Los masones: ¿fraternidad amistosa o compañeros diabólicos?

Están a puerta clausurada pero no son una sociedad segrega. Las asambleas se realizan cerca de un altar pero no es una iglesia. Entonces, para refererir a Paul Newman en Butch Cassidy y el Sundance Kid, “¿Quiénes demonios son esos tipos?”

La contestación a este acertijo está en los susurrados corredores de Masonería, una organización que continúa cubierta en secreto y también intriga, y para muchos de sus integrantes, ese es precisamente el punto. Supuestamente, son entre las órdenes fraternales mucho más viejas y enormes de todo el mundo con mucho más de cinco millones de masones (incluidos unos un par de millones en los EE. UU.) Y se conocen comúnmente por su filantropía, actos de caridad y alcance comunitario. Asimismo son muy, buenísimos guardando misterios.

Por suerte, tenemos la posibilidad de arrojar algo de luz sobre esta misteriosa tripulación sin que absolutamente nadie deba jurar obediencia en una habitación alucinante a la luz de los cirios.

Al comienzo…

Los orígenes de la masonería han comenzado como un sector de canteros que edificaron los castillos y catedrales de la Europa medieval. En 1717, un conjunto de Londres estableció su primer Enorme Logia y aumentó la llegada general para integrar otras profesiones. Supuestamente, charlar sobre recortar piedras se volvió un tanto agotado antes que decidiesen inyectar ciertos temas y ocupaciones mucho más animados.

Conforme medraba el interés en todo el Támesis, su popularidad al final se extendió por toda Europa y cayó bajo el auspicio de 2 ramas primordiales: la Regular, dirigida por la Enorme Logia Unida de Inglaterra; y el Liberal, representado por el Enorme Oriente de Francia. Después, la membresía se expandió por toda América del Norte, alcanzando un máximo de prácticamente 4 millones de competidores en los USA a objetivos de la década de 1950.

En la actualidad, una “logia” masónica tiene relación solo a la congregación concreta y no al nombre de un edificio. A cada logia se le entrega un estatuto de una “Enorme Logia”, pero es típicamente autónoma, con un grupo bizantino de prácticas y rituales que por norma general infunden elementos religiosos. Pero en su base, todos defienden tres principios básicos básicos: amor fraternal, alivio y verdad.

Rico y popular

La sociedad tiene un pasmante quién es quién que incluye a 14 presidentes estadounidenses, 13 progenitores creadores y 8 firmantes de la Declaración de Independencia. No obstante, varios de los primeros líderes estadounidenses no tenían tiempo para apretones de manos, movimientos y claves de acceso misterios. Hombres como Samuel Adams, James Madison y Thomas Jefferson escogieron gastar sus energías en otra sección, esto es, preparando cerveza, redactando la constitución y también ideando los USA.

Pero incontables otras figuras históricas pertenecen a la fraternidad, incluidos Mozart, Winston Churchill, Mark Twain, Hables Darwin y Henry Ford. Lo mismo va para Astronautas de mercurio “Wally” Shirra, John Glenn, Gordon Cooper, “Gus” Grissom, e inclusive Moonwalker, Buzz Aldrin. En verdad, en el momento en que Aldrin fue a la luna a lo largo de la misión Apolo 11, llevaba un Bandera masónica con él y demandó el cuerpo celeste como una parte de la jurisdicción territorial de la Enorme Logia de Texas.

Mitos masónicos

Prácticamente desde sus principios, los masones estuvieron vinculados a una sucesión de perversas teorías de conspiraciones, que van desde la Illuminati al asesinato de JFK. No es asombroso que, con una pandilla de pasajeros exclusivas en sus filas, la fraternidad asimismo se haya relacionado con fingir el alunizaje.

No obstante, el mito más frecuente atribuido a la organización son los símbolos en el reverso del billete de un dólar estadounidense. Según Margaret Jacob, maestra emérita de la UCLA, la pirámide inconclusa con un ojo en la parte de arriba son iconos que fueron empleados por varios conjuntos durante la historia, incluyendo la masonería.

Brent Morris, editor gerente de la Períodico del rito escocés, lo enseña así: “El Ojo de Dios es un ícono común de Dios que ve los temas del hombre”, ha dicho Morris. “Es un ícono que hace aparición en etnias por medio de los siglos. La pirámide incompleta representaba que este país aún no se encontraba terminado, que proseguíamos medrando ”.

Simbolos

los unió escuadra y acompases es el emblema mucho más identificable de la masonería. Como herramientas de la arquitectura, los instrumentos simbolizan la construcción filosófica de la ética, la fe y la amistad. Manteniéndose en congruencia con los temas geométricos y arquitectónicos, la paleta y el mazo asimismo se usan habitualmente.

La letra “G” está típicamente en el centro de la pantalla y tiene una multitud de significados. La interpretación más frecuente es que significa “Geometría”, la especialidad que los masones adoran como la mucho más noble de las ciencias. Otra explicación tiene la letra que tiene relación a Dios, asimismo popular como el “Enorme arquitecto del cosmos” – un término asociado con figuras cristianas conocidas como Tomás de Aquino y Juan Calvino.

Además de esto, cada Lodge tiene los pilares réplica de Boaz y Jachin como una parte de su decoración masónica. Las columnas ornamentadas que estaban en oposición al templo de Salomón están destinadas a representar el lugar (de Dios) y la fuerza.

Reglas son reglas

Para transformarse en masón, un iniciado ha de ser de buen carácter, opinar en un Ser Supremo y tener la edad legal (normalmente de 18 a 25 años, en dependencia de la Enorme Logia). La participación necesita ser sugerida por alguien que así sea integrante y que el candidato haya venido por su intención. Y una cosa mucho más: ha de ser un hombre.

Si bien no es tan transparente como el “He-Man Woman Haters Club” del amado Nuestra pandilla / pequeños bellacos comedias, la masonería es prácticamente en su integridad una sociedad de forma exclusiva masculina. Se aplican ciertas salvedades, pero si bien el alcohol puede fluir libremente en las asambleas, probablemente no hallará una “Noche de damas” en este club de viejos.

Otra regla esencial establece que no se charla de política o religión a lo largo de las asambleas oficiales. Fuera del albergue, no obstante, la historia es diferente. Asimismo tienen la posibilidad de mencionarle abiertamente a quienes forman parte a la fraternidad, pero no tienen la posibilidad de publicar ningún aspecto sin arriesgarse a que jamás mucho más se les vuelva a conocer con vida (mucho más sobre esto mucho más adelante).

El tercer nivel

La masonería se adhiere a las tradiciones del viejo planeta de usar tres grados de trabajador para conseguir títulos en Artesanía (asimismo famosa como Blue Lodge): aprendiz, oficial (en este momento llamado Fellowcraft) y profesor masón. Cuando se completan estos requisitos anteriores, los integrantes tienen la posibilidad de conseguir títulos superiores en otros órganos, como Rito escocés.

Pero primero, a los iniciados se les enseña una sucesión de enseñanzas de vida centradas en la construcción del Templo de Salomón y su arquitecto primordial, Hiram Abiff. Mientras que aprenden todo sobre el legendario templo de Jerusalén y el hombre que lo edificó, los aspirantes son Iniciado, Aprobadoy Alto.

El desarrollo asimismo supone un liturgia de vendarse los ojos, que representa la transformación metafórica de la obscuridad a la luz. Estos temas consagrados son liderados por el Venerable Profesor y tienen indumentarias, emblemas y delantales ornamentales de tipo litúrgico que aun Liberace hallaría por arriba.

Un decreto papal

Los masones han logrado ganarse varios contrincantes durante los años, lo que semeja un tanto irónico para un equipo destinado a fomentar la tolerancia y el cariño fraternal. La Iglesia Católica encabeza esta extendida lista de contrincantes con un agravio que se remonta a inicios del siglo XVIII y que prosigue hasta nuestros días.

El Vaticano no apreciaba que estos entremetidos tuviesen asambleas segregas y ejercitaran poder; tras todo, eso es lo propio. Entonces en 1738, Papa Clemente XII condenó la masonería, un decreto que desde ese momento se emitió unas 20 ocasiones.

Papa León XIII después llegó a etiquetar al conjunto como “el reino de Satanás” con su conocida encíclica en 1884. El pontífice popular por la reforma popular condenó a los de su calaña como una fuerza maligna que socavó la religión, desgastó el matrimonio y conduce al paganismo. Además de esto, añadió: “Que absolutamente nadie crea que puede, por cualquier fundamento, sumarse a la secta masónica”.

Anti-masones

La animosidad hacia la masonería ganó una tracción notable a lo largo de las selecciones estadounidenses de 1828. Los ciudadanos preocupados vieron la creciente predominación política de la organización, tal como su misterio y peculiaridad, como de carácter antidemocrático. La reacción no solo marcó el comienzo del sistema bipartidista en USA, sino vio al Partido Anti-Masónico transformarse en el primer tercero en conseguir representación en el Congreso.

Un par de años antes, se desató un enorme escándalo por la desaparición de William Morgan, un ex- masón que tenía pensado difundir una exposición sobre la fraternidad. Se especuló que Morgan había sido secuestrado y ejecutado para eludir descubrir jugosos misterios sobre el conjunto. Si bien el paradero del cuerpo de Morgan continuó sin solucionar, el libro se publicó después y se transformó en un éxito de ventas.

los Decisión presidencial de 1832 presentó a la facción Anti-Mason como el primer partido en festejar una convención nacional de nominación. Ellos escogen William Wirt como su candidato para confrontar al de hoy y orgulloso Mason, Andrew Jackson. Wirt, un ex- fiscal general de los USA, recibió el 7,8% del voto habitual y ganó solo un estado (Vermont). Al postularse como nuevo demócrata, Jackson ganó de forma fácil en una carrera contra su primordial contrincante, el eterno estadista de Kentucky, Henry Clay.

A fines de la década de 1830, los asaltos contra Mason se habían fatigado. Múltiples de los políticos mucho más relevantes del partido, incluidos William H. Seward, Thaddeus Stevens y futuro presidente Millard Fillmore ocasionalmente se uniría al Partido Whig recién formado, en tanto que el tema divisivo de la esclavitud se transformó en una interfaz de campaña bastante más esencial.

Shriners

Con sus turismos enanos y sus sombreros fez colorados, es bien difícil no saber este conjunto ruidoso en el transcurso de un desfile. No obstante, pese a sus prácticas amenas, la tropa se toma seriamente su red nacional de centros de salud de pequeños, donde todos y cada uno de los pacientes reciben régimen de manera gratuita. Y si, Shriners son masones.

Según cuenta la historia, todo empezó en 1870 en el momento en que ciertos hermanos se reunían para almorzar en Knickerbocker Cottage en la localidad de Novedosa York. Allí, los hombres se divirtieron bastante mientras que discutían las esperanzas de cualquier día conformar una fraternidad secundaria que fuera mucho más entretenida y menos formal.

A entre los juerguistas, un actor llamado William J. “Billy” Florence, se le ocurrió la iniciativa de hacer un nuevo montaje apoyado en una celebración de temática árabe a la que asistió mientras que se encontraba de da un giro por Francia. El actor cooperó ​​con su hermano, el Dr. Walter Fleming para fundar la Vieja Orden Árabe de los Nobles del Santuario Místico, o Shriners para abreviar. Y los entusiastas de los puzzles de expresiones apreciarán que AAONMS es un anagrama capaz para A MASON.

Hoy día, la organización beneficiosa tiene su sede en Tampa, Florida, con prácticamente 200 santuarios (episodios) en el mundo entero.

Masónico construido

Pregunta: ¿Cuáles de los próximos inmuebles en Washington DC fueron diseñados por masones?

A) Casa Blanca
B) Edificio del Capitolio
C) Monumento a Washington
Todo lo previo

Si escogió “D”, dése una palmada en la espalda. Asimismo edificaron decenas y decenas de otros construcciones conocidas, introduciendo el Monumento masónico de George Washington que da a la sección del casco viejo de Alexandria, Virginia. La composición masiva, construida para parecerse a la vieja Faro de Alejandría, Egipto, está encargada de la memoria del apreciado primer presidente de los USA, héroe de la Guerra Revolucionaria y virtuoso no mentiroso, y que resultó ser asimismo masón.

Además de esto, merece la pena indicar que hay una conexión fraternal directa con otro popular monumento estadounidense: la Escultura de la Independencia. Frederic Bartholdi, el escultor francés que diseñó la pieza maestra, perteneció al Lodge Alsace-Lorraine en París.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *