Más datos impactantes sobre el Imperio Ruso

Como se ha dicho en una lista previo, el Imperio Ruso fue entre los imperios mucho más durables de la narración de la raza humana y, si bien con frecuencia se pasa por prominente, protagonizó una aceptable proporción de hechos impresionantes. Pero una cosa que olvidamos nombrar es lo absolutamente locos que eran los zares del Imperio Ruso. El Imperio Ruso asimismo se adelantó a los USA en la app de la ley de prohibición a lo largo de la Primera Guerra Mundial, y las causas de esto tienen la posibilidad de sorprenderle

Desde la mala práctica de Iván el Horrible de asar a la multitud viva hasta la incómoda obsesión de Pedro el Grande por la multitud pequeña, llamar sencillamente excéntricos a los mandatarios del Imperio Ruso no basta para hacer llegar la llegada de su especial marca de disparidad.

Hete aquí otros 10 datos impresionantes sobre el Imperio Ruso.

10. Muerte por sartén enorme

Iván el Horrible sacó a Rusia de un estado medieval y la convirtió en un imperio. Varias cosas de la Imperio rusoEl primer zar es irreconocible, puesto que solo dejó su reputación. Iván se transformó en el Enorme Príncipe de Moscú a la edad de tres años, pero merced a las intrigas políticas que le rodeaban, pasó la mayoría de su niñez en la prisión.

Si piensas que criar a un niño en la prisión es probablemente una mala iniciativa y tendría un encontronazo horrible en la psique de ese niño, andas en la verdad. Si bien Iván era un ávido lector, asimismo gozaba torturando animales para pasar el tiempo y ejecutó a su primer contrincante a la tierna y madura edad de 13 años

Iván era muy aficionado a torturar a sus contrincantes, y si bien usaba métodos habituales como abrasar a la multitud viva y asarla en asadores, quizás el procedimiento mucho más extraño que usaba era asarlos vivos en una sartén de hierro enorme

9. Afinidad con la multitud pequeña

Pedro el Grande lo deseaba un tanto gente pequeña. Tanto es conque sostenía una corte persistente de ellos en su patio y con frecuencia los empleaba para su diversión. A Pedro le encantaba tenerlos en las fiestas, bodasLa manera mucho más frecuente de llevarlo a cabo es lograr que se desnuden y brinquen de una tarta enorme para el exitación de los ojos de todos.

Asimismo les hacía vestirse y realizar representaciones teatrales.

Pero quizás lo mucho más extraño Peter Lo poco que logró su gente por él fue un simulacro de boda que sucedió al tiempo que su sobrina Anna se encontraba en la mitad de su liturgia de boda con Federico Guillermo, el duque de Curlandia. Evidentemente, un acontecimiento multitudinario en sí, con fuegos artificiales, un banquete y bastante diversión para los ayudantes.

Para este simulacro de boda, Pedro ordenó reunir a todos y cada uno de los enanos de Moscú, metiéndolos en jaulas y obligándolos a vestirse como cortesanos. La procesión de la boda falsa de Pedro incluyó a 72 enanos, incluyendo el bufón enano oficial de la corte, Iakim Volkov.

8. ¿Salir con su… pelo?

La emperatriz Isabel de Rusia rigió el imperio a lo largo de 21 años y todavía es entre las monarcas mucho más populares de la historia del Imperio Ruso, en parte pues a lo largo de su reinado jamás ordenó una ejecución. Asimismo actualizó las rutas, persuadió a Mijaíl Lomonósov a fin de que fundase la Facultad de Moscú, fomentó la fundación de la Academia Imperial de las Artes por la parte de Iván Shuvalov y encargó varios proyectos arquitectónicos barrocos a su arquitecto preferido, Bartolomeo Rastrelli.

Pero eso no quiere decir que no estuviese completamente desquiciada en otras caracteristicas. Por una parte, era increíblemente mimada y demandaba que sus cortesanos vistiesen solo las mejores ropas. Tenía por regla que ninguna sirvienta de la corte se pusiese un par de veces exactamente el mismo vestido, y solicitaba a sus hombres que sellaran los vestidos con tinta para cerciorarse de que se cumplía.

Siempre y en todo momento demandaba que absolutamente nadie en la corte pudiese eclipsar su hermosura. Llevando esto al límite, La emperatriz Isabel Una vez se vio obligada a afeitarse todo el pelo, y en vez de ponerse una peluca como un individuo habitual, ordenó a todas y cada una de las mujeres de su corte que se afeitaran asimismo la cabeza

7. El Imperio Ruso limitó la adquisición de alcohol a los sitios de comidas

En el momento en que se piensa en los rusos, probablemente se piensa en soldados con pecho de barril que toman botellas de vodka mientras que están de servicio, pero más allá de que es verdad que los rusos adoran el vodka y cervezaDe todos modos, el Imperio Ruso antecedió a los USA en la promulgación de una ley de prohibición

Desde Iván el Horrible, el Imperio Ruso había gozado de enormes provecho fiscales por la venta de alcohol a su ciudadanía. Pedro el Grande asimismo alcanzó un acuerdo con los ciudadanos rusos que se emborrachaban hasta la vivienda de los pobres a fin de que no fuesen a la prisión de deudores mientras que servían al ejército a lo largo de 25 años. Asimismo dictaminó que las esposas que demandaran a sus maridos que abandonasen su taberna preferida antes de estar completados fuesen azotadas.

No obstante, en el momento en que llegó la Primera Guerra Mundial, el Imperio Ruso, en sus últimos años, instauró una ley de prohibición que dejaba la venta de alcohol solo en los sitios de comidas. Esto fue un esfuerzo para eludir que el ejército tuviese que lidiar con soldados borrachos a lo largo de la guerra.

6. Cerveza deteriorada llevada a la Imperial Stout rusa

En el transcurso de un viaje diplomático a Inglaterra enviado a instancias de Pedro el Grande, una cata casual de una cerveza negra inglesa por la parte del diplomático de 25 años Peter Mikhailov haría que se enamorase de la cerveza con gusto a café. Mikhailov quedó tan impresionado con la cervezasolicitó que se enviaran múltiples casos a los tribunales rusos. Poco sabían los profesores cerveceros británicos de la cervecería Barclay que Mijailov era de todos modos el emperador disfrazado. Tristemente (y lo mencionamos nosotros como fanáticos de la cerveza negra) la cerveza se echó a perder en el momento en que llegó al Imperio Ruso.

Pero los ingleses no se amilanaron y en su segundo intento aumentaron el contenido de alcohol y lúpulo hasta el punto de que la substancia del interior de cada botella tenía el color y la rigidez de la tinta negra

Y Rusia se enamoró de la bebida, empezando de esta forma el reinado de la La cerveza imperial rusa como entre las cervezas mucho más populares del país. Aun Catalina la Grande no se fatigaba de ella el material. Debido al contenido elevado de alcohol de la mayor parte de las Imperial Stouts, ciertas botellas tienen la posibilidad de mantenerse bebibles hasta siete años antes de estropearse.

5. La emperatriz Ana se encontraba completamente ida

La emperatriz Anna Ivanova se encontraba en especial desquiciada. Se la consideraba increíblemente fea y su primo Pedro el Grande (sí, exactamente el mismo que montó un simulacro de boda con 72 enanos en su boda) rechazó a todos y cada uno de los pretendientes que se aproximaron a la puerta. La noche de la boda de Ana, su marido tomó hasta enfermar y, si bien subsistió por la noche, terminó muriendo un par de meses tras la liturgia. Gracias a esto, la emperatriz llegó a detestar completamente el cariño y el matrimonio

La Compañía se recreó en arruinar las relaciones a su alrededor. Torturó en especial al Príncipe Mijail, que perdió la cabeza tras conocer que había cometido el radical delito de enamorarse y casarse con una mujer católica italiana. La mujer del Príncipe murió poco tras sus nupcias, pero la Emperatriz no se conformó con eso y transformó al Príncipe en el bufón de la corte. El Príncipe fue obligado a accionar como una gallina y sentarse sobre los huevos por varias horas y horas, e inclusive se le forzaba a fingir que los ponía en el momento en que había convidados.

Su tortura del pobre príncipe no acabaría ahí La compañía encargó la construcción de un enorme palacio de hielo. Si bien temporal, el Palacio de Hielo se recuerda con determinado cariño como una joya arquitectónica. No obstante, la emperatriz Ana lo destinó a ser una cámara de tortura para el Príncipe, organizando una boda para este con una de sus doncellas. La doncella no se encontraba destinada a ser una recompensa y se consideraba bastante vieja y con mala salud. La emperatriz pretendía que los 2 murieran esa noche, obligándolos a mantenerse desnudos en el Palacio de Hielo, pero subsistieron. Si bien la historia de historia legendaria rusa sugería que los 2 subsistieron merced a su amor desbordante, la verdad es que la doncella probablemente sobornó a entre los guardas para hallar un gabán y murió un par de días tras el hecho

La compañía Asimismo le agradaba obligar a sus nobles a accionar como tontos y a sentarse sobre nidos colosales. Aun llegó a cubrirlos a todos con plumas, todo para su diversión

4. Pedro el Grande practicaba la odontología en sus súbditos

En su juventud, Pedro el Grande Efectuó un peregrinaje de un par de años a Holanda y otros países occidentales. Regresó al Imperio Ruso con no escasas ideas sobre de qué forma progresar la vida de sus ciudadanos, como su decreto de que todos y cada uno de los patines se sujetaran a los zapatos con remaches en vez de cuerdas y cinturones. Asimismo trajo de vuelta los tulipanes y también instauró una oficina de jardinería.

Asimismo logró obtener una compilación de dientes a sus súbditos. Si, Peter se encontraba interesadísimo en las ciencias, y este nuevo término de odontología Le maravillaba hasta tal punto que Pedro no podía eludir organizar a sus sirvientes y cortesanos que fuesen sujetos de su práctica, con frecuencia arrancando dientes sanos de la boca de sus “pacientes”

3. La policía segrega y Nicolás I

Nicolás I era un hombre increíblemente paranoico. Tras la revuelta del 14 de diciembre de 1825, el emperador tenía claro que el éxito de las revoluciones en el extranjero había envalentonado al pueblo ruso, conminando el gobierno autocrático que había sido la regla desde Iván el Horrible.

Esta paranoia le inspiró para garantizar que su reinado fuera impermeable a la amenaza de una ciudadanía rebelde. De este modo, creó una fuerza policial segrega que espiaría no solo a sus cortesanos, sino más bien asimismo a sus ciudadanos

La policía segrega rusa desterraba a los criminales políticos a zonas recónditas y administraba cárceles estatales para la gente que consideraba “criminales de Estado”. La policía segrega de Nicolás I asimismo era responsable de hacer actos de censura y hizo la detención de varios narodniki (populistas), que se habían movido al campo para prosperar su situación

Irónicamente, Nicolás I paranoia y su policía segrega inspiró a exactamente los mismos terroristas políticos que temía que se alzaran y se rebelaran

2. La emperatriz Isabel de Rusia forzó a la multitud a travestirse..

Como hemos predeterminado antes, La emperatriz Isabel se encontraba un tanto fuera de sí. Pero aparentemente asimismo tenía unas piernas estupendas y se encontraba agotada de no poder lucirlas

Los bailes de travestismo eran populares en Europa, donde hombres y mujeres se ponían el atuendo del sexo contrario y llevar máscaras a lo largo de todo el desarrollo Emperatriz Isabel llevó esto a un nivel absolutamente nuevo, forzando a los integrantes de su corte a vestirse de mujer y ayudar a los bailes sin la tranquilidad del anonimato que dan las máscaras.

La mayor parte de sus súbditos detestaban estos acontecimientos. La única persona que parecía favorecerse de ellos era nuestra Isabel, a quien sus cortesanos consideraban la persona mejor vestida en estos bailes de metamorfosis, hablando de forma frecuente que jamás parecía mucho más completa que en el momento en que aparecía como hombre.

1. Chalecos antibalas y ejecuciones de los Romanov

El derrocamiento y ejecución de Familia Romanov Fueron en especial brutales (como se establece en la lista previo), pero si bien no lo crean, la realeza prácticamente se libra de los bolcheviques.

A lo largo de su búsqueda de escapada, la familia real procuró sacar de contrabando una compilación de diamantes cosiéndolos en su lencería. Esto logró que sus calzoncillos a prueba de balas. Si bien es muy posible que los diamantes ayudaran a los Romanov (incluyendo la Enorme Duquesa Anastasia) protegiéndolos del fuego inicial de las balas, solo impidieron lo ineludible y la mayor parte de los historiadores semejan estar en concordancia en que solo inspiraron a sus asesinos a implorar métodos considerablemente más extremos en sus ejecuciones.

Gracias a este suceso, con frecuencia se rumorea que Anastasia escapó a su ejecución, lo que dió sitio a incontables farsantes que aseguran ser la Enorme Duquesa (y también inspiran cierto cuento de hadas). Esto terminantemente no es verdad, puesto que todos los que afirmaban ser la Duquesa resultó ser un farsante total.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *