Más desapariciones históricas que nunca se resolvieron

Anteriormente, vimos varios de los casos mucho más desconcertantes en los que la gente parecían haber desaparecido de la faz de la Tierra. Pero solamente hemos rasguñado la área, en tanto que la historia está llena de desapariciones enigmáticas que, de forma verdadera, probablemente jamás hallarán una conclusión, dejándonos solo para cuestionarnos y elucubrar. El día de hoy, analizamos ciertos de estos desconcertantes interrogantes.

8. La aspirante a actriz desaparece

A fines de la década de 1940, Jean Spangler era una actriz en apuros que aguardaba realizar una carrera en Hollywood. Como muchas mujeres jóvenes, llegó a Los Ángeles con las estrellas en los ojos y el sueño de vencer a lo grande. Su primer papel fue como plus en el drama de 1948. El milagro de las campanas. Desde ahí, prosiguieron ciertas secciones mucho más, incluyendo una en el drama musical. Joven con cuerno interpretada por Kirk Douglas. La carrera de Spangler acabó poco una vez que comenzara pues en 1949 desapareció en Griffith Park, dejando solo su bolso.

El 7 de octubre, Spangler primero debió entender a Dexter Benner, su exmarido, y después había de estar en el equipo. Llamó a casa tras acabar con Benner, diciendo que la sesión duraría hasta altas horas de la noche. Su familia no la aguardaba de regreso esa noche pero, en el momento en que vieron que aún no había regresado por la mañana siguiente, llamaron a la policía.

Las autoridades hallaron el bolso de Spangler en Griffith Park. Decenas y decenas de agentes y mucho más de cien voluntarios registraron la región, pero no hallaron ningún otro indicio de la joven actriz. En su bolso, había un Nota que afirmaba “Kirk: No puedo aguardar mucho más, voy a conocer al Dr. Scott. Va a funcionar mejor así mientras que la madre no esté “.

Gracias a la nota, se sospechó resumidamente del actor Kirk Douglas puesto que los 2 habían trabajado juntos últimamente en el equipo, pero él tenía una coartada. En lo que se refiere al Dr. Scott, se especuló que era alguien que efectuó abortos ilegales y que Jean se encontraba embarazada y murió en el transcurso de un trámite fallido. Otro ideas sugirió que su ex- marido lo logró para conseguir la custodia de su hija, o aun mafiosos, en tanto que Spangler había popular a ciertos mientras que tenía un trabajo de bailarina de club nocturno. En el transcurso de un tiempo, aun se especuló que fue víctima de exactamente la misma persona que cometió el homicidio de Black Dahlia, pero ninguna de estas ideas fue apoyada por pruebas.

7. El puzzles del presidente

Se encuentra dentro de los secretos australianos más especial. El 17 de diciembre de 1967, el presidente del país, Harold Holt desaparecido mientras que nada en la localidad ribereña de Portsea, Victoria. Se montó una enorme operación de búsqueda y salve, pero su cuerpo jamás fue recuperado y Holt fue dado por fallecido ahogado. Australia festejó un servicio conmemorativo al que fueron varios líderes mundiales y, con algo de humor negro, decidió denominar un centro de natación en Melbourne en honor a Harold Holt.

La desaparición del presidente fue, muy probablemente, un ahogamiento accidental. Es, con bastante, la contestación mucho más posible, pero esto no ha impedido que la multitud especule sobre otros niveles. Una hipótesis que ganó relevancia fue que Holt se suicidó. Ciertos otros políticos australianos propusieron la iniciativa, exactamente la misma un reportaje reciente sobre la desaparición de Holt. No obstante, la iniciativa fué descartada por los amigos y familiares de Holt, tal como por el informe policial inicial de 1968.

Varios de los mucho más peculiares ideas Proponen que Holt había sido víctima de un asesinato por agentes extranjeros, o que él mismo era un espía de China y que fingió su muerte y abandonó siendo llevado en un submarino.

6. El líder de la banda desaparece

Glenn Miller es recordado principalmente como líder de una de las considerables bandas mucho más triunfantes de la historia, la homónima Orquesta Glenn Miller. No obstante, su trayectoria se detuvo de repente en 1944, en el momento en que desaparecido sobre el Canal de la Mácula a lo largo de la Segunda Guerra Mundial.

En 1942, Miller deseó sumarse al esfuerzo bélico. A los 38 años, era bastante mayor para ser reclutado y la Marina se mostró reluctante a admitirlo. Al final, persuadió al Ejército de que lo admitiera, si bien solo fuera para detallar una banda actualizada del Ejército para alzar la ética. Antes que te dieses cuenta, la Banda de las Fuerzas Aéreas del Ejército tenía 50 músicos con Glenn Miller a la cabeza.

En 1944, la banda se trasladó a Inglaterra donde ofreció varias actuaciones. Hacia finales de año, el plan era viajar a París. El 15 de diciembre, se suponía que Miller volaría allí y haría los arreglos precisos para traer a toda la banda. Volaba dentro de un C-64 Norseman monomotor, acompañado por otros 2 oficiales. El avión jamás llegó a Francia y sus restos jamás se recobraron.

El ámbito mucho más posible es que el avión se estrellase, matando a todos y cada uno de los que estaban dentro. Volaba en condiciones bien difíciles y los especialistas piensan que la capacitación de hielo en el motor logró que las tomas de comburente congelar. No obstante, si bien esto sucedió el 15 de diciembre, la desaparición de Miller no se realizó pública hasta el 24. Esto llevó a la aparición de múltiples teorías de conspiración, como que el avión de Miller fue golpeado de manera accidental por bombarderos amigos, o que el líder de la banda murió de un ataque al corazón en un burdel, y los militares lo cubrieron para proteger su imagen.

5. El ciclista perdido

Siempre y cuando se hace popular un nuevo modo de transporte, es solo cuestión de tiempo antes que alguien intente utilizarlo para ofrecer la vuelta al planeta. De esta forma fue la situacion de la bicicleta. En 1884, la lengua inglesa Thomas Stevens partió de San Francisco en su penny farthing y, prácticamente un par de años después, acabó de ofrecer la vuelta al planeta.

Una década después, el estadounidense Frank Lenz decidió que lo procuraría. Consiguió un patrocinio de Gaceta Outing, a condición de que llevara consigo una cámara para documentar sus viajes.

Partió en 1892, en dirección opuesta a Stevens. Lenz empezó en Pittsburgh y viajó a San Francisco lugar desde el que navegó a Asia. En el mes de mayo de 1894, llegó al Imperio Otomano y corría hacia Estambul. A lo largo de una época entre las ciudades de Tabriz y Erzurum, Lenz desaparecido.

Esto fue en la temporada del asesinato en masa armenio, con lo que el Imperio Otomano era un espacio arriesgado para viajar. Es bastante seguramente Lenz fue ejecutado pero, en un esfuerzo por descubrirlo con seguridad, Gaceta Outing envió a otro consumado ciclista llamado William Sachtleben a investigar. Se enteró de que Lenz en teoría había sido atacado y ejecutado por delincuentes kurdos tras insultar a uno de sus jefes llamado Moostoe Niseh. Sachtleben aun halló unas partes del equipo y la cámara de Lenz en la carretera de caravanas que sale de Niseh.

Este ámbito precisamente parecía elogiable, pero otros pensaban que asimismo era elogiable que el jefe kurdo fuera un chivo expiatorio simple y que alguien mucho más matase a Lenz. Tampoco se descartó una muerte accidental, ni tampoco la iniciativa de que el ciclista sencillamente abandonase su misión y su identidad para empezar una exclusiva vida.

4. La muchacha del macizo verde

La desaparición de Sheila Fox, de seis años, en 1944, todavía es entre los secretos mucho más desconcertantes de Inglaterra. Apodada por los medios como la “Muchacha de la Mac Verde” debido al impermeable que llevaba, Sheila fue vista por última vez el 18 de agosto tras el horario escolar, dirigiéndose a su casa en Bolton. Cuentos de presentes oculares diferido en datos, pero todos parecían estar en concordancia en que el niño se encontraba en compañía de un hombre bien vestido de unos 20 años.

Una vez que Sheila fuera declarada desaparecida, la policía centró sus sacrificios en detectar al hombre. Concluyeron que, ya que Sheila era una pequeña muy tímida, el sospechoso probablemente era alguien que conocía y con quien se sentía cómoda. Lamentablemente, jamás lograron conseguir una identificación efectiva.

Tras prácticamente seis décadas sin desarrollos, la situacion cobró novedosa vida en 2001 en el momento en que un adulto mayor se presentó con una pista. Era un niño de 13 años en el momento en que raptaron a Sheila y vivía cerca de su casa. Si bien no significó nada para él en ese instante, él recordado ver a un vecino cavar un enorme hoyo en su jardín trasero en la mitad de la noche. No solo eso, sino el vecino en cuestión, más tarde reconocido como Richard Ryan, fue acusado después de atacar a un niño y cumplió una lástima de prisión por violación.

Ryan ahora había fallecido en ese instante, pero quizás esta novedosa pista al final podría descubrir lo que le había sucedido a la “Muchacha del Mac Verde”. La policía consiguió una orden para excavar la propiedad pero, lamentablemente, no halló indicios de los restos de Sheila ni de su ropa.

3. Los 2 desarrolladores de armas

A fines del siglo XIX, William Cantelo era un inventor británico que trabajaba en una versión temprana de una ametralladora con sus 2 hijos. En ese instante, la mayor parte de los militares tenían un enorme interés en este nuevo género de arma veloz, con lo que la persona que diseñó y creado tal arma podría aguardar una enorme, contrato de gobierno gordito. Un día a inicios de la década de 1880, Cantelo mencionó que su trabajo se encontraba terminado. Salió de casa en un viaje y jamás mucho más lo volvieron a conocer.

Hay 2 ediciones de la historia. Uno mencionó que Cantelo salió de unas justas vacaciones; el otro que dejó para ayudar a asambleas de negocios para vender su proyecto. De cualquier forma, su familia apreció que se había transferido una enorme suma de dinero de su cuenta corriente, y un detective privado prosiguió el indicio en papel hasta USA, donde se enfrió.

Aquí es donde se regresa mucho más extraño. La raza humana jamás vio la pistola Cantelo en acción, pero sí vio la pistola Maxim, un arma eficaz y mortal construída en 1884 por Hiram Maxim, un inventor estadounidense que se había movido a Londres. Logró una fortuna con su creación e inclusive fue nombrado caballero en 1901. Pero en el momento en que los hijos de Cantelo vieron un imagen de Maxim en el diario, se persuadieron de que miraban a su padre desaparecido. Aun lo rastrearon en persona una vez en la estación de Waterloo, pero su tren se distanció antes que tengan la posibilidad de arrimarse a él.

¿Podría ser que los 2 desarrolladores de armas fuesen exactamente la misma persona? Lo mucho más posible es que no, puesto que Maxim tenía una vida en USA antes de mudarse. Pero, ¿podrían ser dobles? Esto era mucho más posible y no tan bien difícil de poder, en tanto que los dos hombres por norma general tenían media cara cubierta por barbas enormes, blancas y tupidas.

Pero esto todavía proponía el interrogante: ¿qué le pasó a William Cantelo? Raramente, en su autobiografía, Maxim mentó casos en USA donde la multitud confirmaba haber interactuado con él, en el momento en que de todos modos todavía se encontraba en Inglaterra. Asimismo pensaba que tenía un “doble” viviendo en algún rincón de los USA y, quizás, ese hombre era Cantelo.

2. La institutriz asesina

Seguimos con una observación a entre los homicidos mucho más conocidos de la crónica de la Polonia actualizada, seguido del posterior juicio y desaparición de la mujer declarada culpable del delito, Rita Gorgonowa.

A lo largo de la década de 1920, Gorgonowa fue contratada como institutriz en la vivienda del arquitecto divorciado Henryk Zaremba y sus 2 hijos: Lusia y Stanislaw. Al final, Rita y Henryk han comenzado a tener una aventura e inclusive tuvieron una hija juntos. No obstante, su relación con los otros 2 hijos siempre y en todo momento fue polémica.

La noche previo a la víspera de Año Nuevo de 1931, el cuerpo de Lusia, de 17 años, fue halló en su cama al lado de su hermano. Su cráneo había sido arrollado con un elemento pesado, que entonces se descubrió como un taladro de hielo que se había desechado en la piscina. Rita fue encontrada abajo, parado al lado del árbol de Navidad, vestida con una piel de oveja con indicios de sangre. Uno de sus pañuelos fue encontrado en el sótano, asimismo cubierto de sangre.

El juicio no duró bastante, más allá de que se transformó en una sensación nacional. Rita Gorgonowa fue declarada culpable y sentenciada a muerte. No obstante, gracias a múltiples fallos realizados por los estudiosos, sus abogados lograron un nuevo juicio y trasladarlo a Cracovia. Los medios cubrieron todo el tiempo la situacion, con enjambres de personas que se alineaban en los peldaños y corredores del juzgado, lo que llevó al juez, en un instante, a despedir a todos mientras que chillaba “¡toda Cracovia no puede ingresar en la salón!”

La segunda prueba fue mejor. Gorgonowa todavía fue proclamado culpable, pero sentenciado a solo ocho años. Fue liberada a inicios de 1939 en el momento en que Alemania invadió Polonia. Como era de aguardar, el país tenía inconvenientes mucho más urgentes con los que lidiar y no le importaba Gorgonowa, que logró ocultar sin dejar indicio. Ciertos comentarios aseguran que vivió una vida sosegada y sin metas en Opole o Silesia, al tiempo que otros aseguran que escapó a América del Sur. Los integrantes de su familia sobrevivientes todavía tratan de reabrir su caso, con la promesa de adecentar su nombre.

1. El interesante caso de Benjamin Bathurst

La vida de Benjamin Bathurst indudablemente habría ido y venido sin mucha propaganda si no fuese por las situaciones inusuales que rodearon su desaparición. Nativo de 1784 en Londres, Bathurst se transformó en enviado diplomático a lo largo de las Guerras Napoleónicas. Específicamente, su misión era viajar a Austria y seducir al emperador de que declarase la guerra a Francia. Tuvo éxito en su labor pero, lamentablemente para él, Napoleón derrotó al ejército austriaco en la guerra de Wagram. De pronto, Bathurst precisaba dejar Viena velozmente y localizar la forma de regresar a Inglaterra.

De este modo, en el mes de noviembre de 1809, Bathurst fue de viaje en bus por Europa bajo el nombre falso de “Barón de Koch”, acompañado de un asistente que pasó por “Fischer”. El 25 de noviembre, el dúo detenido en el White Swan Inn en la localidad prusiana de Perleberg. Horas después, en el momento en que llegó el instante de irse, Bathurst salió y jamás mucho más fue visto. Aparentemente, tanto él como Fischer fueron a ingresar en el carruaje; Fischer al lado de la puerta mucho más próxima mientras que Bathurst rodeaba el carruaje. En cuestión de los pocos segundos que Bathurst estuvo fuera de la visión, supuestamente desapareció de la faz de la Tierra.

Según una investigación efectuada hace unas décadas, la razón por la cual la desaparición de Bathurst se transformó en un tema tan habitual, en especial en la red social de ciencia ficción, fue sencillamente por el hecho de que los datos fueron tan embellecidos durante los siglos que solo los fenómenos sobrenaturales podrían argumentar de qué forma el diplomático desapareció. Por esa razón Bathurst fué retratado como víctima de abducción alienígena, viajes en el tiempo y dimensiones paralelas, tanto en la ficción como en las teorías de la conspiración.

La explicación mucho más posible es asimismo la mucho más trivial: Bathurst fue presa de los delincuentes. Viajaba desarmado por territorio arriesgado, iba bien vestido y tenía dinero. Habría sido una meta atrayente para cualquier criminal.

Si bien la versión habitual de su crónica afirmaba que Bathurst sencillamente “se puso tras sus caballos y desapareció”, la investigación que al final se realizó mostró que este no era la situacion. En verdad, mientras que se preparaba su carruaje, Bathurst salió solo a ofrecer un recorrido, con lo que los delincuentes tuvieron la posibilidad de tenderle una emboscada. Su abrigo se halló después con una familia local llamada Schmidt, al paso que sus pantalones asimismo se recobraron en el bosque. 40 años después, se halló el esqueleto de un hombre bajo una vivienda cerca de la posada. Podría ser Bathurst pero, como es natural, no había forma de saberlo con la tecnología del siglo XIX, con lo que el secreto continuaba.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *