Los duelos más famosos de la historia

Todos vimos duelos en las películas. Entendemos de qué forma trabajaban: alguien insultó el honor de otro, se conocieron al amanecer y pelearon con espadas o pistolas. Se consideraba la manera caballerosa de solucionar una disputa, pero, como observaremos, ese no era siempre la situacion en el momento en que tenía que ver con duelos en la vida real.

8. Wild Bill Hickok contra Davis Tutt

Si en algún momento viste un western en el que 2 vaqueros resuelven sus diferencias enfrentándose en la mitad de la calle en un desafío veloz, es por el desafío en la vida real entre el ícono del Viejo Oeste Wild Bill Hickok y un jugador. llamado Davis Tutt que sucedió en Springfield, Missouri, el 21 de julio de 1865.

Hoy día, este género de combate podría ser un viejo cliché cinematográfico pero, en el Occidente real, semejantes confrontaciones eran de todos modos muy extrañas. La mayor parte de los tiroteos reales fueron todos contra todos entre 2 conjuntos de personas. Es este desafío el que popularizó el término y, al tiempo, transformó a Hickok en una historia de historia legendaria.

El origen de la amargura entre los 2 hombres es dudoso, a pesar de que los comentarios aseguran que fue una mujer. Desde su riña, Hickok se negó a apostar en exactamente la misma mesa que Tutt. A cambio, Tutt acostumbraba a prestar dinero a otros players en un esfuerzo por arruinar a Wild Bill.

El tiroteo en sí ocurrió por un reloj de bolsillo dorado que Tutt confiscado de Hickok gracias a una supuesta deuda impaga. Hickok entregó el reloj, no tenía otra alternativa, se encontraba superado en número en el momento en que sucedió, pero advirtió a Tutt que si lo utilizaba públicamente, sería lo último que hiciese. Sin inmutarse, Tutt se jactó de que lo llevaría puesto en la plaza del pueblo al día después.

En este momento que los dos hombres hicieron sus proclamas, el que retrocediera sería tildado de cobarde. No obstante, tampoco lo logró, con lo que se hallaron en un desafío en la mitad de la calle. Tutt disparó primero y falló, al paso que Hickok se tomó el tiempo para normalizar su puntería y golpeó a su contrincante en el corazón. Aparentemente, el tiro fue de un distancia de 75 yardas, una hazaña destacable en sí para ese período temporal.

Davis Tutt murió prácticamente instantáneamente al paso que Wild Bill Hickok se transformó en una historia de historia legendaria, si bien en un inicio fue acusado y detenido por asesinato. Esa parte frecuenta quedar fuera de las películas.

7. Dupont contra Fournier

No existen muchos libros centrados en los duelos, pero un caso de muestra destacable es la novela “The Duel” de Joseph Conrad, que fue transformada en película por Ridley Scott en su debut como directivo de extenso film. Cuenta la narración de 2 oficiales franceses que se obsesionan con batirse en desafío y se apoya en la rivalidad en la vida real entre Pierre Dupont y François Fournier-Sarlovèze, quienes se batieron en desafío mucho más de 30 ocasiones en el lapso de 2 décadas.

Esta disputa perdurable brotó de un tema trivial. Mientras que los dos estaban sirviendo en el ejército de Napoleón, Dupont fue enviado para dar un mensaje bastante desapacible a Fournier. No entendemos lo que ha dicho, pero encolerizó a Fournier, quien descargó su enojo con el mensajero y desafiado Dupont a un desafío.

Fournier ha podido ser un exaltado que tenía una obsesión por los duelos, pero conoció a su pareja en Dupont, quien sintió lo mismo. Su primer desafío fue con espadas y sucedió en 1794, si bien no se consideró concluyente puesto que los dos hombres terminaron lesionados. Entonces tuvieron otro desafío. Y después otro. Y otro. Al final, eligieron que asimismo podrían detallar ciertas reglas básicas. Dupont y Fournier acordaron que se hallarían para un desafío siempre y cuando estuviesen a 30 leguas de distancia o unas 100 millas. Se hallarían a mitad de sendero, salvo que uno no pudiese gracias a su servicio, en tal caso el otro haría todo el viaje. Tenían la obligación de batirse en desafío, y la única explicación tolerada era el servicio militar.

De este modo fue a lo largo de 19 años. Lucharon con diversos tipos de espadas, con pistolas, caminando y a caballo. La extraña rivalidad por último acabó en 1813 en el momento en que Dupont ganó de forma concluyente un desafío y después le ha dicho a Fournier que había terminado, en teoría por el hecho de que tenía la intención de casarse.

6. La desaparición de Évariste Galois

Salvo que sea un con pasión de las matemáticas, probablemente jamás haya oído charlar del nombre Évariste. Galois. Nativo de 1811 en Francia, parecía designado a transformarse en entre los mucho más enormes matemáticos de la historia. En el momento en que era joven, causó un trabajo esencial en el campo del álgebra abstracta, donde aun tiene 2 ramas que llevan su nombre: la teoría de Galois y las conexiones de Galois. Lamentablemente, al planeta se le negaron mucho más contribuciones del prodigio matemático, puesto que Galois murió en un desafío en el momento en que solo tenía 20 años.

Las situaciones que rodearon su muerte aún no están visibles. Galois vivió a lo largo de tiempos turbulentos en Francia. Tras la Revolución de julio de 1830, se volvió poco a poco más activo políticamente, siendo expulsado de la escuela e inclusive detenido. Posiblemente el fundamento del desafío se debiese a sus inclinaciones revolucionarias, pero asimismo es viable que él y su contrincante se pelearon por una mujer, como proponen las cartas escritas por Galois.

Galois conoció a su contrincante el 30 de mayo de 1832. Le dispararon en el estómago y todos los otros competidores escaparon de la escena a toda prisa, dejando a Galois solo en las calles. Después lo hallaron y lo llevaron a un hospital, pero el matemático murió por la mañana siguiente.

5. La desaparición de Alexander Pushkin

En este momento echamos una ojeada a otra luminaria cuya vida se extinguió al comienzo de un desafío. En esta ocasión, no hablamos de un matemático, sino más bien de entre los escritores mucho más conocidos de la historia: entre los creadores de la literatura rusa actualizada, Alexander Pushkin.

El creador se encontraba casado con Natalia Pushkina. En la época de la década de 1830, han comenzado a circular comentarios por la localidad de que tenía una aventura con un oficial francés llamado Georges d’Anthès. En teoría, en un instante particular, Pushkin aun recibió una folleto en el correo, dándole la bienvenida a “La Orden Mucho más Sosiega de los Cornudos”. Si bien no sabía quién le envió el archivo de broma, Pushkin no podía dejar que el insulto quedara sin contestación, con lo que desafió a D’Anthès a desafío.

Logró esto por vez primera en 1836 pero, tras una sucesión de negociaciones, fue cancelado. El padre adoptivo del oficial, un diplomático llamado Jacob van Heeckeren, interfirió para sostener la paz, aun organizando un matrimonio entre d’Anthès y la hermana de Natalia, Ekaterina.

Esta fue únicamente una solución temporal al inconveniente. Los comentarios en la localidad no se detuvieron y, por año siguiente, Pushkin deseó regresar a batirse en desafío. En esta ocasión, envió una carta vil y mordaz a van Heeckeren, a sabiendas de que solo podía contestar con un desafío y que su hijo probablemente pelearía en su sitio.

Pushkin y d’Anthès se conocieron el 29 de enero de 1837 a riberas heladas del río Neva. Pushkin golpeó a su contrincante, pero solo herido él. El poeta, en cambio, recibió un tiro mortal en el abdomen, falleciendo un par de días después a los 37 años.

4. Castlereagh contra Canning

A inicios del siglo XIX, el Reino Unido participó ferozmente en las guerras napoleónicas. Consecuentemente, se suponía que sus líderes dejaran a un lado sus pequeñas discusiones y se concentraran en la labor mucho más grande que tenían entre manos.

Daba la sensación de que 2 políticos no han recibido el memo. Y no eran políticos alguno. Eran integrantes de prominente rango del gabinete: el secretario de Relaciones Exteriores George Canning y el secretario de Guerra Robert Stewart, Lord Castlereagh.

Por una razón de la que no nos encontramos seguros, Canning detestaba al ministro de guerra y trataba de socavarlo siempre y cuando era viable. La situación acabó en el mes de abril de 1809, en el momento en que Canning escribió una carta al Primer Ministro, esencialmente diciéndole que era él o Castlereagh. Al final, el Secretario de Guerra se enteró de esta traición y demandó satisfacción.

Stewart era un duelista experimentado. Canning jamás había disparado un arma en su historia. Pese a esto, el desafío fue increíblemente parejo. El primer tiro falló para los dos hombres. Podrían haberlo terminado allí, pero no eran contentos sin algo de sangre. El segundo tiro de Canning fue desviado por un botón en el abrigo de su contrincante, mientras que Castlereagh lo golpeó en el muslo.

El desafío calmó un tanto la tensión entre los 2 ministros, pero los puso en la perrera política ahora que el rey como el presidente estaban enojados por la propaganda generada por el extraño acontecimiento. Tanto Canning como Castlereagh renunciaron a sus cargos después ese año y pasó un tiempo antes que ocupasen otro cargo esencial. George Canning al final se transformó en Primer Ministro en 1827, sirviendo solo 119 días antes de fallecer, estableciendo de este modo el récord que todavía sigue hoy en día para el orden mucho más corto como Primer Ministro británico.

3. El letrado contra el auditor

Hagamos algo un tanto diferente y observemos un desafío que de todos modos jamás sucedió pero, si lo hubiese hecho, podría haber cambiado drásticamente el curso de la historia. En 1842, el auditor del estado de Illinois, James Shields, fue atacado por ciertas políticas que apoyó. Uno de sus contrincantes escribió una carta mordaz sobre él y la publicó en un periódico bajo el seudónimo “Rebecca. ” Muy insultado, Shields fue al periódico y demandó la auténtica identidad del escritor para desafiarlo a desafío. Lo recibió: era un letrado joven y agradable llamado Abraham Lincoln.

En el momento en que Lincoln se negó a desdecirse de su carta y soliciar excusas, los 2 se confrontaron en desafío. Como parte desafiada, Lincoln tenía derecho a elegir el arma. Escogió espadas anchas, las mucho más enormes y pesadas que había. Lincoln era prominente y fuerte y tenía un enorme alcance, conque, naturalmente, deseaba un arma que le diese virtud. Además de esto, se encontraba bastante seguro de que Shields lo habría matado con una pistola, al tiempo que Lincoln solo tenía la intención de emplear la espada para sacar sangre y desmontar a su contrincante.

Resultó que esto no era preciso. Los 2 se conocieron el 22 de septiembre de 1842 en Bloody Island, en frente de St. Louis, Missouri. Al prepararse para la riña, Lincoln balanceo su espada poderosamente sobre la cabeza de Shields, cortando una rama de árbol. Era una táctica de intimidación, esencialmente exponiendo a los Shields considerablemente más pequeños que no tenía ninguna oportunidad.

Por último, vio la razón y, persuadido por los presentes, los 2 solicitaron una tregua. Después, Shields sirvió como general de brigada bajo Lincoln a lo largo de la Guerra Civil, lo que le dio al general confederado Stonewall Jackson una derrota táctica en la Guerra de Kernstown.

2. El desafío de independizados

Los duelos entre mujeres eran considerablemente más extraños, pero no siempre extraños. Históricamente, se suponía que resolvieran sus discusiones eligiendo vencedores masculinos para batirse en desafío en su nombre, pero el siglo XIX vio ejemplos de mujeres que eligieron que era hora de tomar el tema en sus manos. Indudablemente, el ejemplo mucho más popular fue el desafío entre la princesa Pauline von Metternich y la condesa Anastasia von Kielmannsegg.

En el verano de 1892, las dos mujeres formaron parte de la organización de la Exposición Musical y Teatral de Viena. Parece ser, se metieron en una discusión por algo trivial como un arreglo floral y, tras canjear febriles expresiones, eligieron zanjar el tema en un desafío con espadas.

Para llevar a cabo las cosas aún mucho más atrayentes, las mujeres se batieron en desafío top-less, en teoría para eludir que mechones de ropa sucia entren en sus lesiones y ocasionen infecciones. La princesa Pauline ganó sacando la primera sangre. Sus segundos asimismo eran mujeres, exactamente la misma la juez, la baronesa Lupinska, al tiempo que todos y cada uno de los hombres que estaban presentes eran sirvientes que debían sostenerse a distancia y ofrecer la espalda en todo instante. Gracias a esto, el acercamiento fue comunicado como el “desafío de emancipación” puesto que recorrió toda Europa.

Lamentablemente, si bien es buena historia, indagaciones recientes proponen la oportunidad de que el desafío jamás haya sucedido. El acontecimiento adolece de una falta de fuentes creíbles. Los jornales franceses popularizaron el cuento y asistieron a comunicarlo en Inglaterra, pero solo afirmaron que venía de Viena, sin ser mucho más precisos. Para realizar las cosas aún mucho más confusas, otro periódico francés publicó un producto que en teoría incluía una declaración de nuestra princesa Paulina, desestimando la historia como una “imbécil y absurda”. bulo inventado por los jornales italianos ”, con lo que los auténticos orígenes de este desafío podrían perderse en la historia.

1. Hamilton contra Burr

Indudablemente, el desafío mucho más popular que tuvo sitio en suelo estadounidense fue el entre Aaron Burr y Alexander Hamilton, 2 de los Progenitores Creadores del país. Ha aparecido en libros, películas, programas de televisión e inclusive en un exitoso musical de Broadway.

Hubo varios elementos que trabajaron juntos para transformar este acercamiento en un desafío infame. Para comenzar, se encontraba el prominente perfil de los competidores. Aaron Burr había sido el vicepresidente de los USA, al paso que Alexander Hamilton se desempeñó como el primer secretario del Tesoro de los USA bajo George Washington, actuando como uno de los más importantes arquitectos de la economía nuevo del país. Pero asimismo se encontraba la animosidad entre los 2 estadistas que se remontaba a mucho más de una década, la disputa hacia las situaciones del desafío y, finalmente, pero no menos esencial, la deslumbrante muerte de Alexander Hamilton.

La hostilidad entre los 2 hombres se debió a divisiones políticas. Hamilton fue el principal creador y líder del Partido Federalista, al tiempo que Burr era una parte del Partido Demócrata-Republicano contrario comandado por Thomas Jefferson. Entre las primordiales causas por las que se creó este último partido fue para ponerse en contra a las políticas económicas de Hamilton, con lo que, por supuesto, no se encontraba en términos amistosos con la mayor parte de ellos, pero su antagonismo con Burr pasó al próximo escenario a lo largo de las selecciones de presidentes de 1800.

El Partido Federalista había perdido esa decisión. Eso era seguro, pero lo que aún no se había preciso era quién sería el próximo presidente pues había un punto fallecido entre Thomas Jefferson y Aaron Burr. En un caso así, se hizo una decisión contingente en la Cámara de Representantes, y Hamilton usó su predominación para seducir a múltiples federalistas de que cambiaran su acompañamiento a Jefferson. Razonó que, aun si su partido perdía, cuando menos podía cerciorarse de que Burr no ganara.

Tuvo éxito: Thomas Jefferson se transformó en el nuevo presidente de los USA. Y tampoco era un fanático de Burr, con lo que en las próximas selecciones en 1804, lo dejó como su compañero de fórmula. En cambio, Burr se postuló para gobernador de Novedosa York pero, de nuevo, fue la campaña de difamación de Hamilton la que lo perdió en esa decisión asimismo. Más tarde, Burr desafió a Hamilton a un desafío.

El desafío sucedió el 11 de julio de 1804 en Weehawken, Novedosa Jersey, exactamente el mismo sitio donde el hijo mayor de Hamilton, Philip, murió en un desafío tres años antes. Todavía es un tema discutido por el hecho de que aun en este momento, 2 siglos después, los historiadores todavía discuten sobre qué sucedió En ese día.

Todo debe ver con las pretenciones de Hamilton. Varios comentan que se desvió, lo que quiere decir que intencionalmente tiró su primer tiro tirando sobre la cabeza de Burr y hacia los árboles. Hasta entonces, Burr disparó con normalidad, pegando a Hamilton en el estómago y ocasionando su muerte al día después. Semejantes cuentos retratan a Burr como deshonroso, si bien otros sostienen que Hamilton sencillamente falló y tenía toda la intención de dispararle a su contrincante. Los ayudantes que estuvieron presentes ese día brindaron testimonios contradictorios, con lo que no tenemos la posibilidad de decir con seguridad quién llevaba razón. Lo que sí entendemos con seguridad es que el país se encontraba indignado por la desaparición de un hombre tan sobresaliente. Aaron Burr debió escapar del estado para eludir un cargo de asesinato y su legado político se vió ensombrecido por su desafío con Alexander Hamilton.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *