Los barcos más extraños jamás hechos a la mar

La raza humana estuvo creando navíos a lo largo de unos 8.000 años. Los primeros navíos eran balsas o canoas y por supuesto eran bastante sencillos en su construcción y función. Si en algún momento vió un superyate o portaviones moderno, va a saber qué de manera significativa cambiaron los tiempos. Pero el sendero desde la vieja balsa de tallos atados hasta los portaviones modernos está lejos de ser una línea recta. Hubo una secuencia de giros y vueltas curiosos en todo el sendero.

10. SS Baychimo

Es posible que no hayas oído charlar del SS Baychimo, pero pertence a los navíos mucho más poco comunes de toda la historia naval. Lo que lo realiza excepcional es dado que, de ahora en adelante, absolutamente nadie sabe dónde se encuentra.

Lanzado en 1914 por la Hudson Bay Company, el SS Baychimo inicialmente fue nombrado Ångermanelfven tras un río en Suecia, donde fue construido. Era una embarcación colosal que pesaba 1322 toneladas y tenía mucho más de 200 pies de largo. Se usó en todo el Ártico de Canadá para dar provisiones tras la guerra. Antes de eso, logró viajes desde Suecia a Alemania.

En 1931 quedó atrapado en el hielo en frente de la costa de Alaska. La tripulación abandonó el barco y caminó hasta la localidad mucho más próxima. Después, en el momento en que el tiempo empeoró, las tormentas lo devastaron y en un instante la temperatura pasó de -60 hasta cero. En el momento en que la tripulación fue a comprobar el barco atrapado en el hielo, se dieron cuenta que por el momento no se encontraba atrapado. Sencillamente por el momento no se encontraba allí.

A lo largo de las próximas décadas, el barco fue divisado constantemente, explorando como un barco espectro a través del océano. Fue visto por última vez en 1969, prácticamente 40 años una vez que se soltase para realizar lo propio.

Gracias a que pasó tanto tiempo desde el instante en que se vio, la mayor parte de la multitud acepta que se hundió hace cierto tiempo, pero jamás se han encontrado restos y el sendero que logró vagar mediante los océanos fue uno que se extendió por cientos y cientos de millas. Conque es realmente posible que todavía esté ahí fuera en alguna parte.

9. Emprendimiento Habakkuk

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, los británicos planificaron hacer un portaviones diferente a todos y cada uno de los que se habían visto antes. Llamado Emprendimiento Habacuc, no era una embarcación construída desde acero o madera; iba a ser un envase de 2,000 pies de largo hecho de una substancia llamada pykrete. Pykrete es lo que pasa en el momento en que mezcla pulpa de madera en agua y después la congela. El resultado es aun mucho más fuerte que el hormigón. Las balas rebotan en él. Todo el envase sería un cubo de hielo enorme y sucio.

Más allá de que Habakkuk jamás llegó a buen término para los británicos en la guerra, se edificó una versión de prueba en Canadá. Situado en el lago Patricia en Alberta, Canadá, el modelo a escala medía 60 pies de largo y pesaba 1,000 toneladas. Se empleó un motor de 1 caballo de fuerza para sostenerlo congelado. El emprendimiento al final fue descuidado gracias a varios problemas.

8. La boya FLIP

La interfaz flotante de instrumentos, o DAR LA VUELTA, es lo que pasa en el momento en que deseas tener un bote y una boya al tiempo y no puedes elegir entre los 2. Es un buque de investigación en el que los científicos van a pasar semanas consecutivas realizando estudios en aguas abiertas. Y mientras que está en movimiento es un barco que mide mucho más de 355 pies de largo, en el momento en que está ya listo para trabajar, los tanques de lastre se llenan de agua hasta trescientos pies de su longitud total, lo que provoca que se mueva hacia adelante en ángulo recto hasta el momento en que unicamente se atasque el radical habitable fuera del agua.

Con trescientos pies de embarcación bajo el agua y solo los últimos 50 pies flotando por arriba, es con la capacidad de capear prácticamente cualquier clase de mar agitado sin peligro de volcarse o hundirse. La longitud de la embarcación está muy bajo el agua que se ve desequilibrada por las olas superficiales, con lo que sencillamente se balancea serenamente sobre el agua.

En el momento en que se efectúa la investigación, se fuerza aire comprimido en el lastre, el agua se drena y el barco regresa a su situación a fin de que logre andar a casa de nuevo.

7. El submarino Plongeur

La lengua francesa Submarino Plongeur tiene un espacio particular en la historia. Fue el primer submarino que ha podido propulsarse a través de energía mecánica. Lanzado por vez primera en 1863, puedes imaginar lo espantoso que debe existir sido en ese instante confiar en una máquina que te va a llevar bajo el agua y de alguna forma te sostendrá con vida.

Los submarinos precedentes habían sido impulsados ​​por energía humana: tripulaciones que pedaleaban para sostener el barco en movimiento como una bicicleta submarina. El Plongeur tenía un motor de aire comprimido y era mucho mayor que algún otro modelo previo. Con 140 pies de largo, el barco asimismo contenía 23 tanques de aire comprimido que ocupaban 403 pies cúbicos de espacio.

El Plongeur efectuó múltiples viajes triunfantes antes de ser desmantelado, primordialmente por miedo a su diseño desequilibrado, su suministro de aire con limite y dado que la tecnología mejoró lo bastante para crear mejores embarcaciones.

6. Suministro de camellos

Si en algún momento te has cuestionado de qué forma viajan los camellos por el planeta, no te lo preguntes mucho más. La historia del USS Supply, el barco de abastecimientos con un nombre menos creativo en la historia naval de los EE. UU., Puede contestar esa pregunta por usted.

En 1855, el secretario de Guerra de los USA, Jefferson Davis, diseñó una misión para comprar camellos a fin de que el Ejército de los USA pudiese tener un división de camellos. La meta era tener camellos para andar por los desiertos de México. El pensamiento era precisamente que, ya que los camellos estaban amoldados a los tiempos yermos en el Medio Oriente, podían conducir los tiempos yermos en América del Norte con exactamente la misma sencillez y ofrecer virtud a los soldados.

Se edificó un establo de camellos de 60 pies de largo en el USS Supply. Para 1865, el barco había llegado al Medio Oriente y se encontraba cargado con 33 camellos de distintas zonas del Medio Oriente para poder ver cuál se amoldaba mejor a la vida en América del Norte.

Tardaron 87 días en regresar a América y también de manera inexplicable, pese a irse con 33 camellos, llegaron a casa con 34 puesto que había nacido uno nuevo en el sendero. Los camellos se amoldan bien a los viajes oceánicos. Un segundo viaje trajo 41 camellos.

El USS Supply había probado su valía como transportador de camellos, pero los propios camellos acabaron siendo un fracaso en tanto que se amoldaron mal al combate, olían mortal y tenían reacciones bastante desapacibles si no les agradaba la persona que los manejaba. .

5. El Explorador de Hughes Glomar

Más allá de que la iniciativa de un barco espía encubierto no semeja tan excepcional, el Hughes Glomar Explorer fue el capaz intento de la CIA de recobrar un barco soviético hundido sin que absolutamente nadie tuviese iniciativa de lo que pasaba. El plan era colarse y enganchar un submarino nuclear soviético y después despegar nuevamente sin señal externa de que algo sucediese.

El Explorer fue construido inicialmente una vez que un submarino nuclear de misiles balísticos soviéticos se hundiese en el auge de la Guerra Fría. Los soviéticos no lograron saber precisamente dónde había caído el submarino, con lo que no lograron salvarlo ellos mismos. Entonces la Marina de los USA lo descubrió.

La construcción ultrasecreta de la embarcación resultó ser entre las metas mucho más extrañas que la CIA haya efectuado. El resultado definitivo era tan enorme que no cabía en el Canal de Panamá. Los extremos delantero y trasero del barco estaban premeditados a balancearse y tejerse sobre las olas mientras que el centro continuaba permanente. La razón de esto fue que era fundamentalmente una de esas máquinas de garras colosales que se ven en las tiendas. El plan era agarrar el submarino hundido a unos 17.000 pies bajo la área del océano y huír con él. Los cojinetes de bolas eran supuestamente del tamaño de bolas de boliche.

Aún mucho más increíble que la construcción fue dado que todo lo mencionado debía hacerse en misterio. Por supuesto, los soviéticos no lo habrían aprobado si se corriese la voz, con lo que la CIA inventó una historia de portada. Multimillonario Howard Hughes diseñó el barco para lograr cultivar nódulos de manganeso en el fondo del océano. Se hicieron compañías testera y se filtraron historias a la prensa.

La artimaña funcionó en el transcurso de un tiempo, pero el aparato de garras se rompió y después la crónica de portada se arruinó. De todos modos, jamás consiguieron recobrar el submarino, pero fue un esfuerzo pasmante.

4. USS Wolverine

Prácticamente todo el planeta sabe de qué forma es un portaviones. Son los buques mucho más enormes del mar y pesan mucho más de 40.000 toneladas. Es bien difícil imaginar, entonces, que hubiese un segundo género de portaviones desarrollado para su empleo en agua dulce. Los Enormes Lagos tenían sus portaviones, incluyendo el USS Wolverine. Inicialmente era un vapor de ruedas de paletas del costado que transportaba personas desde Cleveland a Buffalo.

La Marina adquirió el buque en 1942 y lo instaló como un portaviones de entrenamiento de agua dulce en los Enormes Lagos. No tenía ninguno de los armamentos con los que está pertrechado un portaviones habitual y era mucho más pequeño que un portaviones moderno, pero tuvo un empleo extensivo como buque de entrenamiento para pilotos. En verdad, mucho más de 17.000 pilotos entrenados para arribar y despegar del Wolverine a lo largo de la Segunda Guerra Mundial.

3. HMS Zubian

A lo largo de la Primera Guerra Mundial, la Marina Real Británica tenía 2 buques de guerra de clase tribal populares como el HMS Zulu y el HMS Nubian. Los dos buques padecieron graves daños en 1916, pero no fueron destrozados. Entonces, en una hazaña de talento naval, la parte frontal del Zulu fue soldada a la parte posterior del Nubian para hacer una nave totalmente novedosa: el HMS Zubian.

Pese a ser un buque de Frankensten, el Zubian prestó un extenso servicio a lo largo de la guerra y probó su valía en más de una ocasión. Aun logró hundir un submarino alemán en 1918. La amenaza de los submarinos era tan enorme que la Armada no podía posibilitarse perder ningún barco si podían evitarlo, y forjar un nuevo barco desde 2 viejos era mucho más productivo. y mucho más veloz que comenzar desde el princípio.

2. Barón de Renfrew

Habitamos lo que varias personas llaman una cultura desechable en estos días. Todo, desde las maquinillas de rasurar hasta las cápsulas de café, está desarrollado para emplearse y desecharse. Eso nos semeja habitual, pero la iniciativa de un barco de madera de 304 pies de largo, el barco de madera mucho más grande nunca construido, que se edifica para ser desechado todavía semeja un tanto extraña.

los Barón de Renfrew fue construido como una embarcación de un uso. Fue un tanto una estafa, destinada a mandar madera desde el Nuevo Planeta a Europa. El barco en sí sería desarmado en el momento en que va a llegar a donde se dirigía y la madera que se usó en su construcción estaría exenta de impuestos pues era una parte del barco, en contraste a la carga. Las cosas no salieron según lo premeditado y el barco empezó a realizar agua. La madera llegó a la costa en Francia, prácticamente llegando a su destino.

1. Ramform Titan

En el momento en que necesite medir la actividad sísmica o efectuar estudios en el mar, el Ramform Titan es el barco en el que debe llevarlo a cabo. Con la manera de una cuña enorme de queso, el Titán tiene un motor impresionantemente poderoso que genera 26,4 megavatios de capacidad. Para alguna visión, una turbina eólica enorme genera en torno a 2 megavatios de energía, que basta para dar de comer cerca de 400 hogares promedio. Entonces, el motor aquí podría dar de comer a mucho más de 5,000 hogares.

El diseño masivo está designado a ser permanente en cualquier tiempo, con lo que las tripulaciones podrían trabajar seguramente aun en la mitad de una tormenta en el mar. El barco es con la capacidad de realizar corrientes de reconocimiento tras él, 24 en conjunto, que tienen la posibilidad de cubrir mucho más de 100 km de longitud. En verdad, en 2015 corrieron 129,6 km de streamers a lo largo de una encuesta, batiendo un récord mundial.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *