Los escándalos reales más extraños de la historia

En la historia no faltan reyes locos, príncipes vergonzosos y monarcas que sencillamente no lograron eludir que sus ojos se desviaran

Desde príncipes con escolta, pasando por el primer hombre en llamas, hasta el hombre que creó la Iglesia de Inglaterra solo para lograr divorciarse, hete aquí 10 extraños escándalos reales de la historia

10. El duque de Kent

Príncipe Jorgeel duque de Kent, habría dado a las estrellas de rock de en la actualidad una carrera por su dinero. Podría decirse que era un fanático del libertinaje y de forma frecuente se le veía corriendo públicamente con hombres y mujeres. Esto y su consumo elevado de drogas fueron una fuente incesante de vergüenza para la Corona Real. Pero asimismo era muy habitual entre el público.

el hijo olvidado Se ganaría de manera oficial su apellido en 1942, en el momento en que su avión se estrelló contra una colina en Escocia, matando a 14 usuarios. Varios sospechan que la corona real podría haber premeditado separar al príncipe de los focos. Esta teoría no se observa favorecida por visto que la causa precisa del incidente todavía es un secreto.

Si bien El Príncipe Jorge Tuvo una carrera menos que estelar en la Marina, había registrado mucho más de 60.000 horas de vuelo y se ha sugerido que la posibilidad de un fallo del conduzco no es muy probable.

9. El baile del hombre en llamas

Era esencial sostener El rey Carlos VI de Francia aplacado, un hecho ilustrado por su otro título, Carlos el Desquiciado. Lo que empezó como una inocente exhibición destinada a festejar el matrimonio de entre las damas de compañía de la reina, el rey y cinco de sus caballeros se disfrazaron de hombres salvajes. Sus disfraces escondieron realmente bien sus identidades, hasta el punto de que el rey logró ocultarse entre el resto caballeros a lo largo de su pequeño baile.

Solo había un inconveniente. Los trajes eran de lino y resina, y absolutamente nadie le ha dicho al hermano borracho del rey que no llevara nada inflamable a la celebración.

Pero eso es precisamente lo que ocurrió. Nuestro hermano del rey Carlos VI llegó con su séquito, llevando una antorcha encendida.

Como se puede imaginar, las cosas no fueron bien desde aquí, puesto que Luis, duque de Orleans, prendió fuego a entre los bailarines. El bailarín se separó, tratando desesperadamente apagarse, prendiendo sin estimar a los otros 4 hombres, incluyendo el propio rey, en llamas

Por suerte, la duquesa de Berr, que entonces solo tenía 14 años, reconoció al rey mientras que ardía y lo puso bajo sus faldas, apagando el fuego y escabullirse de la celebración.

En lo que se refiere a los bailarines, entre los caballeros se salvó saltando a un barril de vino. Los otros 4 fallecieron.

Como resulta lógico, el pueblo se indignó al notar que se exponía la vida del rey de una forma tan frívola y la corte se vio obligada a llevar a cabo penitencia pública.

8. Fuego amigo

En la mañana del 2 de agosto de 1100 d.C., el rey Guillermo II se despertó de un sueño espantoso, en el que según ciertos cuentos se halló con el demonio que le mencionó que se reunirían prontísimo (si bien otros cuentos proponen que soñó que lo dejaba sangrando un cirujano y que la corriente llegaba hasta el cielo, donde bloqueaba la luz del día)

Sea lo que sea lo que contenían sus pesadillas, Guillermo II. Su ánimo no se levantó hasta la tarde. Según la mayor parte de los cuentos, sus amigos y ayudantes sugirieron que era un día tan bello que sería un desperdicio no pasarlo en la silla de montar. Conque salieron a apresar

Se unieron a él en el bosque su hermano Enrique, ciertos cortesanos y Walter Tirel, un asombroso tirador

Los cortesanos del rey fueron con su hermano, y el rey fue con Walter, entregándole 2 de las seis flechas que le habían dado.

El sol se ponía en el momento en que vieron su primer ciervo, y el rey logró doblarlo tenuemente. El rey prosiguió al ciervo a través del bosque, empleando una de sus manos para sostener la luz del sol poniente fuera de sus ojos.

Walter Tirel dejó entonces volar su flecha y jadeó

De manera accidental se hirió dificultosamente el rey le dispara al corazón

Walter Tirel entró en pavor, brincó a su caballo y escapó hasta Francia.

Los comentaristas de la situación, aun en su instante, sugirieron que el hermano del rey ha podido haber incitado a Tirel a llevarlo a cabo, en tanto que Enrique se apuró a coronarse, aun mientras que el rey proseguía sangrando

Tirel juraría que no estuvo cerca del rey ese día, y una gran parte de lo que ocurrió todavía es un secreto

7. El divorcio de Enrique VIII

¿A quién no le agrada un óptimo escándalo sexual? La Corona Real de Enorme Bretaña no es extraña a esta clase de cosas, pero la necesidad de Enrique VIII de tener un heredero varón y sus seis matrimonios abochornan a la mayor parte de los escándalos británicos. A los pequeños británicos se les frecuenta instruir a recordar el orden de las esposas del rey recitando “Divorciada, degollada, fallecida: divorciada, degollada, superviviente”

El divorcio de Enrique VIII de Catalina de Aragón y su enamoramiento de Ana Bolena arruinaron su relación con su primordial asesor y amigo Thomas Wolsey, y al tiempo provocaron la furia de la Iglesia Católica

Comunmente, el rey no habría debido tomarse tantas afecciones para conseguir el permiso del Papa para separarse de su de hoy mujer y casarse con otra, pero como Roma había sido atacada y la Iglesia Católica Romana se encontraba en este momento bajo el dominio imperial, el título de Emperador del Sacro Imperio De roma Germánico pasó a manos del rey Carlos V de España, sobrino de Catalina de Aragón. Y el Beato Emperador De roma no iba a dejar que el rey se saliese de sus votos.

Por suerte para el rey, el clérigo Thomas Cranmer y el influyente asesor del rey, Thomas Cromwell, estuvieron en concordancia en que, según la tradición protestante, el rey no debía someterse a la intención del Beato Emperador De roma. El rey nombró entonces a Cranmer arzobispo de Canterbury, y el divorcio de Enrique con Catalina se concretó, finalizando con una Ana Bolena muy embarazada que fue coronada reina en 1533.

Esto provocaría un escándalo, como es natural, que llevó a la excomunión del rey de la Iglesia Católica por el Papa Pablo III en 1538.

Raramente, si no fuese por Rey Enrique VIIIdeseos ególatras, la Iglesia de Inglaterra probablemente no se habría formado, y el dominio de la Iglesia Católica sobre la mayor lugar de este mundo popular no se habría roto en ese instante.

De esta manera, los historiadores suponen que Enrique VIIILas acciones ególatras y el deseo de tener un heredero varón prepararon inadvertidamente el sendero hacia la Enorme Bretaña que conocemos el día de hoy.

6. El dependiente al sexo otomano

Ser criado a lo largo de los primeros 23 años en una habitación sin ventanas probablemente sería bastante para regresar desquiciado a alguno, pero de esta manera es precisamente como Ibrahim me del Imperio Otomano. Murad IV, el sultán previo a Ibrahim, ordenó en verdad la desaparición de Ibrahim en el momento en que este murió en cama, pero la madre de Ibrahim no lo dejó, y el niño, al que jamás se le había tolerado salir de su habitación, sería proclamado sultán.

Como sultán, Ibrahim I procuraría compensar sus 23 años perdidos dedicándose a toda clase de libertinaje que pudiese, y su madre aun lo alentaría. El sultán no se preocupaba por la política, con lo que la mayoría del gobierno quedó a cargo de su madre.

Pero al comienzo fue retardado, ya que el Sultán de 23 años padecía de impotencia. Esta impotencia preocupaba bastante a sus incondicionales, que creían que jamás podría llevar a una concubina a la cama como es debido, y bastante menos traer un heredero varón al planeta.

Lamentablemente para sus incondicionales, Ibrahim se transformó en un dependiente al sexo y terminaría engendrando muchos hijos a través de estos actos. Asimismo era predispuesto a padecer enormes asaltos de furia, poniendo en riesgo a sus hijos lanzando a uno a una piscina y apuñalando a otro en la cara. Asimismo logró que su pueblo fuera saqueado a lo largo de ciertos de sus asaltos de furia.

Esto le logró muy impopular, por no decir otra cosa, y también Ibrahim I terminaría justo donde comenzó, en su jaula, aguardando la desaparición a manos de exactamente las mismas personas que nombró para los puestos de poder. Moriría estrangulado, mientras que mantenía el Corán y suplicaba por su historia

5. El recorrido desvisto del príncipe Harry por Las Vegas

Aun en los tiempos modernos, semeja que la tradición de los hombres excéntricos que abochornan a la Corona Real no terminó. En 2012, The Sun fue el primero en divulgar imágenes de El príncipe Harry celebración desviste en una habitación de hotel en Las Vegas

HarryLa novia de entonces lo dejó de manera rápida, y la Corona Real se sintió muy abochornada, si bien esto no dañó el reconocimiento del Príncipe entre el público

En verdad, el acto se realizó viral, y los militares le mandaron fotografías de ellos mismos desnudos, saludando, para enseñar su acompañamiento

4. El rey Eduardo VIII se casa con una actriz estadounidense

En el momento en que el rey Eduardo VIII declaró públicamente su intención de casarse con su apasionado un par de veces divorciada, la actriz estadounidense Wallis Simpsonla Iglesia de Inglaterra se opuso terminantemente a la iniciativa, y esto sumiría a Enorme Bretaña en una crisis constitucional que vería al rey abdicar de su situación de poder en 1936 y casarse con la mujer de todas maneras.

1936 fue un enorme año para Eduardo. No solo su padre, el rey Jorge V, murió en cama, lo que le transformó en el próximo en la línea de sucesión. Pero después conmocionaría al planeta en el momento en que su relación con Wallis Simpson fue expuesta en el transcurso de un crucero por el Mediterráneo a Nahlin

Esto fue singularmente provocador, más que nada en 1936, puesto que Simpson aún se encontraba casada y no recibiría la sentencia de divorcio hasta después ese año.

Pero tan rápido como lo logró, Eduardo corrió al micrófono real para abdicar.

Poco tras jurar su lealtad a su hermano y argumentar la situación a todo el país en una emisión de radio directamente, Eduardo VIII abandonó el país. Pero, como viejo rey, su nombre, tal como el de su futura mujer viviría en la infamia

3. La reina ahogada

La catástrofe golpearía Reina Sunanda Kumariratana en 1880, mientras que se dirigía a su palacio de verano en Bang Pa-In. Su barco real se hundió y, pese a estar cercada de curiosos, se ahogó.

Los espectadores vieron con horror de qué forma la reinaEl guarda les mencionó que no hiciesen nada desde la seguridad de otro barco

Sí. Nada

Así sucede porque la ley vieja prohibía a los plebeyos de la temporada tocar a la reina, aun bajo amenaza de ejecución.

Para acrecentar la disputa, la reina se encontraba embarazada en el instante de su ahogamiento.

El guarda que ordenó a los plebeyos que se quedaran quietos sería castigado y el funeral designado a honrar a la finada reina sería entre los mucho más costosos de la historia del país.

2. Príncipe Playboy

El futuro Rey Eduardo VII se ganaría la furia de su madre para toda la vida tras ser asombrado observando a una “actriz” mientras que se encontraba designado en Irlanda con una unidad del ejército. Proseguiría viéndola y, tras colarla en el castillo de Windsor, recibiría una carta mordaz de su padre, y su madre se negaría a escribirle o aun a llamarle hasta estar segura de que su padre se encontraba a puntito de fallecer.

el Príncipe de Playboy haría comprender a su padre en medio de una noche la semana siguiente para charlar de hombre a hombre. Pero su padre contraería la fiebre tifoidea al regresar a casa. Eduardo VII sería convocado al lecho de muerte de su padre minutos antes de su fallecimiento, y su madre jamás le excusaría ni le dejaría olvidar su corto relación con la prostituta.

El Príncipe Playboy tampoco lo olvidaría, y no solo sería rey, sino se fugaría con muchas mujeres casadas y rameras de paso

1. El Duque de York

En ocasiones, el mero hecho de entender a alguien con un pasado incierto puede arruinar tu vida.

En el mes de noviembre de 2020, se notificó de que la reina de Inglaterra dio de manera oficial permiso al príncipe Andrés para ser relevado de sus funcionalidades reales tras la cuestionable muerte de Jeffrey Epstein logró que los medios empezaran a investigar con lupa la relación de Prince con Epstein.

Jeffrey Epstein fue culpado por ciertos crímenes increíblemente espantosos, con los que la mayor parte de ustedes van a estar familiarizados. Los delitos de Epstein han ensombrecido a todos y cada uno de los que fueron sus amigos o asociados comerciales

Para complicar este escándalo particularmente, el duque de York es acusado de tener relaciones con una mujer estadounidense individuo que aún no ha alcanzado la edad adulta llamada Virginia Giuffre, entre las inculpadoras de Epstein, si bien El Príncipe Andrés niega las acusaciones y lamenta públicamente haber hecho negocios con Epstein.

El escándalo es tan grave que ciertos comentaristas de política exterior han sugerido que podría arruinar a la familia real. Especialmente si el pueblo británico comienza a preguntarse por qué razón deja que la familia real se salga con la suya.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *