apodado “bala de cañón” (de todos modos una corrupción infantil de “caníbal” gracias a su apetito) por sus compañeros, Julian Adderley tocó con varios de los músicos de jazz mucho más esenciales de siempre y se transformó en entre los músicos de hard bop mucho más reconocidos. Armado con su saxofón prominente, se transformó en integrante del Quinteto de Miles Davis en 1957, donde tocaría con John Coltrane. Sería un músico señalado en los discos seminales de Davis, Milestones y Kind of Blue. Un jugador sensacionalmente dotado, de todos modos fue llamado “el nuevo pájaro” tras la desaparición de Charlie Parker. A veces, su interpretación era mucho más diversa que la de Parker, usando líneas continuas y cromáticas complicadas; pero, asimismo era popular por tener un estilo mucho más fácil bajo la influencia por el gospel y el blues. Asimismo grabaría muchas piezas esenciales con su hermano Nat Adderley. Más allá de que es posible que no sea tan popular como Parker y Coltrane, fue entre las figuras mucho más esenciales de la escena del jazz de los años cincuenta y sesenta.

Escucha sugerida

This Here, The Jive Samba, Work Song, Walk Tall, Autumn Leaves, Waltz para Debby

8. Stan Getz

2 de febrero de 1927 – 6 de junio de 1991

Stan “The Sound” Getz fue entre los músicos clave que popularizó el cool jazz, la bossa nova y el jazz moderno. Empezó a una edad temprana, uniéndose a la banda de Jack Teagarden a la edad de quince años en la década de 1940. En unos años tocaría con profesores como Stan Kenton, Jimmy Dorsey y Benny Goodman. En la década de 1950, se transformaría en entre las primordiales figuras del jazz cool, tocando con artistas como Horace Silver y Johnny Smith. En la década de 1960, había pasado a enseñar la bossa nova al público estadounidense. Proseguiría en las próximas décadas haciendo un trabajo en jazz fusión antes de establecerse para trabajar en el área de la Bahía de San Francisco como instructor en la Facultad de Stanford. Exactamente la misma su héroe Lester Young, tenía un tono caluroso y lírico en su interpretación que le daba una voz propia.

Escucha sugerida

Desfinado, la muchacha de Ipanema, principios de otoño

7. Sidney Bechet

14 de mayo de 1897-14 de mayo de 1959

Sidney Bechet, entre los primeros intérpretes de esta lista, fue el primer artista de jazz en hacerse popular tocando el saxofón soprano. En verdad, se podría argumentar que fue el primer artista de jazz en popularizar el saxofón. Su capacidad como solista no puede subestimarse. Solo Louis Armstrong rivalizó con Bechet por la supremacía a solas en los primeros días del jazz. Tocando con luminarias tan tempranas como Joe “King” Oliver, la Orquesta Sincopada de Will Marion Cook y Duke Ellington, fue entre los primeros artistas de jazz en viajar a Europa. Tenía un tono rico y lucía un vibrato pesado que le daba un sonido propio. Su forma de tocar era como su temperamento: fuera de control, sensible y también imprudente. Un auténtico original, Bechet fue entre los músicos de jazz mucho más esenciales de Novedosa Orleans.

Escucha sugerida

Wild Cat Blues, Kansas City Man Blues

6. Sonny Rollins

7 de septiembre de 1930-

Sonny Rollins es sencillamente de los mejores saxofonistas tenor que nunca haya existido. Ha tocado con varios de los mayores talentos del jazz, incluidos Thelonious Monk, John Coltrane, Miles Davis y Art Blakey. Popular primordialmente por su trabajo en el campo del articulo-bop, Rollins tiene entre las voces mucho más propias del género. Más allá de que su solista puede no ser tan veloz y con muchas notas como ciertos de sus contemporáneos, su destello rítmico (como se expone mejor en su popular St. Thomas) transporta su interpretación a alturas que pocos otros pudieron igualar. Su solista se enfoca mucho más en la improvisación temática en vez de extenderse en un acorde o una línea melódica particularmente. En el momento en que toca, disecciona líneas melódicas, las realiza y amplía hasta el momento en que se han explorado todas y cada una de las direcciones, del mismo modo que lo hicieron músicos tradicionales como Mozart y Beethoven. Con su enfoque único para tocar, inspiró a una escuela de músicos. El único integrante de esta lista que todavía está vivo en el instante de su redacción, Rollins todavía sigue fuerte a los 79 años.

Escucha sugerida

St. Thomas, Oleo, Doxy, La suite Freedom

5. Lester Young

27 de agosto de 1909-15 de marzo de 1959

Con su saxofón tenor inclinado hacia los lados en la boca, Lester Young fue el modelo para los saxofonistas espectaculares. Su capacidad para tocar amplió el vocabulario del jazz. Más que nada al tocar con la orquesta de Count Basie, usó oraciones lineales que brindaron origen a pensamientos melódicos enormemente desarrollados. Con un tono despacio, rápido y aireado, Young era un profesor de la subestimación musical. Sus compañeros artistas, incluido Count Basie, han quedado muy impresionados con su forma de tocar. Aparte de Count Basie, asimismo acompaña a Billie Holiday; pero, en último término, es mucho más recordado por su trabajo con Count Basie, donde asistió a determinar su sonido característico. Con un estilo despacio y lírico, Young no solo fue entre los músicos mucho más esenciales de la era del swing, sino asistió a determinar el sonido del cool jazz múltiples décadas antes de su nacimiento.

Escucha sugerida

Lester brinca

4. Eric Dolphy

20 de junio de 1928-29 de junio de 1964

Eric Dolphy fue entre los músicos de jazz mucho más distintos que nunca haya existido. No solo un revolucionario saxofonista prominente, asimismo fue entre los primeros solistas de clarinete bajo y flauta. Pero su trabajo con el saxofón fue lo que lo transformó en una historia de historia legendaria. Adjuntado con músicos como Converses Mingus, Cecil Taylor y Ornette Coleman, empujó el género del jazz a novedosas estratosferas en los años 60 con el surgimiento del jazz libre y de vanguardia. Su sonido personal corrió el guante desde escalas de 12 tonos, bebop tonal y efectos de sonido humanos y animales realistas. Asimismo un líder de orquesta y compositor competente, su trabajo inspiraría a gente como Ron Carter, Freddie Hubbard, Herbie Hancock y Frank Zappa. Jamás tocaba las drogas o el alcohol, se afirmaba que lo único a eso que era dependiente era a la práctica. Este es un tributo correspondiente a entre los vanguardistas mucho más valientes del jazz.

Escucha sugerida

Tenderly, What Love, Far Cry, Out to Lunch (Álbum)

3. Coleman Hawkins

21 de noviembre de 1904-19 de mayo de 1969

Más allá de que ciertos lo llamarían “Halcón”, un término en el que todos podían estar en concordancia en llamar a Coleman Hawkins era “genio”. Si Sidney Bechet logró del saxofón una voz sobresaliente en el jazz, Hawkins va a ser recordado para toda la vida por transformarlo en el dominante. Otros saxofonistas habían llegado primero, pero él fue el primero en verdaderamente llamar la atención del público y ofrecerle una ocasión a la trompeta como instrumento primordial del jazz. El saxofonista tenor definitivo del swing, Hawkins tenía entre las voces mucho más identificables del jazz con su tono terminado, líneas dinámicas que jamás parecían finalizar y vibrato pesado. Era un desquiciado solista talentoso cuyo solo en Body and Soul, que se centró en delinear la progresión de acordes acompañantes en vez de extenderse en la línea melódica, reescribió las reglas de de qué forma tocar jazz. Más allá de que es popular eminentemente por su trabajo en el género swing, asimismo participó en el avance del bebop, formando un combo en la calle 52 de Manhattan con Thelonious Monk, Oscar Pettiford, Miles Davis y Max Roach. Como vanguardista tanto del swing como del bebop, Hawkins tuvo un encontronazo en el jazz que escasos otros podían reclamar.

Escucha sugerida

Cuerpo y alma, Picasso

2. John Coltrane

23 de septiembre de 1926-17 de julio de 1967

Entre los artistas de jazz mucho más fecundos de la historia, John Coltrane logró ciertas mayores contribuciones al avance del jazz. Entre los músicos de élite de bebop, hard bop y free jazz, fue primordial en el avance del empleo de distintas métodos musicales. Colaborador recurrente de Miles Davis, Thelonious Monk y Charlie Parker, empujó de manera continua los límites de lo que era aceptable en el jazz. Una de sus fabricantes registradas eran las carreras ultrarrápidas con cientos y cientos de notas por minuto, después conocidas como “hojas de sonido”. El ejemplo mucho más popular sería su legendario Giant Steps, una canción que hasta hoy todavía es un rito de iniciación para los jóvenes saxofonistas. Fue vanguardista en la utilización de cambios multitónicos en las progresiones de acordes (después se denominarían cambios de Coltrane) donde se usan acordes sustitutos sobre las progresiones de acordes de jazz recurrentes. Un compositor habilidoso, escribió muchas canciones que todavía el día de hoy se piensan estándares del jazz. En honor a sus contribuciones, recibió una Mención Particular póstuma de la Junta del Premio Pulitzer en 2007 por “improvisación magistral, maestría musical suprema y centralidad icónica en la historia del jazz”. Sin Coltrane, el jazz y la música como la conocemos serían totalmente distintas.

Escucha sugerida

Pasos colosales, reconocimiento (de un amor supremo), en un estado anímico sentimental,

1. Charlie Parker

29 de agosto de 1920-12 de marzo de 1955

Hubo antes de Charlie Parker y tras Charlie Parker. De esta forma de integral fue Charlie (Bird) Parker en el avance del jazz. No es exagerado decir que en el momento en que entró por vez primera en la escena del jazz lo revolucionó todo. Es realmente difícil enumerar sus logros y también influencias en un espacio tan pequeño, pero lo procuraré. Fue entre los creadores del bebop, ingresó ideas armónicas revolucionarias que introdujeron cosas como 9, 11 y 13 de acordes en el jazz, usó novedosas sustituciones y variaciones de acordes e inclusive asistió a ser vanguardista en la incorporación de influencias tradicionales y latinas en el jazz. Tenía un tono devastadoramente diverso que podía cambiar desde veloz, furioso y pesado hasta limpio y despacio.

Decir que fue influyente es quedarse corto. En el momento en que salió, todos deseaban jugar como él. Incontables masas de saxofonistas hasta hoy tratan sus transcripciones a solas como una biblia musical. Pero influyó en algo mucho más que en la música jazz. Fue vanguardista en el modo de vida y la imagen del jazz que veía a los músicos de jazz como intelectuales complejos de integridad artística sin concesiones. De los mejores músicos que nunca haya vivido, su predominación es aún mucho más impactante si se cree que murió a los 34 años, lo que quiere decir que sacudió el planeta del jazz hasta sus cimientos en un período temporal absurdamente corto. Jamás hubo otro músico de jazz que haya cambiado tanto el juego del jazz como Charlie Parker, y siempre y en todo momento vamos a estar en deuda con él por este motivo.

Escucha sugerida

Ko-Ko, Scrapple from the Apple, Embraceable You, Ornitología

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *