Los premios Darwin: Mención honorífica idiotez

Ahora hemos cubierto los Premios Darwin múltiples ocasiones antes, pero vamos a dar un comprendio veloz en el caso de que seas nuevo aquí. De año en año, los premios Darwin se dan póstumamente a personas que se han librado de este mundo por actos de pura estupidez. Alguien asimismo puede ser seleccionable para ganar un Premio Darwin si hizo algo tan de manera escandalosa imbécil que sus lesiones los hicieron infértiles y también inútiles de trasmitir su ADN a la próxima generación.

Pero hay otra categoría en los Premios Darwin que aún no hemos cubierto, y son las mientes honoríficas. Estas son la gente que estuvieron muy cerca de probar que Darwin llevaba razón sobre la supervivencia del mucho más capaz, pero solamente consiguieron salir de una situación estúpida con sus vidas íntegras …

10. Mujer de Connecticut prácticamente sale con una explosión

Fue una noche obscura y tormentosa de septiembre en Bridgeport, Connecticut, en 2018. Como es frecuente con las fuertes tormentas eléctricas, todas y cada una de las viviendas de la región se han quedado sin electricidad. Una madre de 2 hijos de 30 años se encontraba en el hogar con sus hijos en el momento en que se vieron sumidos en la obscuridad. Esta mujer no ha podido conseguir candelas en el piso superior, conque bajó al sótano para buscar en las cajas. Sacó lo que pensó que eran un juego de candelas largas. No obstante, los elementos en su mano eran de todos modos cartuchos de dinamita. Aun tras prender el explosivo, jamás se le ocurrió apagarlos hasta el momento en que explotaron en sus manos.

De alguna forma, esta mujer logró salir con vida sin herir a absolutamente nadie mucho más que a ella misma. Perdió múltiples dedos y tenía graves quemaduras en la cara. Obtener y vender dinamita es ilegal en Connecticut. (Precisamente, para impedir ocasiones como esta). Entonces, técnicamente, la mujer se encontraba violando la ley al tenerla en su casa primeramente. Pero la policía decidió que sus lesiones eran un castigo bastante para ajustarse al delito y decidió no enseñar cargos.

9. El hombre de California no prosigue las reglas

Siempre y cuando vaya a bombear gasolina en los USA, probablemente haya visto esos letreros que le avisan que jamás distribuya gasolina en recipientes que no estén diseñados para contenerla. Pero eso no impidió que un hombre de California rompiese las reglas. Adquirió gasolina y la metió en una botella de agua de plástico para guardarla en su turismo caso de que tuviese que repostar después. En Abril de 2019, este hombre se encontraba en un estacionamiento de Objetivo con su novia en el momento en que se percató de que su coche se había quedado sin gasolina. Sacó su fiable botella llena de gasolina de urgencia.

El único inconveniente fue que no ha podido sacar el gas de la botella, por el hecho de que el borde de la botella no se encontraba desarrollado para dispensar gasolina. Entonces decidió que podría asistir ensanchar el cuello de la botella con su mechero. Supuestamente, absolutamente nadie le enseñó a este hombre que la gasolina mucho más el fuego son detonaciones. Empezó a arder vivo de la cabeza a los pies, pero logró escapar del coche que en este momento se encontraba totalmente envuelto en llamas. Presentes próximos se apuraron a asistirlo a apagar el fuego y llamaron a una ambulancia. Salió vivo, pero no antes de padecer quemaduras de tercer nivel en su cuerpo.

8. El mexicano moriría de amor

Es dificil para absolutamente nadie dejar proceder a alguien que adoran. Pero hay gran diferencia entre intentar continuar adelante de una forma saludable y transformarse en una obsesión malsana. Para un hombre de 50 años que vive en Puerto Peñasco, México, ese mal tras su separación escaló a des insanas. Él y su ex- novia habían estado juntos a lo largo de 14 años, pero él se encontraba impresionantemente receloso y su temperamento violento se había transformado en crueldad doméstica. Su novia al final tuvo bastante y rompió con él. Lamentablemente, eso no le impidió procurar acecharla.

Este hombre cavó un hoyo en el jardín de su ex- novia y empezó a cavar un túnel que debía ir bajo su casa. A lo largo de unos días seguidos, continuó cavando este orificio con la promesa de poder pasar bajo su casa y ingresar. Lo único que no tuvo presente fue dado que precisaba subsistir en ese túnel hasta el momento en que estuviese terminado. Entonces, el 29 de abril de 2019, la mujer escuchó un estruendos de rasguños procedente de su sótano. Resulta que su ex- quedó atrapado bajo las tablas del suelo, muriendo de deshidratación. En el momento en que llegó la policía, debieron asistirlo a escapar del túnel. Subsistió, solo para ser detenido por la policía.

7. El hombre australiano prácticamente escapa de la atrapa

En Mayo de 2019, un ciudadano preocupado de Melbourne, Australia, apreció a un adulto mayor que conducía un scooter eléctrico en el arcén de una carretera primordial. Los coches en la carretera conducían un promedio de 100 km por hora (o 62 millas por hora), lo que debería haber concepto la desaparición instantánea para el hombre que se subía y bajaba del hombro. En el momento en que el ciudadano trató de charlar con el adulto mayor, este le mencionó que se fuera a la mierda y prosiguió manejando.

El conductor preocupado se quedó tras el adulto mayor con las luces de urgencia encendidas, para cerciorarse de que absolutamente nadie mucho más lo golpeara, y marcó el triple cero para los servicios de urgencia de Australia. Resulta que tenía que ver con un hombre de 92 años llamado Bruce, que se encontraba huyendo y había sido informado como desaparecido ese día. Llegó la policía y su familia fue a procurarlo.

6. Yogi reta la gravedad

Si tienes un amigo que ejerce yoga, probablemente seas totalmente siendo consciente de su pasatiempo, pues lo mucho más posible es que publique fotografías en su Instagram toda vez que logre llevar a cabo una exclusiva pose. En verdad, si tu no tomar un sinnúmero de fotografías mientras que hace yoga, ¿lo logró? De Verdad ¿ocurrir?

En 2019, un alumno de la universidad de 23 años llamado Alexa Terraza deseaba probarles a sus amigos que podía realizar una pose de yoga que retaba la gravedad para poner recelosos a todos los otros yoguis. Le solicitó a su amiga que la grabase mientras que se lucía realizando una pose sobre el balcón de un departamento en San Pedro, México. El único inconveniente es que lo que sube debe ocasionalmente bajar, y ella cayó 80 pies desde el balcón hasta el suelo. De alguna forma, subsistió prodigiosamente tras ser trasladada de urgencia al hospital con 100 huesos rotos.

5. Los humanos son amigos, no comida

Una mujer australiana llamada Melissa Brunning se encontraba gozando de una tarde sosegada en su yate, explorando en una sección recóndita de Australia llamada Kimberly. Esto está a 2.500 km (1.553 millas) de Perth y lejísimos del resto de la civilización humana. Había un conjunto de 4 tiburones nodriza leonados nadando en torno a la parte posterior del barco. En vez de sostener la distancia, Brunning creyó que sería una enorme iniciativa meter las manos en el agua para dar de comer a los tiburones. Entre los tiburones le mordió el dedo y la arrastró de forma directa hacia la bahía.

Todo el hecho fue grabado en vídeo. Al comienzo, Brunning pensó que había perdido el dedo, pero a dios gracias proseguía intacto. Como estaban tan lejos del hospital mucho más próximo, su dedo contrajo una infección grave. Además de los tiburones, esa región asimismo está llena de cocodrilos de agua salobre que tienen la posibilidad de medrar hasta siete metros de largo. Tiene aún mucho más suerte de que uno no estuviese aguardando entre bastidores, presto a morder considerablemente más que su dedo.

4. El hombre comete un fallo colado

Si visita un volcán activo, pensaría que sería de los pies en el suelo no arrimarse bastante al límite, pero supuestamente, a varias personas les agrada reírse frente al riesgo. En 2019, un hombre de 32 años visitaba el Parque Nacional de los Volcanes de Hawaii. Ignoró todas y cada una de las señales de observación y cruzó las barreras de seguridad para poder ver mucho más de cerca la lava corriendo. Fue entonces en el momento en que se aproximó bastante al filo de la caldera de Kilauea y se cayó de un barranco de 300 pies.

Sabiendo que la lava fría está entre 1300 y 2200 grados Fahrenheit (eso es 700 y 1200 grados Celsius), creerías que este habría de ser un premio Darwin instantáneo. No obstante, no por un pequeño milagro, el hombre cayó sobre una pequeña repisa en la boca del volcán y subsistió. Solo tenemos la posibilidad de sospechar que había juntado años de buen karma que al final le estaban resultando útiles. 2 horas y media después, fue salvado con cuerdas y movido en avión a un hospital próximo.

3. El hombre olvida lo que es un animal salvaje

Un hombre de 55 años llamado Pieter Nortje se encontraba festejando su aniversario de bodas en Suráfrica. Le solicitó a su mujer que grabase un vídeo mientras que le mostraba a su familia y amigos que podía acariciar a un león. Aparentemente, absolutamente nadie le mencionó que los leones no son lo mismo que los gatos familiares, y él ignoró completamente todas y cada una de las señales de observación próximas.

Nortje se estiró mediante la cerca eléctrica y le ha dicho al hombre: “Ven aquí, cariño. Deja que papá te acaricie … Si me muerdes, te morderé de vuelta “. En las imágenes de vídeo, puede ver que el león verdaderamente se encontraba gozando de los arañazos por un instante. O sea, hasta el momento en que un segundo león precisamente no deseaba que él estuviese cerca y empezó a morderle el brazo. Por suerte para él, ha podido soltarse del agarre del león. Según los especialistas en caza que han examinado el vídeo, comentan que tiene bastante fortuna de que los leones estuviesen bien alimentados, por el hecho de que esa cerca eléctrica no habría sido bastante para eludir que los leones lo matasen a golpes si estuviesen de humor. .

2. Turistas estadounidenses vuelven a agredir

Tiempo atrás, cubrimos los riesgos de las autofotos tontas. No obstante, no se preocupe, pues, como nos encontramos a puntito de enseñarle, la multitud que prácticamente se suicida para conseguir una fotografía dulce para Instagram no desaparecerá próximamente.

En el mes de junio de 2019, un turista estadounidense de 23 años se encontraba de visita Turín, Italia. No ha podido evitarlo cuando vio una escultura del general Alfonso Ferrero La Marmorain montando a caballo. Era la posibilidad idónea para una autofoto, por lo menos a su juicio. Había estado tomando toda la noche con sus amigos y sintió que sería un concepto fantástica escalar la escultura histórica para lograr montar a horcajadas sobre el caballo y sacar una foto. No debería asombrar a absolutamente nadie que se cayese de la escultura a la calle de abajo. Fue movido de urgencia al hospital, donde fue preciso efectuar una cirugía cerebral para asistirlo a subsistir.

1. Pareja de Florida sigue con vida a una velada no tan romántica

Para esos de ustedes que vieron El cuaderno, puedes rememorar la escena donde deciden tumbarse en la mitad de la calle en su primera cita. Uno Florida pareja en el momento en que tenían poco mucho más de 20 años creyeron que sería una gran idea replicar la escena colocándose en la mitad de la carretera de un parque en West Palm Beach a lo largo del eclipse lunar en el primer mes del año de 2019.

El único inconveniente, evidentemente, es que la verdad prácticamente jamás es como las películas. Mientras que la pareja se encontraba en la mitad de su mirada romántica a la luna y las estrellas, un oficial de policía se encontraba patrullando el parque esa noche. No había farolas para asistirlo a conocer. De pronto, golpeó lo que se sintió como un golpe de agilidad mientras que atropellaba a la pareja. A dios gracias para ellos, solo iba a 5 MPH (8.05 KPH), con lo que lograron subsistir con lesiones que no conminaban su historia.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *