Los esquemas más desconcertantes inventados por los nazis

La civilización pop hizo un óptimo trabajo para moderar el horror de la vida real del régimen nazi, pintándolos como tontos en varios puntos, ofuscados con lo oculto y lo irrealizable de una forma que los hacía parecer algo inútiles o, por lo menos, , agobiados. Estas historias tampoco son todas y cada una falsas. Hitler se encontraba presto a sujetarse a las pajas mucho más poco probables para hallar sus propósitos. La verdad de lo que hicieron los nazis es un shock para los sentidos, con lo que no hay bastante consuelo en entender que no sus proyectos funcionaron.

10 mapaches nazis

En 1934, el partido nazi se encontraba a cargo de Alemania. Fue el año en que Hitler se declaró de manera oficial Führer y también logró su dominio absoluto. Y asimismo fue el año en que los mapaches fueron liberados a las afueras de Kassel, al norte de Fráncfort, con la intención de enriquecer la fauna local, sea lo que sea.

El plan de los mapaches fue concebido por un hombre llamado Hermann Goring, que después se transformaría en uno de los más importantes asistentes de Hitler, pero que en aquel instante dirigía la Oficina Forestal del Reich. Un criador de mapaches preguntó a la oficina forestal si Alemania podría favorecerse de tener un elevado número de mapaches (las pieles de mapache eran populares entre los cazadores de la temporada, con lo que quizás parecía una gran idea).

Sean cuales sean las razones por las cuales se deseaban mapaches, sencillamente a fin de que Alemania pareciese mucho más diversa, para tener alguna piel plus a mano, los animales se sentían verdaderamente atraídos por el paisaje local. Todavía hay una enorme población de mapaches en la región, con estimaciones de entre 100.000 y 1 millón de mapaches.

Raramente, como es imposible entender exactamente en qué país vive un mapache, asimismo se han extendido por Europa y se tienen la posibilidad de conseguir en Bélgica, República Checa, Francia y Luxemburgo. Y, hoy, los medios prosiguen refiriéndose a ellos como mapaches nazis

9. Secuestro del Papa

Es evidente que Hitler se creía algo mucho más que el habitual político figurado. Declararse líder indiscutible de Alemania era una cosa, pero hay pruebas de que tenía en mente apoderarse no solo la tierra, sino más bien asimismo las ánimas de los pueblos de Europa.

Antes que los nazis dejaran Roma, Hitler emitió una orden personal a fin de que las SS secuestraran al Papa y traerlo de vuelta a Alemania a fin de que pudiese ser encarcelado. Según el plan, Hitler iba a abolir el cristianismo y reemplazarlo por una exclusiva religión donde él sería el salvador de la raza humana, en vez del hijo de Dios. Ese es un enorme propósito.

Increíblemente, en vez de realizar lo que Hitler ordenaba, el jefe de las SS italianas, un hombre llamado General Karl Wolff, asistió a avisar al Papa Pío XII sobre el plan de Hitler. Las cartas escritas por Wolff detallan que había advertido a los gobernantes del Vaticano, y testimonió el hecho en misterio en el tercer mes del año de 1972, en el momento en que el Vaticano trataba de elegir si el Papa Pío debía recibir la santidad

8. Crianza de bebés nazis

Es un tópico común que una parte del plan nazi consistía en desarrollar la raza superior, a la que de forma frecuente se se refiere como arios con pelo rubio y ojos azules. Lo que no todo el planeta sabe es hasta dónde llegaron los nazis para poder este propósito. Por poner un ejemplo, de todos modos había un programa de cría para hacer pequeños que se ajustaran a eso que los nazis aguardaban. Popular como los pequeños LebensbornLos pequeños nacidos en este programa están todos en edad de jubilación en este momento, pero hubo una cantidad enorme de ellos que nacieron para ser parte de la élite de Hitler.

Los registros detallan que unos 8.000 pequeños nacieron en Alemania y 12.000 en Noruega bajo un programa comandado por Heinrich Himmler. Es posible que no haya sido la factoría de bebés de las SS como ciertas historias aseguran, pero adjuntado con la esterilización obligada y los homicidos por los que los nazis eran conocidos y exhibe un claro plan hacia el desenlace para remover todas las otras etnias y hacer mas fuerte la suya propia

El software se desarrolló con el motivo de eludir los abortos, que alcanzaron altas cantidades entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial. El plan Lebensborn dejaba a las mamás alemanas solteras ofrecer a luz fuera del hogar y eludir el estigma popular, y hallaría hogares para los pequeños si la madre no deseaba o no podía criarlos

Diríase que el número de progenitores, probablemente la mayor parte, eran integrantes de las SS que habían sido animados a dar a conocer la genética aria, estuviesen en matrimonio o no. Como se puede imaginar, los pequeños nacieron de esto y debieron lidiar con años de vergüenza al no entender si su estirpe procedía de un criminal de guerra

7. Reality televisión nazi

Se asigna a Philo Farnsworth la creación del primer TV en 1927. A fines de los años 30, los televisores ahora estaban libres en el mercado. A inicios de los años 50, su popularidad se encontraba asegurada y había cientos y cientos de transmisoras de televisión en USA. No fue un desarrollo de un día para otro, ni muchísimo menos, y en el instante de mayor popularidad de la televisión la Segunda Guerra Mundial no era una prioridad para absolutamente nadie. Pese a ello, Hitler había creado lo que, según todos y cada uno de los rastros, podría ser el primer programa de televisión de situación con la promesa de que pudiese ser útil de ejemplo a las familias alemanas.

Los documentos encontrados en el búnker de Hitler señalan que habían perfeccionado los medios de transmisión de vídeo y audio a las masas, planificando aun instalarlos en espacios públicos a fin de que la multitud pudiese observarlos en cualquier sitio, y entre los programas que habían creado se llamaba Crónicas familiares: una velada con Hans y Gelli. El software de telerrealidad al estilo de Enorme Hermano narraría la vida diaria de una familia aria perfecto para que toda Alemania pudiese ver de qué manera deberían vivir sus vidas. Otra iniciativa para un espectáculo y todavía realizar a los contrincantes del partido nazi en la televisión en directo.

6. Candy Meth

Entre los puntos mucho más ignorados de la Segunda Guerra Mundial fue la extensión del abuso de drogas en el mundo entero. Las anfetaminas fueron vanguardistas en esta temporada y se proveyeron a los soldados de todas y cada una de las naciones a fin de que prosiguieran adelante en el campo de guerra. Se animó a los soldados británicos, estadounidenses y nipones a consumir anfetaminas para prosperar su desempeño en la guerra, pero los alemanes fueron los que verdaderamente pusieron el listón.

En verdad, la ideología nazi se oponía poderosamente al empleo recreativo de las drogas, y consideraba los narcóticos como un signo de debilidad y caída ética. Eso cubre toda clase de sustancia imaginable con la salvedad de las metanfetaminas... Estas drogas se consideraban idóneas a fin de que los nazis alcanzaran su máximo desempeño. Como los nazis estaban tan ofuscados con el dominio físico y mental, se creía que las metanfetaminas te asistían a aproximarte perfectamente.

Los científicos nazis desarrollaron una metanfetamina llamada Pervitin pues, evidentemente, lo hicieron. Era tan habitual y se encontraba tan popularizada que no precisabas una receta para adquirirla, e inclusive podías obtener cajas de bombones para acompañarla. Los incondicionales detallaron de qué manera se podía trabajar de 36 a 50 horas consecutivas sin precisar reposar con la sustancia y de qué forma eso sería de enorme beneficio para los soldados en el campo

La infame estrategia Blitzkrieg de los alemanes se fundamentaba en buena medida en los efectos que las anfetaminas daban a los soldados. Los pilotos y las tripulaciones de los tanques recibían barras de chocolate rellenas de sustancia, y entre abril y julio de 1940 se distribuyeron mucho más de 35 millones de pastillas de metanfetamina a las tropas alemanas. Solo después se comenzó a preocupar por los resultados consecutivos.

5. Navíos de caza con péndulos

Si en algún momento has jugado al juego de mesa Battleship, tienes un concepto muy tosca de de qué manera hallar navíos contrincantes en el mar en el momento en que no puedes observarlos antes que existiesen los satélites. El océano es inmenso y localizar una flota contrincante no es exactamente la labor mucho más simple de todo el mundo. Los nazis, decididos a seguir la localización del enemigo en el mar, recurrieron a métodos increíblemente poco comunes. Por servirnos de un ejemplo, existen muchas pruebas de que los nazis recurrieron a péndulos.

El principio en el que se fundamenta no difiere de la radiestesia o de cualquier otra pseudociencia que los espiritistas aseguran hacer. En un caso así, un usuario del péndulo se va a sentar en un escritorio con una carta náutica y un péndulo en la mano. Afirman el péndulo sobre la carta y aguardan algún género de indicación de que han encontrado navíos contrincantes. Si el péndulo comienza a desplazarse en su mano, es una indicación de que ha localizado un espacio donde están los navíos contrincantes.

No hay documentación que subsista para sugerir qué tasa de éxito tenían estos clientes del péndulo, pero hay bastante documentación para sugerir que el software continuó en el transcurso de un tiempo y que se creó mucho más de una oficina para conseguir este propósito de emplear la predominación paranormal para hallar navíos socios

4. Pistola del sol

El sol tiene una extendida historia como distribuidor de energía, dando vida a las plantas, y prendiendo fuegos en el momento en que se tiene un rayo enfocado por medio de una lupa. Es este último punto el que semeja haber llamado verdaderamente la atención de los nazis, que planeaban emplear el sol para crear lo que se detalla mejor como un cañón del sol. Se trataría de un espéculo enorme en órbita cerca de la Tierra que concentraría los rayos solares en un rayo de terror abrasador para apuntar al enemigo.

Es bastante popular en esta parte que los nazis adoptaron un enfoque de la guerra de “todo menos el fregadero”. Daba la sensación de que estaban prestos a estimar todas y cada una de las ideas, por muy locas que pareciesen al comienzo con la promesa de que algo funcionara. Es de este modo como acabaron construyendo armas que debían ser montadas en trenes por el hecho de que eran tan masivas El cañón del sol fue solo una de estas muchas ideas.

La novedad del cañón del sol brotó inicialmente de un informe de la gaceta Life en 1945. Las fuerzas alemanas planeaban usar este colosal espéculo en el espacio para abrasar las ciudades contrincantes del mapa. A Hermann Oberth, un científico alemán experto en cohetes, se le asigna la iniciativa original en 1923. El plan era que el espéculo tuviese un quilómetro de diámetro, y el gobierno alemán asignó 3 millones de Reichsmarks para crearlo. Oberth llegó a la conclusión de que su creación llevaría unos 15 años. Por supuesto, esto jamás sucedió, pero el plan para crearlo fue bastante profundo

3. Súper vacas

En el momento en que los nazis no estaban centrados en perfeccionar la raza superior de los humanos, pasaban cierto tiempo tratando perfeccionar la raza superior de las vacas. Conocidas como vacas Heck, fueron criadas inicialmente por unos cuantos hermanos alemanes y zoólogos llamados Heinz y Lutz Heck. El gobierno nazi les encargó la creación de estas vacas fundamentadas en el urogallo, una clase extinta de criatura similar al toro que existía en toda Europa.

La vaca Heck fue criada desde los descendientes salvajes de los aurochs a fin de que tuviesen un físico mucho más musculoso y unos cuernos mucho más peligrosos, aparte de ser mucho más combativa que una vaca media. Se usaron en la publicidad nazi como procedimiento para enseñar el poder del Tercer Reich.

Y es verdad que criaron una manera mucho más combativa de ganado que hoy está ocasionando inconvenientes a la multitud que procura hallarlos. En 2015, un granjero británico debió eliminar una parte de su rebaño pues proseguían tratando matarlo a él y a su personal. Se transformaron en salchichas.

2. El rifle Krummlauf

La mayoría de la atención sobre las armas poco comunes diseñadas por los nazis está encargada de sus armas enormes y absurdas. No obstante, a lo largo de la guerra hicieron ciertos trabajos a menor escala, el mucho más excepcional de los que fue, indudablemente, el el fusil Krummlauf. Este diseño en fase de prueba pretendía curvar una bala para lograr disparar en torno a las esquinas. Esencialmente, tenía que ver con un cañón curvado que se ponía en el radical de un rifle MP-44 para lograr disparar sobre las paredes o en torno a las esquinas sin la necesidad de estar al aire libre donde el enemigo pudiese dispararte

Se desarrollaron 2 ediciones del fusil, una con una curva de 30 grados para la infantería y otra con una curva de 90 grados para los automóviles blindados. Naturalmente, el fusil asimismo incluía un espéculo para ver a eso que se procuraba disparar. Las pruebas efectuadas tras la guerra por las fuerzas estadounidenses detallan que las balas de forma frecuente se rompían en el canal al disparar, pero verdaderamente funcionaba a cortísima distancia

1. Caza del Abominable hombre de las nieves

Sería bien difícil localizar un plan nazi mucho más insólito que el que supuso el envío de un equipo al Tíbet para atrapar el abominable hombre de las nieves. Esa oración es bien difícil de sobrepasar en la vida real. No obstante, en la década de 1930, Heinrich Himmler ordenó una expedición para atrapar al Abominable hombre de las nieves gracias a la creencia de que este monstruo de Pie Grande encadenado a la nieve podría ser el eslabón perdido de la raza “profesora” aria.

Como se puede imaginar, el Abominable hombre de las nieves jamás fue recuperado del Himalaya y llevado a Alemania, pero eso no quiere decir que no lo intentaran.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *