Los misterios de la Gran Esfinge de Giza en Egipto

En el momento en que los soldados de Roma se hallaron por vez primera con la Esfinge, contemplaron una composición vieja que era mucho más vieja de lo que son el día de hoy las ruinas del viejo Imperio De roma. Indudablemente, viendo con la boca abierta de desconcierto, probablemente elaboraron cuestiones que a lo largo de mucho más de 2 milenios han continuado en parte importante sin contestación. ¿Qué era? ¿Quien lo edificó? ¿Por qué razón? La enorme cabeza que apareció frente ellos (el cuerpo de la Esfinge fue sepultado en las arenas del desierto, sin ser visto a lo largo de cientos y cientos de años antes y tras la visita de los romanos) probablemente halla preservado los colores aplicados por sus constructores, lo que se aúna al secreto que estaba frente ellos. . O es posible que ahora hayan sido arrastrados por las arenas del desierto y del tiempo.

Desde su redescubrimiento, la Esfinge ha incrementado sus secretos, y cada contestación y teoría iniciativa lleva a otras, aún mucho más segregas. Dejó impresiones en sus visitantes en todo el tiempo. Napoleón lo miró asombrado. Arqueólogos, navegadores, historiadores y turistas han intentado entender y argumentar su propósito, su concepto a quienes lo edificaron y a quienes lo prosiguieron. No obstante, todavía es entre los artefactos mucho más enigmáticos de todo el mundo viejo. Por qué razón se edificó, de qué manera se edificó, qué representaba y qué prosigue representando prosiguen siendo temas de especulación, secretos sin solucionar, envueltos aún mucho más por el correr del tiempo. Estos son varios de los secretos de la Esfinge, el león eterno del desierto egipcio, guardián discreto de las pirámides.

10. ¿Quién lo edificó?

La contestación corta, y que cambió con cierta frecuencia durante los siglos, es que absolutamente nadie lo sabe. Por lo menos no con seguridad. Las teorías han abundado, con diversos puntos de vista presentados basados ​​en la ciencia, la religión e inclusive el estudio de los extraterrestres. Se le ha llamado dispositivo que representa configuraciones astronómicas. Se le ha llamado homenaje a los fallecidos. La mayoría de la prueba respecto a su origen es circunstancial, y su construcción se ha descrito para asegurar otras teorías sobre el viejo Egipto, todas las que tiene una precisión cuestionable por sí sola. Ciertos piensan que la escultura es previo a las pirámides próximas, otros postulan que se añadió después. El día de hoy, el consenso es que la cara de la escultura representa al faraón Khafre, si bien ciertos afirman que las imágenes de Khafre conocidas previamente tienen poca semejanza con la cara de la escultura.

Khafre se considera el constructor de la segunda pirámide en Giza, y la teoría de que él edificó, o mucho más bien había construido, la Esfinge es apoyada por esos que piensan que una escultura a su semejanza se incluyó en el Templo de la Esfinge, una parte de la composición general. complejo que fue construido como funerario. Otros egiptólogos de años pasados ​​disputaron la contribución de Khafre a la construcción, aduciendo que era previo a su reinado por siglos. Fechar con precisión la construcción es bien difícil, en tanto que no hay referencias a la escultura, por lo menos no por su nombre, en ninguna documentación moderna descubierta hasta la actualidad. Ciertos piensan que una calzada cerca de la escultura, que por norma general se estima que fue construida a lo largo del reinado de Khafre, fue desarrollada sabiendo la escultura que existe, en vez de como una parte de la construcción de la escultura en sí. Quién edificó la Esfinge todavía es uno de sus interrogantes, hasta hoy sin contestación, y para bastantes incontrovertibles dada la prueba que existe.

9. ¿Qué es la Esfinge?

Quien edificó lo que en este momento se conoce como la Esfinge Aparte, asimismo no se sabe el nombre que le brindaron a la escultura su constructor o desarolladores. Aún no se descubrieron inscripciones que describan la escultura, se refieran a ella por su nombre o describan el propósito para el que fue destinada. No se realizó referencia a la enorme escultura como la Esfinge hasta mucho más de 2.000 años tras su construcción, si se usa como punto de referencia la fecha de construcción mucho más admitida. El término en sí está tomado del heleno y tiene relación a un ser mitológico con cuerpo de león, alas de águila y cabeza de mujer. Otras “esfinges” egipcias que se descubrieron tienen la cabeza de un hombre, el cuerpo de un león y carecen de alas. Aun el nombre Esfinge procede del heleno, que significa (de forma vaga) apretar. El término tiene relación a la bestia exprimiendo hasta la desaparición a los poco afortunados que no consiguieron solucionar el acertijo que presentó.

Prácticamente todas las inscripciones conocidas similares con la escultura mencionan a ella como el “Espantoso”. Se ha relacionado con el dios del sol Ra, tal como con el dios que hace aparición con apariencia de chacal, Anubis. Anubis era el dios de la Necrópolis, la localidad de los fallecidos. Mucho más de 1.000 años tras la fecha en general admitida de su construcción, fue excavada y restaurada por vez primera, o mucho más bien se hicieron intentos de semejante restauración. El faraón Thutmosis IV dirigió la excavación de la escultura (que había estado sepultada en la arena del desierto a lo largo de los 1.000 años precedentes, y solo su cabeza se asomaba sobre el suelo), si bien su intento logró mostrar solo las patas delanteras. Para marcar el acontecimiento, Thutmose logró poner una loseta de grano entre las patas. Thutmose anotó la loseta, famosa como la Estela del Sueño, donde unió la escultura, que tenía precisamente 1.200 años, con Ra.

8. ¿De qué forma se edificó la Esfinge?

La Esfinge, opuestamente a la creencia común, no es una construcción sino más bien una talla. Fue tallado en la roca de una cantera que asimismo dio los bloques de piedra caliza para la construcción de las pirámides próximas y los santuarios y calzadas que las cubren. La roca apareció en capas, con cada cubierta presentando distintas características en lo que se refiere a la resistencia a la erosión y los estragos del tiempo. De qué manera fue tallada es, como todo lo demás sobre la escultura, un tema de enfrentamiento. Probablemente halla sido tallado con martillo y cincel, moldeado con sierras o chorreado con agua. Se podría haber empleado agua, dirigida mediante mangueras de cuero, presurizada al reducir el diámetro de los recipientes que la llevan y usada para gastar la roca. Pero si se usó agua, ¿cuál fue su fuente? Hay quienes creen, tanto por el hecho de que deben creerlo para sostener su teoría como por cualquier otra razón, que el valle, en este momento árido desierto, en algún momento fue fértil y bien regado.

La teoría tiene cierto acompañamiento por medio de la creencia, no completamente admitida por la red social científica, que una gran parte de la erosión que ha dañado la escultura es el resultado del agua de lluvia, en vez de las arenas del desierto impulsadas por los vientos. La teoría de que las lluvias profundas dañaron la escultura fortalece el razonamiento de que es previo a la temporada de Khafre, a lo largo de cuyo reinado la zona era árida, tanto como lo es el día de hoy. No obstante, en la temporada del reinado de Thutmosis IV, la Esfinge se encontraba sepultada hasta el cuello en las arenas del desierto, como se vió. Los climatólogos piensan que el último periodo de lluvias profundas y persistentes en la zona ocurrió a lo largo de 4000 años a. C., y el nivel de erosión, si se admite la teoría, señala que la escultura se edificó ahora en el 6000 a. C. Las datas por sí mismas llevan a los egiptólogos a estimar la teoría como un concepto marginal, que no tiene probabilidad y evidencia a nivel científico, singularmente pues entra en enfrentamiento con sus teorías.

7. ¿De qué manera se usó la Esfinge en el Viejo Egipto?

Transcurrido el tiempo, según los especialistas, el concepto y empleo de la Esfinge cambió. En el viejo Egipto, el león era un símbolo del sol, con lo que se estima que la escultura se usó para el culto del sol mucho más de 2.500 años antes de Cristo. Mil años después, la escultura se conectó con la adoración del dios Harmachis, otro dios del sol. La Esfinge tenía por lo menos mil años en el momento en que el faraón Amenhotep II edificó cerca un templo al dios Harmachis. No obstante, la gran escultura significaba cosas distintas para los distintos espectadores. Los cananeos, un pueblo politeísta de muchas tribus al que de manera frecuente se se refiere en el Viejo Testamento de los hebreos y los cristianos de en la actualidad, pensaban que la Esfinge se refería al dios Horon, entre los 2 dioses que dominaban como señores del inframundo.

Pese a las opiniones de los cananeos, cubiertas en aspecto en el Viejo Testamento que detalla los varios enfrentamientos entre ellos y los israelitas monoteístas, la gran escultura no se relata ni se detalla de otro modo en las narraciones bíblicas. De qué manera se ha podido pasar por prominente, en el momento en que fue un punto focal de tantas de las tribus y etnias viejas, es uno de sus secretos perdurables (especialmente dado el elevado número de israelitas mantenidos como esclavos por los egipcios, según la narración en Éxodo) . El Libro de Jeremías tiene relación a eso que llama “… señales y prodigios en la tierra de Egipto”, pero falta una descripción mucho más concreta. Si Moisés, o su hermano Aarón, o ciertos israelitas vieron la Esfinge, lógicamente no la hallaron digna de comentario en los libros del Viejo Testamento.

6. ¿Por qué razón fue vandalizada la Esfinge en la antigüedad?

Una característica bastante famosa de la Esfinge es que el la cabeza maciza no tiene nariz. En cambio, hay un área de la cara irregular y de textura áspera donde una vez se mostró la nariz. A lo largo de varios siglos se aceptó que el aspecto facial había caído frente a los estragos del desierto y el tiempo. En otras expresiones, sencillamente se cayó de la cara. Se suponía que había corrido exactamente la misma suerte con la barba que una vez adornó el mentón de la escultura. Un mito creado en el siglo XIX que una bala de cañón disparada por las tropas de Napoleón a lo largo de la Guerra de las Pirámides destrozó la nariz. En verdad, la investigación arqueológica posterior descubrió que la nariz se quitó deliberadamente, usando varillas largas u otros instrumentos diseñados para tal fin, en algún instante antes del siglo X de la era común. ¿El interrogante sin contestación sobre el acto? ¿Por qué razón?

Una teoría es que los campesinos islámicos rezaron a la Esfinge, ofreciéndole sacrificios, con la creencia de que los dioses intervendrían para garantizar una mejor cosecha, un sacrilegio que los líderes musulmanes sufíes no podían aguantar. La escultura fue de este modo profanada para desalentar la práctica. Otras esfinges en toda la zona fueron desfiguradas de forma afín a lo largo de los siglos XIII y XIV, por causas afines. Asimismo se rumoreaba que la profanación de la escultura era la fuente de represalias, incluyendo la Cruzada de Alejandro en 1365. Se discute el estado de la barba que diríase que en algún momento fue una característica de la escultura, y ciertos eruditos piensan que la barba era un original. una parte de la talla. Otros piensan que fue una adición posterior, si bien todos están en concordancia en que la barba por el momento no es una parte de la cara, con unas partes de la piedra que la formó recuperadas de las arenas entre las patas de la bestia.

5. ¿Es la parte humana de la escultura un hombre o una mujer?

La existencia de una barba que adorna la barbilla de la gran cabeza de la escultura llevaría a un espectador a asumir que representa la cabeza de un hombre. Pero desde el siglo XVI d.C. y hasta bien entrado el siglo XIX, los visitantes describían de forma regular la escultura como que representa la cabeza de una mujer y la parte de arriba del cuerpo se fundió con el cuerpo de un león. La descripción de la escultura como la de una mujer se reflejó tanto en forma redactada como en bocetos y pinturas de artistas occidentales. Se describió que la Esfinge tenía los senos y el cuello de una mujer, tal como la cara de una mujer. Los indicios de coloración que continúan cerca de los ojos de la escultura y la cara inferior sugirieron que la escultura en un instante presentaba un rostro multicolor impresionante, como el de una mujer con bastante maquillaje.

George Sandys, un poeta inglés, traductor de los tradicionales viejos y enorme viajero que relató sus viajes, describió a la Esfinge como una ramera. Un señalado escritor alemán contemporáneo, Johannes Helferich, describió a la Esfinge como una “mujer de pechos redondos”. Antes de la Revolución Francesa, la trascendente mayoría de imágenes de la escultura libres en Europa daban a conocer a la Esfinge como claramente femenina en fachada. Solo tras la invasión francesa de Egipto apuntada por el general innovador Napoleón Bonaparte, las imágenes de la Esfinge, que estaban mucho más con intereses en la precisión que en el romanticismo, estaban extensamente libres en Europa. Raramente, no fue hasta 1755 que los dibujos de europa de la escultura presentaron la nariz ausente.

4. ¿Quiénes son los Anunnaki y edificaron la Esfinge?

Los Anunnaki eran los dioses del templo de los viejos sumerios, un pueblo mercader que registraba sus ocupaciones en cuneiformes y le daba a la historia, entre otras muchas cosas, el periodo de veinticuatro horas popular como un día, dividido en periodos de sesenta minutos cada uno de ellos. Una sociedad agrícola, asimismo dejaron atrás un procedimiento de conservación del grano para el consumo en forma líquida, bebida que el día de hoy conocemos como cerveza. Según un fiel en visitantes viejos de reinos alienígenas, Zecharia Sitchin, los Anunnaki edificaron la Esfinge, tal como las pirámides, centradas en Giza como puerto para otros visitantes. Las teorías de Sitchin fueron descartadas como pseudociencia y pseudohistoria, pero sus proyectos han vendido millones de copias en el mundo entero a los seguidores de sus opiniones.

Si bien es simple descartar el trabajo de Sitchin, no es moco de pavo denegar la predominación que tiene sobre esos que creen en visitas extraterrestres en el planeta viejo. La visible imposibilidad de argumentar una gran parte del secreto que circunda a la Esfinge y los pueblos viejos que la veían de fondo todos y cada uno de los días, de la misma la multitud actualizada ve torres de telefonía celular y aeroplanos colosales volando por arriba, transporta a ciertos a buscar explicaciones de otro planeta. Los varios libros y entrevistas de Sitchin han inspirado películas, juegos para videoconsolas, conjuntos marginales religiosos y múltiples clubes y conjuntos que piensan que la Esfinge no posee ningún secreto, es sencillamente prueba de visitas extraterrestres, construídas por los dioses de la antigüedad. Sumerios.

3. ¿De qué manera ha subsistido la Esfinge a lo largo de muchos una cantidad enorme de años?

No es ningún misterio que la una parte de la Esfinge que tuvo mucho más adversidades para soportar el correr del tiempo es la cabeza y la parte de arriba del torso. Hay una explicación fácil para ese aparente secreto. A lo largo de la mayoría de su vida, la mayoría de la escultura estuvo sepultada bajo las arenas del desierto que llenaron la cantera donde fue tallada. Antes de hundirse, había prueba de erosión (recuerde la postulación de que el agua se encontraba desgastando la escultura), y la talla se resguardó cubriendo las áreas dañadas con bloques de piedra caliza y arenisca, tallados para tal fin, como una suerte de laminado.

A lo largo de una excavación en 2010, Se descubrió una pared que rodeaba una gran parte de la escultura, construida con adobe, que corría mucho más de 400 pies en torno a la Esfinge. Se determinó que se encontraba designado a accionar como un cortavientos, erigido precisamente al tiempo que Thutmose instaló la Estela del Sueño entre las patas. La mayoría de la escultura todavía se encontraba sepultada en la arena en ese instante. No fue hasta el siglo XX, en un emprendimiento que empezó en 1925 y tardó 11 años en completarse, que toda la escultura estuvo expuesta a la visión, y por ende asimismo a los elementos. La cara en cambio estuvo expuesto de manera continua durante los milenios desde su finalización, aparte de ser objeto de vandalismo, o por lo menos de censura religiosa, en tanto que se completó por vez primera en una temporada aún ignota.

2. ¿Está la Esfinge enlazada a la constelación famosa como Orión, el Cazador?

Según ciertos teóricos (Robert Bauval, Graham Hancock, et al) el Enormes pirámides de Giza están alineadas del mismo modo que las estrellas que crean el “cinturón” de la constelación de Orión, y en el momento en que se piensan adjuntado con la Esfinge y el próximo río Nilo muestran un modelo de la relación de Orión y su situación con la Vía Láctea. Según sus cálculos, las situaciones de las estrellas, si se establecen con relación a las pirámides y la Esfinge, se representan como estaban hace 10.500 años. Eso querría decir que la Esfinge es una parte de un modelo que exhibe las situaciones astronómicas en ese instante y, por consiguiente, tiene 10.500 años. Para esos que se suscriben a la teoría, Giza es un mapa, presumiblemente para la utilización de visitantes de alén de las estrellas.

No se dejan intimidar por dado que jamás se han encontrado en la zona artefactos de ningún género que apoyen una aparición tan temprana de la Esfinge, las Pirámides o cualquier otra composición llevada a cabo por el hombre de ese tipo. Tampoco les deja intimidar dado que se demostró que su procedimiento para detallar la fecha es inexacto. Más allá de que posiblemente el cinturón de la constelación se haya usado como guía para el diseño de las pirámides (la Esfinge asimismo está desarrollada de una forma que mide anualmente la actitud del sol a lo largo de los solsticios), eso en sí lo realiza. no siempre señala un vínculo con la visita interestelar. La predominación alienígena en la construcción de la Esfinge tampoco tiene presente un hecho esencial sobre la escultura. Tras subsistir cientos de años, mediante terremotos, crecidas de agua, guerras mundiales, el surgimiento y caída de imperios y todos y cada uno de los antojos de la presencia humana, la escultura se está transformando velozmente en polvo.

1. ¿Puede la Esfinge subsistir al siglo XXI?

El hombre moderno está demoliendo la Esfinge. El mayor culpable es la polución del aire que emite de El Cairo, tal como los vientos intensos y la humedad, los que están incrementando y para los que el cambio climático es un aspecto contribuyente. Desde 1950, prácticamente tres cuartos de siglo, se realizaron sacrificios organizados para socorrer la escultura. Están fallando. Se descubrió que el hormigón usado para remarcar la escultura era incompatible con la piedra original y también logró mucho más daño que bien. Las inyecciones químicas para contribuir a la piedra a soportar los efectos de la polución actualizada no lo consiguieron. Se añadieron bloques de piedra caliza auxiliares para remarcar la piedra, pero no lograron eludir una mayor erosión de la composición original.

En la década de 1980, porciones del hombro izquierdo se estaban derrumbando., cayendo al suelo en trozos, y los intentos de regresar a unirlos, o sustituirlos con sustitutos modernos, asimismo fracasaron. La composición se está derrumbando tanto, y su caída se hace más rápido tan de manera rápida, que la mayoría de la exploración de la Esfinge se dejó de lado para concentrarse en socorrer lo que queda antes que sea bastante tarde. El Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto es quien se encarga de resguardar y, con suerte, socorrer la composición masiva, la reliquia que existe mucho más vieja de todo el mundo viejo, tal como la mucho más grande. Con ellos está la contestación al mayor de todos y cada uno de los secretos de la Esfinge; ¿Puede una joya construída por el hombre viejo subsistir a las debilidades y la miopía de su sustituto moderno? Exactamente la misma con todos y cada uno de los secretos de la Esfinge, la contestación todavía es irreconocible.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *