Los deportes más peligrosos del mundo

El advenimiento de los “deportes extremos” da la última forma de rivalidad alucinante, pero los deportistas que van mucho más allí no es nada nuevo. Las carreras de vehículos romanos ofrecieron muchas conmuevas y derrames en frente de los entusiastas furiosos en el Circus Maximus. En otros sitios, en las viejas civilizaciones mesoamericanas, un juego de pelota provocaba que los players fuesen sacrificados a los dioses.

Con ese espíritu, los riesgos del juego están en una extensa pluralidad de concursos en el mundo entero que implican un valor y una capacidad increíbles, y en ocasiones aun la desaparición.

10. Surf

Surfear es asombroso. Surfear es excelente. Y el surf es el único deporte en el que se puede comer a los competidores. Desde el momento en que bandas como Dick Dale y Del Tones, Los Surfaris, y The Beach Boys (la mayor parte de los que no surfearon) asistieron a popularizarlo en la década de 1960, el surf se convirtió en un fenómeno global, con veranos inacabables de cuerpos bronceados que se amplifican, avivan y entuban. La otra cara de este deporte de modo de vida, no obstante, es la oportunidad de un ataque de tiburón vicioso.

Hasta la actualidad, en 2020, hubo seis muertes no provocadas por tiburones, incluidos tres surfistas. La mayor parte de los accidentes implican tiburones enorme blanco, tigre y toro. Suceden en aguas ribereñas como California, Hawai y Australia, áreas que asimismo resultan ser puntos calientes para el surf venerados por sus condiciones especiales y olas monstruosas.

Enormes Blancos son los peces predadores mucho más enormes de la Tierra. Asimismo tienen una excepcional pluralidad de sentidos, medran entre 15 y 20 pies de largo y pesan hasta 5,000 libras. Los especialistas creen que la mayor parte de los accidentes que implican a surfistas son el resultado de un tiburón que confunde al surfista con una foca o un león marino.

En la mayor parte de las situaciones, en el momento en que el tiburón recibe un mordisco de fibra de vidrio o un traje de neopreno en vez de carne grasa de mamífero marino, por norma general abandonará la escena, pero no en todos los casos. Esa “mordida de exhibe” inicial asimismo puede infligir lesiones graves y mortales de los 300 dientes de un enorme blanco, lo que provoca que las víctimas sangren antes de llegar a la orilla.

9. Montar toros

La arena agitada y accidentada de la monta de toros muestra ocho segundos (o menos) de acción vibrante, retorciéndose y virando en ferias estatales y rodeos en toda América del Norte. Tiempo vaqueros superiores puede ganarse la vida bien en el lomo de un toro irritable de 2,000 libras, ciertos jinetes tienen la posibilidad de estimar quedarse con el bastante menos amenazante versión mecánica en el salón local.

Si bien varios corredores en este momento emplean chalecos y cascos poderosamente acolchados para atenuar lesiones graves, estos imprudentes vestidos de mezclilla aún tienen la posibilidad de ser corneado, pateado o arrollado. Se pone un dispositivo de “correa en el flanco” en torno a las ancas del animal para garantizar que se mueva a lo largo del recorrido, una práctica que prosigue molestando a los activistas por los derechos de los animales.

Según la Jinetes de toros expertos página web, la organización está “absolutamente comprometida a asegurar la salud, la seguridad, el confort y el respeto de cada deportista bovino que ingresa a un campo de PBR”. No obstante, hasta hoy, no hay una declaración oficial de los toros sobre su situación sobre esto.

8. Carreras de coches

Brotaron las carreras de coches poco tras la invención del “carruaje sin caballos” a fines del siglo XIX. La emoción vertiginosa atraería tanto a los contendientes en pos de conmuevas como a los espectadores con una necesidad de agilidad inyectada de adrenalina. Lamentablemente, la letalidad del comburente inflamable y las choques de gran velocidad tienen la posibilidad de tener secuelas trágicas en un abrir y cerrar de ojos, que van desde pequeños en karting hasta leyendas de carreras como Ayrton Senna y Dale Earnhardt, Sr.

Las legendarias 24 Horas de LeMans pertenecen a los acontecimientos mucho más festejados del deporte. Asimismo tiene la distinción de generar el peor desastre en la historia del automovilismo. El 16 de junio de 1955, un Mercedes-Benz 300 SLR conducido por la lengua francesa Pierre Levegh se estrelló contra la parte posterior de un coche de carreras conducido por el británico Lance Macklin a 150 millas por hora. Esto desencadenó una reacción en cadena de caos y carnicería donde el automóvil de Levegh voló por el aire y se lanzó a la tribuna llena.

Para en el momento en que el humo se disipó, el fuego y los escombros metálicos se habían cobrado la vida de 80 personas, incluido Levegh, y habían herido a mucho más de 100 espectadores. Una investigación posterior resultó no concluyente respecto a la compromiso, pero la cercanía de las gradas delanteras a la pista indudablemente jugó un papel vital.

Además de esto, los organizadores de la carrera serían muy criticados por su resolución de llenar la carrera, al final ganada por Jaguar los conductores Mike Hawthorn y también Ivor Bueb.

7. Fútbol americano

La Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) se posiciona de manera fácil como el deporte profesional mucho más habitual en USA. Tras todo, ver a deportistas impresionantemente veloces y fuertes correr, apresar y publicar mientras que se chocan entre sí da un atrayente formidablemente divertido como ningún otro. Pero tiene un precio alto con implicaciones de enorme alcance para los players en el campo.

Durante los años, la NFL se vió llamada de atención por una sucesión de escándalos de extenso alcance que tienen dentro drogas, Acoso sexual, engaño flagrante, y acusaciones recientes de racismo que implica a los dueños de equipos. La liga asimismo está lidiando con un inconveniente mortal que puede eludir: magulles.

Ex- mariscal de campo All-Pro Jim McMahon es solo uno de los múltiples players que padecen golpes violentos en la cabeza. Por suerte, por último se está abordando una mayor conciencia de dolencias como la encefalopatía traumática crónica (CTE). Además de esto, el bien documentado suicidios de exjugadores En último término, va a ayudar a que el deporte avance con cuestiones de inseguridad mejoradas y un protocolo de lesiones.

6. Rugby

El deporte del rugby, en contraste a su descendencia mucho más atractiva (asimismo popular como fútbol americano), no emplea acolchado pesado ni cascos duros. Además de esto, los cascos no obligatorios (“gorros scrum”) son mucho más similares a un gorro despacio y están diseñados para resguardar las orejas en vez de los cráneos. Sin embargo, “ruggers” muestra exactamente el mismo acción contundente que aplasta los huesos, Resultando en lesiones brutales que está a la altura de su lema: “Conceder sangre. Jugar rugby.”

Con 15 players de un lado y muy habitual en los países de la Commonwealth británica, un partido de rugby puede transformarse de manera rápida en una guerra de desgaste. El campo aun se semeja a un campo de guerra embarrado lleno de guerreros heridos ensangrentados que cojean y luchan hasta el pitido final.

La intensidad que circunda al deporte es con frecuencia una cuestión de identidad nacional y un orgullo bien justo. En su libro “This Rugby Spellbound People”, el creador Gwyn Prescott, detalla esta pasión intensamente entretejida en Cardiff, Gales, que “integra de forma permanente el fútbol de rugby en la civilización habitual y en el alma de la región”. ¿Solo un juego? Difícilmente.

5. Escalada de montaña

En el momento en que se le preguntó por qué razón trataba de escalar el Monte Everest, el ovacionado montañista británico George Mallory respondió, “por el hecho de que está ahí”. La contestación atrevida es tan buena como cualquier otra para argumentar la motivación tras poner en riesgo la vida y la integridad física para apoderarse los majestuosos picos de la Madre Naturaleza. Mallory perecería a lo largo de una tormenta de nieve en 1924 mientras que procuraba el primer ascenso al punto mucho más prominente de la Tierra. Su cuerpo no se recobraría hasta en 75 años.

Los escaladores modernos se han beneficiado de novedades tecnológicas en equipos, cartografía y pronóstico del tiempo. Estos componentes, conjuntados con un ingreso global mucho más simple a los sitios de escalada, hicieron que el montañismo sea mucho más habitual que jamás. Aún de este modo, cima monte Everest, la joya de la corona del deporte, prosigue cobrando vidas a un ritmo récord.

En 2019, 11 escaladores fallecieron de sendero a eso que los sherpas nepaleses llaman ‘Sagarmatha’ (‘Diosa del cielo’). Las muertes tienen la posibilidad de ser de múltiples componentes, que tienen dentro hipotermia, vientos fuertes, avalanchas y mal de altura.

Además de esto, la carencia de experiencia de los tiernos de la lista de deseos llevó a un incremento tanto del turismo elevado como a un mayor número de muertes a lo largo de la última inclinación de expediciones comercializadas.

(* El monte Everest es la montaña mucho más alta sobre el nivel del mar, pero el Mauna Kea de Hawai es la base a la cima de la montaña mucho más alta: 10,210 metros (33,500 pies), 4,205 metros (13,796 pies) sobre el nivel del mar).

4. Paracaidismo

Las sensacionales acrobacias en Misión: Irrealizable – Fallout son destacados por Tom Cruise, saliendo de un avión y clavando un salto HALO (Enorme altitud y baja apertura). Pero las recientes muertes de 2 paracaidistas en Georgia pusieron un foco de atención poco afortunado sobre los riesgos de paracaidismo.

Las víctimas, un instructor experimentado y una mujer de 18 años en su primer salto, fallecieron en el momento en que sus toboganes no se abrieron en el transcurso de un salto en tándem al sur de Atlanta. Jeanna Triplicata y Nick Esposito fallecieron en el sitio una vez que el paracaídas primordial no se abrió apropiadamente y un paracaídas de urgencia se desplegó solo relativamente gracias a la baja altitud.

Según con la Asociación de Paracaidistas estadounidense, 15 accidentes mortales de paracaidismo sucedieron en los USA en 2019 de precisamente 3.3 millones de saltos. Pese al extraño incidente que implicó a Tresdobla, el paracaidismo en tándem es estadísticamente considerablemente más seguro, con la desaparición de un estudiante por cada 500,000 saltos en tándem en la última década.

3. Jai Alai

Apodado “el deporte mucho más veloz del mundo”, Jai Alai (pronunciado, “Hi-Lie”) es esa rivalidad de aspecto extraño que está eminentemente en las zonas de predominación hispana. Asimismo es increíblemente arriesgado, lo que resulta en horripilantes lesiones y muertes por lesiones en la cabeza.

Se juega el juego de forma afín al racquetball en una cancha de tres pisos y tres lados donde ocho equipos de 2 o 4 players luchan al estilo de todos contra todos. Pero lo que provoca que jai alai sea único es una pelota de goma dura llamada poleta que viaja hasta 200 millas por hora. La agilidad se consigue utilizando una canasta extendida que se emplea como un guante llamada canasta que le da un espectacular giro a la pelota.

Anotar supone publicar y capturar la poleta, y el primer equipo con 7 o 9 puntos gana (según el formato del torneo). La acción giratoria es en ocasiones mucho más rápida de lo que el ojo humano puede proseguir, pero las fervientes apuestas que tienen rincón en las gradas son del mismo modo profundas. Este elemento intensamente arraigado asistió a subir el reconocimiento de Jai Alai, pero la naturaleza corrupta del juego al final conduciría a su caída como deporte profesional.

2. Boxeo

Afamado columnista y periodista deportivo neoyorquino AJ Liebling lo llamó “la dulce ciencia de los cardenales” para detallar vívidamente el auge del boxeo en las décadas de 1940 y 1950. El día de hoy, investigación científica pinta una imagen considerablemente más sombría del deporte que implica repetidos golpes en la cabeza.

El cerebro radica en un material gelatinoso que flota en el líquido cefalorraquídeo en su cráneo. Este acolchado asegurador asiste para defendernos de los golpes diarios en la cabeza, pero un golpe poderoso en la cabeza puede lograr que el cerebro se deslice hacia adelante y hacia atrás, lo que provoca que un individuo quede resumidamente inconsciente, mucho más famosa como knockear.

Datos terminados en este momento señala que aun las convulsiones cerebrales leves sufridas a lo largo de la carrera de un luchador tienen la posibilidad de ocasionar daños acumulativos graves. Transcurrido un tiempo, estas lesiones acostumbran a empeorar conforme el cerebro se estropea velozmente con síntomas que tienen dentro confusión, mareos y problemas. El abuso asimismo puede conducir al avance de la patología de Parkinson, como la situacion del legendario boxeador Muhammad Ali.

Pocos deportistas en la historia han alcanzado el nivel de popularidad y adoración universal como “Los mucho más enormes”. El dominio de Ali en el ring fue del mismo modo igualado fuera de él como un líder inspirador en la pelea contra la injusticia racial. Sus tres riñas épicas con Joe Frazier solo ilustran el inexorable castigo que absorbió y que entonces tendría esenciales secuelas.

En 1996, el médico de Ali, el Dr. Dennis Cope, charló sobre la condición del vencedor en un 60 minutos entrevista: “[Ali] tuvo un avance de lo que lleva por nombre síndrome de Parkinson. Y de nuestras pruebas con él, nuestra conclusión fué que eso hay que al síndrome cerebral púgil que resulta del boxeo ”, ha dicho Cope.

1. Tauromaquia

La prueba arqueológica atribuida a la civilización minoica recomienda que las corridas de toros se remontan a mucho más de 3.000 años. Avance veloz a los tiempos modernos y el espectáculo todavía es muy habitual en toda España y en múltiples otras zonas de todo el mundo de charla hispana.

Una observación: la tauromaquia es un deporte sanguinolento. No confundir con el chop-socky trilogía de películas, la riña de toros es un tema sanguinolento, que implica tres segmentos separados que fluyen carmesí. Los rituales se efectúan para debilitar al toro con lesiones punzantes entregadas por picadores a caballo y banderilleros caminando. Este prólogo se considera preciso; en caso contrario, la vigorosa bestia triunfaría de manera fácil en todo instante.

Cuando el toro fué listo para el acto final, el torero (español para “asesino”) entra al ruedo armado solo con una cubierta roja gruesa llamada muleta y una espada extendida y curva. Esta una parte de la riña es donde el torero debe probar su valor y arte con una sucesión de pases peculiares. Tras su ‘danza con la desaparición’, entonces se arroja a matar.

Idealmente, un golpe veloz de el papel golpeará al toro entre los hombros y va a cortar la aorta para una ejecución rápida. No obstante, un rápido movimiento puede cambiar las tornas. Velozmente. Nuevamente, has sido advertido.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *