Los 10 trastornos mentales más importantes de los personajes de dibujos animados

Tabla de contenidos

  • 10. Charlie Brown, trastorno por evitación de la personalidad
  • 9. Ariel, Disposophobia (acaparamiento)
  • 8. Bruce Banner, trastorno de identidad disociativo
  • 7. Glenn Quagmire, hipersexualidad
  • 6. Calvin, esquizofrenia
  • 5. Eeyore, distimia
  • 4. Bob Esponja, síndrome de Williams-Beuren
  • 3. Pepe LePew, trastorno narcisista de la personalidad
  • 2. Homer Simpson, trastorno explosivo intermitente
  • 1. Dora, estado de la fuga
  • Bono: fetichismo travesti

Varios individuos de dibujos animados supuestamente inocentes deberían contar como su estrella de la fortuna que viven en un cosmos animado y ficcional. Si viviesen entre nosotros y fuesen juzgados como tú y yo, estarían en un enorme inconveniente. Estos individuos tienen trastornos mentales tan evidentes y perdurables que no hay forma de que logren huír de años de terapia y viable institucionalización. Naturalmente, o sea por diversión y no debe tomarse como un diagnóstico real, en tanto que no soy un médico enserio ni he jugado a uno en la televisión.

10. Charlie Brown, trastorno por evitación de la personalidad

Sé que ver a Charlie Brown en Navidad o Acción de Gracias es una tradición navideña para muchas familias, pero en lo personal, jamás podría apoyarlo. Deseaba que me gustaran Charlie Brown y su pandilla, pero no podía llevarlo a cabo. Para ser sincero, me enojé bastante con ese programa, considerablemente más de lo que absolutamente nadie debería, de todos modos. El pobre Charlie Brown jamás tuvo un respiro. Del árbol come cometas

, a sus sacrificios de deportes, a sus muchas celebraciones navideñas erradas, el planeta trataba de capturarlo.

Y en este momento, tal y como si el planeta de los mayores con retos vocales no fuese un enemigo bastante, en este momento es el momento de todo el mundo real. En todas y cada una esas sesiones de terapia con Lucy, me hago una pregunta si en algún momento pensó en diagnosticarlo con lo que llamamos caos de personalidad evasiva.

No se saben las causas de semejante trastorno pero, como varios trastornos de salud psicológica, es una combinación de nuestro código genético y el ambiente al que nos encontramos expuestos durante nuestras vidas. Lo que sí entendemos, no obstante, es de qué manera hace sentir a un individuo. En la situacion de Charlie Brown, es horriblemente tímido, se toma el rechazo de forma personal y, como tal, de forma frecuente expresa sus sentimientos de insuficiencia.

Pero eso no es todo, Charlie Brown. Padecer de síntomas como estos puede dañar su historia popular y laboral, lo que se aúna a su imagen de sí ahora patológica. ¡Oh hermano!

9. Ariel, Disposophobia (acaparamiento)

¿Quién no quiere una película de Disney? Todos esos individuos inocentes y sencillos que retozan en sus historias sin adversidades son geniales compañeros en el momento en que le das a tu cerebro unas vacaciones en Disney desde la tranquilidad de tu sofá. Mi preferido personal siempre y en todo momento fué un empate entre Ariel y Belle, si bien sospecho que Ariel se impuso. ¿Con qué personaje actué? Ariel. En el momento en que llegó el instante de Halloween, ¿de quién me disfrazé? Ariel, al paso que mi poco afortunado hermano pequeño fue escogido como Sebastian.

¿Y a quién culpo por los hábitos de acumulación poco saludables con los que combato todos y cada uno de los días? ¡Mi madre! Espera, no, eso no está bien. Mi madre los lee. ¡Lo que deseaba decir era Ariel! De esta forma es, mientras que esta melodiosa joven de 16 años nadó hasta nuestros corazones, asimismo lo logró su trastorno de salud psicológica: Disposofobia.

Más allá de que ni el acaparamiento ni la disposofobia se reconocen en la edición de hoy del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV) como trastornos propios, son sintomáticos de otros trastornos. Los hábitos de acumulación están en personas perjudicadas por el autismo (intereses limitados), varios trastornos psicóticos (pensamientos y hábitos surrealistas) y el trastorno obsesivo-compulsivo (acumulación obsesiva). Se ha sugerido como una revisión del DSM-V, programada para ser publicada en el mes de mayo de 2013, para integrar el acaparamiento.

Mi definición sugerida preferida es “contrariedad persistente para descartar o desprenderse de las pertenencias, con independencia de su valor real”. ¿Viste las cosas que colecciona Ariel? Una aceptable cantidad es imposible emplear bajo el agua (¿un candelabro? ¿Un sacacorchos?). Aparte de la angustia de amontonar productos, en su caso a través del glorificado buceo en un contenedor de basura, hay una cantidad destacable de angustia al tener que liberarse de los productos amontonados. Puedo ofrecerle algo de holgura, teniendo en cuenta qué despiadadamente se destroza su “compilación”, pero ¿no es escapar de casa y mutar tu ADN para proceder a vivir con algún trozo una reacción excesiva de alguna forma?

8. Bruce Banner, trastorno de identidad disociativo

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/9/92/Denis_Bourez_-_Madame_Tussauds%2C_London_%288747024027%29.jpg/1024px-Denis_Bourez_-_Madame_Tussauds%2C_London_4027%2887

Bruce Banner era el habitual científico de cómics de Marvelville, que trabajaba por el bien de la raza humana hasta el momento en que quedó atrapado en una explosión de radiación gamma. Esta exposición liberaba de su interior un “casco” gris de hombre todas y cada una de las noches. Esto es, hasta el momento en que los escritores de Marvel eligieron distanciarse del hombre lobo-Hulk y centrarse en hacer al Hulk innecesariamente violento a quien todos conocemos y amamos.

Pero el cosmos Marvel no podía sencillamente sentarse y torturar al pobre Bruce, un genio ahora extraordinariamente guardado y abusado antes. El cosmos Marvel se hace cargo de lo propio (en ocasiones). Según ciertas indagaciones, en el número 337 de The Incredible Hulk, Bruce se somete a hipnosis, a lo largo de la que se puede saber ciertamente que sufre el trastorno mental popular como Trastorno de identidad disociativo. ¿Qué prueba hay de esto? Bueno, semeja que hay cuando menos tres “Hulks” que viven en la cabeza del pobre Bruce: el belicoso pero fácil Green Hulk, el Sr. Fixit Gray Hulk y el sádico Guilt Hulk, que surge en contestación a Bruce confrontando a abuso que padeció por la parte de su padre.

El trastorno de personalidad múltiple pertence a los trastornos mentales mucho más discutidos en el planeta médico gracias a su contrariedad para diagnosticarlo de forma eficiente. No obstante, la definición de libro de artículo del trastorno refleja varios síntomas que padece Bruce, en los que 2 o mucho más personalidades diferentes toman de manera recurrente el control del accionar de un sujeto. El MPD asimismo tiene una alta tasa de comorbilidad, lo que quiere decir que frecuentemente no va a ser el único trastorno que sufre el sujeto. Asimismo es un trastorno que puede confundirse o confundirse con otros trastornos más habituales, como la esquizofrenia, la somatización y el trastorno límite de la personalidad, por denominar ciertos.

La buena nueva es que una vez que Marvel provoca que Bruce se enfrente a sus diablos sicológicos, él optimización. Tras esta sesión, solo hay Bruce y un Hulk recién desarrollado llamado el Instructor. Diríase que este último Hulk es una combinación de los Hulks verdes y grises, tal como de Bruce, y se lo conoce como el Hulk “fusionado”. Más allá de que Bruce puede no estar curado, por lo menos en este momento hay un tanto mucho más de espacio en su psique.

7. Glenn Quagmire, hipersexualidad

Es jocoso que esté escribiendo esto tras finalizar un episodio de Padre de familia en el que Quagmire pone sus apetitos sexuales en Meg, la hija del vecino de al costado y mejor amiga de Quagmire, en su cumpleaños número 18. Quagmire es quien se encarga de la mayor parte de las gracietas sexuales crudas y malvadas del programa y, con sinceridad, es uno de mis individuos preferidos de ahí que. En muchas de sus situaciones recortadas, se le puede ver en su lencería con estampado animal característico, a puntito de llevar a cabo lo salvaje con un toque poco ortodoxo. Para Quagmire, sus estándares para sus parejas sexuales son altos (la mayoría del tiempo), de la misma su tasa de éxito.

Antes que la multitud se vaya al radical mucho más profundo intentando de alardear de tener esto o asegurar que su pareja “padece” de esto, permítanme decirles: ESTO NO EXISTE. Por lo menos, no a la Asociación De america de Psicología. Más allá de que este trastorno se incluyó en la DSM-IV, no aparecerá en el DSM-V, planificado para realizar su aparición en 2013. No obstante, tanto la Sociedad Estadounidense de Medicina de las Adicciones como la Organización Mundial de la Salud reconocen el término “adicción sexual”, y la OMS llega a admitir la términos “satiriasis” y “ninfomanía”. La APA asegura que si este trastorno debe existir, lo realiza bajo el término “hipersexualidad, ”Que hay como síntoma de múltiples trastornos maniacos.

6. Calvin, esquizofrenia

Me agrada meditar que en el momento en que Bill Watterson creó a Calvin y a su compañero en el delito Hobbes, alegremente ignoraba qué género de trastorno mental le daba a este niño. La relación de Calvin con su tigre de peluche fué entrañable y algo alarmante a lo largo de años. Más allá de que varios progenitores descartarían esto como un niño que tiene un amigo imaginario, semeja haber algo extraño en esta fantasía. Sé que tuve amigos imaginarios en el momento en que tenía seis años, e inclusive un tanto mucho más, pero jamás hasta ese punto. Su tigre de peluche lo asistencia con sus ensayos científicos (como el Transfigurador), participa en discusiones filosóficas e inclusive está enamorado de la chavala de al costado. Más allá de que todos aguardamos que esta sea únicamente una etapa infantil inofensiva, una observación a la psique aún desarrollandose de Calvin puede descubrir algo mucho más siniestro: esquizofrenia.

Más allá de que la esquizofrenia se confunde generalmente con el trastorno de identidad disociativo, son radicalmente distintas. La esquizofrenia no supone múltiples conciencias; solo uno que ha separado sus psiques de la verdad. La gente que sufren esquizofrenia tienen alucinaciones visuales y auditivas complicadas y realistas, con frecuencia son paranoicas, y tienen disfunciones sociales esenciales. ¿Te suena a cierto estudiante de principal?

Más allá de que es posible que no suene tan mal estar atrapado en un planeta de fantasía por el resto de tu vida, el pobre Calvin no posee mucha vida que tener. La peor una parte de este trastorno es que la promesa de vida promedio de quienes sufren este trastorno es, en promedio, 15 años menor que la de quienes no sufren el trastorno. ¿Una razón? Una mayor tasa de suicidios.

5. Eeyore, distimia

Entre los individuos tradicionales de Winnie-the-Pooh de AA Milne, Eeyore es único en su clase. Más allá de que varios libros y programas para pequeños tratan de sostener los temas optimistas y, en ocasiones, absurdamente positivos, Eeyore es una explosión de pesimismo frío y duro que probablemente va a sacar a cualquier niño de su actitud cálida y confusa.

Por lo menos, esa es una manera en que podría marchar. Para mí, lo logró atrayente y digno de lástima. Deseaba abrazar a Eeyore, asistirlo a reconstruir su casa, conseguir su cola y lograrle un precioso globo colorado para su cumpleaños para animarlo. No obstante, pese a mis hipotéticos mejores sacrificios, si en algún momento hubiese tenido la posibilidad, probablemente habría fallado. Eeyore fue desarrollado para ser un personaje deprimido, por la razón que sea, pero la imaginación de Milne fue bastante alén de la depresión en el momento en que se encontraba escribiendo sus cuentos atemporales. Sin saberlo él mismo, Milne le daba a Eeyore un trastorno mental bastante alén del alcance habitual de la depresión, un trastorno llamado distimia.

La distimia no es depresión, primeramente. En verdad, un individuo puede padecer tanto de depresión como de distimia gracias a algo llamado “depresión doble”. No obstante, la diferencia definitoria entre ámbas condiciones es la naturaleza de los síntomas: la distimia es un trastorno crónico (que dura por lo menos 2 años), al paso que los capítulos de depresión tienen la posibilidad de perdurar solo dos semanas.

Además de la duración de los capítulos, la distimia refleja varios síntomas de depresión, como disminución del apetito, escenarios de energía, autovaloración y no posee éxito en la toma de resoluciones. ¿Cuántas ocasiones se ha visto que Eeyore afirma algo que desecha sus pensamientos o sentimientos? Esto no solamente se degrada a sí mismo, sino asimismo le da una salida de tener que tomar una resolución persuadiendo a otros de que sus selecciones van a ser mejores. De la misma esos con distimia, Eeyore semeja estar siempre y en todo momento deprimido y raras veces se desvía de su personalidad malhumorada, salvo para ofrecer una pequeña sonrisa fugaz. No obstante, por fortuna para Eeyore, este trastorno es menos profundo que la depresión y puede tratarse de forma exitosa con terapia y / o medicación.

4. Bob Esponja, síndrome de Williams-Beuren

Lo que inicialmente era un concepto imbécil en una remera hawaiana, y entre las representaciones en dibujo de relleno de bajo presupuesto de Nickelodeon, se convirtió en una ultra-sensación en todo el mundo. En ocasiones es un adulto, en ocasiones es un niño y, en ocasiones, solo es un fanático de llevar a cabo burbujas y cocinar frituras. No obstante, siempre y en todo momento es hiperactivo, emotivamente profundo, socialmente incómodo y el más destacable amigo de todos en el instante en que los conoce.

Suena como alguien a quien llamas a una celebración a fin de que la charla se mueva, ¿verdad? Equivocado. Suena como alguien con Síndrome de Williams-Beuren, de ahora en adelante popular como WBS. La gente que muestran los síntomas de este trastorno genético tienden a ser inusualmente alegres y extrovertidas en su personalidad. He visto un segmento de PBS sobre pequeños y jovenes con este trastorno, y están locos de alegría por comprender y abrazar a cualquier persona que esté a su alcance. Es impresionantemente dulce de ver. Así sea por sus personalidades ganadoras que te cautivan tan veloz, o pues andas tan encantado con sus aspectos faciales de elfo, asimismo desearás abrazarlos. No obstante, más allá de que esto la transforma en un individuo muy alegre, asimismo trae consigo discapacidades mentales, soplos cardiacos y tono muscular bajo (vea el episodio “Musclebob Buffpants”, para poder ver qué tan bajo es el tono muscular de Bob Esponja), aparte del estereotipo mala sincronización del accionar. No obstante, todavía no puedo argumentar de qué manera Bob Esponja pasa de ser un adulto servible con tendencias tontas a un auténtico idiota.

3. Pepe LePew, trastorno narcisista de la personalidad

En este momento, inicialmente, este habría sido el sitio de Errores Bunny en la lista, pero tras una revisión agregada, semeja ser un sujeto realmente bien amoldado y seguro cuyo único vicio es el cariño por las zanahorias. Lo procuré y el travestismo (emplear ropa de otro género sin gratificación sexual o erótica) no está clasificado como un trastorno mental. No temas, ya que procedí a comprobar múltiples individuos antes de arribar en “el cerrajero del amor”, Pepe LePew.

¿Qué caos podría tener esta caricatura de Casanova? Tras todo, él es seguro, despacio y todo el tiempo busca agradar a su percibida “le belle femme skunk fatale”. No hay nada de malo en esto, ¿verdad? En la situacion de Pepe, la hay. Este conmovedor turón podría ser diagnosticado con Trastorno narcisista de la personalidad (NPD). Qué hábitos exhibe que son cómicos para el espectador, no son saludables y también indiferentes para el resto.

Alguien puede exhibir NPD de múltiples formas, en tanto que hay mucho más de una manera de lograr que el planeta gire a tu alrededor. El NPD de Pepe se proviene de su creencia en el cariño ideal y de que él es el apasionado ideal. El accionar de Pepe hacia su poco afortunado amor, Penélope, exhibe una falta de empatía, tal como una incapacidad para opinar que ella verdaderamente no desea estar con él, que procede de su percepción de derecho hacia ella. Exhibe un accionar insolente (aduciendo que es bastante atrayente) y necesita una cantidad poco verdadera de aprecio (¡de un extraño!) Para ser feliz.

En una ocasión, Pepe saca una pistola y sale de cámara en el momento en que Penélope se niega a salir de una vitrina donde se oculta de él. Se escucha el estallido de un tiro y la pobre gata sale corriendo y se arroja a los tortuosos brazos de Pepe mientras que él explota su preocupación por su seguridad. ¿No me crees? Entonces, dirígete a Google plus y busca “Por causas olfativas”.

2. Homer Simpson, trastorno explosivo intermitente

Durante los años, como el marido, padre y borracho animado mucho más popular de la televisión, Homer probablemente podría tener su lista de los diez primordiales trastornos mentales, pero no por esa razón nos encontramos aquí. Nos encontramos aquí para centrarnos en uno particularmente. Alguien mucho más puede redactar esa otra lista.

Estoy convencido de que todos recordarán que Homer fué un padre animado un par de veces: una vez en el planeta real y una vez en su planeta bidimensional. Para esos de ustedes que no tienen iniciativa de a qué me refiero, quiero decir que la serie de dibujos animados dibujados a mano de Bart, Angry Dad. En este momento, ¿por qué razón diablos Bart crearía un cómic sobre su padre en el que Homer se enfurece irracionalmente, hasta el punto de explotarle la cabeza? Una oportunidad es que Homer sufra un trastorno de los impulsos llamado trastorno explosivo intermitente.

En este momento, antes que haya un sinnúmero de comentarios que aseguran que escogí lo incorrecto, escogí este trastorno por el hecho de que deseaba algo un tanto diferente. Conforme la serie ha progresado, Homer asimismo, si bien bastante del revés. Sé que se piensa que Homer no posee ni la más remota idea, pero se volvió absurdo con los años. No obstante, su furia explosiva siempre y en todo momento estuvo ahí desde la primera oportunidad que Homer asfixió a Bart.

La furia explosiva intermitente es mucho más que un arrebato de furia. Todos y cada uno de los tienen. Lo que provoca que esto sea un trastorno es en el momento en que se genera un daño grave a uno mismo, a el resto oa la propiedad gracias a una reacción exageradamente combativa a un acontecimiento. Más allá de que Bart puede ser un mal total, y verdaderamente hace todo lo que resulta posible para incordiar a su padre, el estrangulamiento no habría de ser una alternativa. Para esos de ustedes que apuntan que la furia de Homer procede de su forma de tomar, debo decir que la mayor parte de las ocasiones, en el momento en que está desbordado, está (de manera comparativa) sobrio.

El diagnóstico de Homer se haría una vez descartadas todas las otras opciones, como el trastorno límite de la personalidad o el trastorno de personalidad antisocial, tal como el abuso de substancias. De nuevo, si bien abusa del alcohol, comunmente no se transforma en un “borracho enojado”. Además de esto, si nos fijamos en lo impulsivo que es primeramente, no es de extrañar que padezca un trastorno de los impulsos.

1. Dora, estado de la fuga

Dora semeja una pequeña con una personalidad sana, ¿verdad? Semeja tener una aceptable relación con sus progenitores y su familia popularizada, es sociable con varios animales y otra gente, y tiene una enorme sed de aventuras. Semeja que vive el sueño de todos y cada uno de los pequeños en edad anterior a la escuela. Ella es con la capacidad de vagar por su planeta hasta el momento en que halla una aventura, sin la necesidad de preocuparse por solamente que por un zorro cleptómano molesto pero inofensivo.

No obstante, su saludable sentido de la aventura puede ser indicativo de algo mucho más problemático, por decir lo menos. Su predisposición a distanciarse, tal como su incapacidad para rememorar viajes precedentes, son síntomas de un trastorno llamado Estado de fuga.

El estado de fuga es un trastorno de amnesia reversible. Esto quiere decir que en el momento en que alguien padece de este extraño trastorno, olvidará por un tiempo sus recuerdos o su personalidad por un tiempo. período temporal, pero ocasionalmente se recobrará con todos y cada uno de los recuerdos precedentes terminados. No obstante, los recuerdos del ataque de la fuga no acostumbran a mantenerse.

Suena un tanto como una novela televisiva o un ataque de babosa cerebral. De qué manera se aplica esto a Dora es por sus muy frecuentes vagabundeos. Estos capítulos con frecuencia resultan en viajes no planeados, ninguno de los que se recuerda mucho más adelante. Puede meditar que con todas y cada una estas aventuras que tiene, posiblemente Dora no deba preguntar el mapa con tanta continuidad como lo realiza. No obstante, si olvida estos capítulos, tiene mucho más sentido.

Bono: fetichismo travesti

Fetichismo travesti es una afección que implica “fantasías profundas que despiertan sexualmente, impulsos sexuales o hábitos que implican el travestismo” que ocasionan “angustia o deterioro clínicamente importante en áreas sociales, ocupacionales u otras áreas esenciales de desempeño. De: Clinical Men’s Health, 2008.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *