Más verdades que son más extrañas que la ficción

Desde los cuentos de Shakespeare sobre travesuras reales hasta las piezas maestras modernas de Stephen King, las psiques fértiles de los enormes escritores han entregado infinitas proyectos de exquisita ficción. Pero aun el Bardo en su mejor día tendría adversidades para desafiar a el pozo sin fondo de las extrañas historias de la vida real.

Como una parte de una serie en curso, Top Tenz muestra nuestra última lista de acontecimientos increíbles que unicamente se tienen la posibilidad de archivar bajo “mucho más extraño que la ficción”.

8. Parado

Los St. Louis Browns de 1951 eran un equipo pésimo, y eso es ser amable. Perderían 102 juegos, finalizando en último sitio en la Liga De america, y la friolera de 46 juegos tras los casuales vencedores de la Serie Mundial, los Yanquis de Novedosa York. Los desventurados Browns, no obstante, tenían un ganador de buena fe con su colorido dueño, Bill Veeck, quien una vez usó a una persona de 3 pies y 7 pulgadas y 65 libras para batear en un juego de Enormes Ligas.

Entre sus muchas creaciones destacables y ofertas peculiares, Veeck (que rima con ‘naufragio’) había sido entre los primeros defensores de la integración del juego profesional. Como dueño de los Indios de Cleveland, fichó al primer jugador negro de la Liga De america, Larry Doby. Asimismo logró historia de historia legendaria de las Ligas Negras, Cartera Paige, el novato mucho más viejo de la historia, en tanto que los 2 futuros integrantes del Salón de la Popularidad asistieron a la Tribu a ganar la Serie Mundial de 1948. Pero un divorcio difícil entonces forzaría a Veeck a vender el equipo solo para obtener a los humildes Browns unos años después.

El inconformista del béisbol logró todo lo que es posible para enseñar un equipo competitivo en St. Louis, pero los Cardinals de la región fueron muy superiores tanto en talento como a la venta de billetes. Fue entonces en el momento en que Veeck metió la mano en su bolsa de trucos. El 19 de agosto de 1951, en Parque del deportista, ordenó al gerente de los Browns, Zack Taylor, que enviara a un artista de circo llamado Eddie Gaedel hasta el plato para batear como nuevo contra los Tigres de Detroit.

Con el traje de un niño con el número 1/8, Gaedel entró en la caja de bateo en la parte de abajo de la primera entrada. El lanzador de Detroit, Bob Cain, logró todo lo que es posible para detectar la pequeña región de strike, pero procedió a caminar al diminuto jugador en 4 lanzamientos sucesivos. Antes de ser sustituido por un corredor nuevo, el triunfante Gaedel recibió una digna ovación parado por la parte de la escasa multitud.

Al día después, un furioso presidente de la Liga De america, Will Harridge, anuló el contrato de # 1/8 y acusó a Veeck de burlarse del deporte. Más tarde, todos y cada uno de los pactos futuros debieron ser aprobados antes por el Comisionado de Béisbol. Para esos que llevan el marcador, Gaedel aparecería después en otro juego de Enormes Ligas, en esta ocasión disfrazado de extraterrestre en el momento en que Veeck era dueño de los Medias Blancas de Chicago. Pero eso, estimados leyentes, es otra historia.

7. Riña familiar

Si bien un obscuro serbio bosnioherzegovino siempre y en todo momento se llevaría la culpa por empezar Primera Guerra Mundial, entre los monarcas mucho más conocidos de la historia está en el epicentro de la guerra para terminar a todas y cada una de las guerras. Enorme Bretaña Reina Victoria, quien rigió a lo largo de 63 años, es ovacionada legítimamente como la “abuela de Europa”. Como resultado, múltiples de sus descendientes directos ocasionalmente se transformarían en beligerantes en la disputa familiar mucho más grande (y mucho más sanguinolenta) de la historia.

La princesa Alexandrina Victoria de Kent ascendió al trono a la tierna edad de 18 años, tras la desaparición de su tío sin hijos, el rey Guillermo IV, en 1837. Las limitaciones en el recuento de expresiones previenen una explicación mucho más descriptiva del desarrollo estupendamente difícil de la sucesión real británica. Pero es suficiente con decir que tuvo suerte y varios píos fallecieron a fin de que se transformara en reina.

Poco tras ponerse la corona, sostuvo las tradiciones familiares y se casó con su primo, el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo y Gotha. La unión incestuosa causó no menos de nueve hijos, todos los que más tarde se casaron con familias reales y nobles en toda Europa.

Avance veloz hasta el 28 de julio de 1914, en el momento en que un nacionalista yugoslavo de 19 años llamado Gavrilo Princip asesinó al archiduque Francisco Fernando de Austria en Sarajevo. Si bien la reina Victoria había estado fallecida a lo largo de mucho más de 13 años, sus nietos en este momento regían una sección importante del mundo. Tristemente, próximamente han comenzado a destruirlo. De Alemania Kaiser Wilhelm II inició las cosas declarando la guerra a su primo, Zar Nicolás II de Rusia. Unos días después, Enorme Bretaña Jorge V se unió a la refriega familiar que provocó una carnicería sin precedentes y la desaparición de sobra de un millón de soldados.

6. Niño encallado

La última película de Quentin Tarantino, Érase una vez … en Hollywood, mezcla hechos con ficción en su retorcida carta de amor a Tinsletown. Raramente, el juego nostálgico le solicita a la audiencia que suspenda frecuentemente toda incredulidad, incluyendo una escena donde un doble de peligro golpea a la historia de historia legendaria de las artes marciales Bruce Lee. ¿Seriamente? Por fortuna, Tarantino no pierde la marca respecto a Converses Manson codearse con celebridades a lo largo de los turbulentos objetivos de la década de 1960.

No es asombroso que el baterista de Beach Boys y Hell-raiser, Dennis Wilson, recogería a unos cuantos jóvenes autostopistas y las llevaría a su hogar en Sunset Bulevar. Pero en el momento en que las chicas resultaron ser las seguidoras de Manson, Ella Jo Bailey y Patricia Krenwinkel, las “buenas vibraciones” se acabaron en el momento en que su líder de culto llegó a la celebración.

Manson, adjuntado con otros 17 integrantes de su congregación, próximamente se trasladó a la interfaz de la celebración, mejorando el ámbito para el libertinaje al estilo de Calígula, con orgías sin frenos y juerga inducida por las drogas. Después, Wilson le dio a su nuevo amigo conexiones codiciadas en la industria de la música, como el productor de The Byrds, Terry Melcher. En un reportaje con el Espéculo de grabación en 1968, Wilson expresó con franqueza: “Les dije [the girls] sobre nuestra relación con el Maharishi, y me afirmaron que ellos asimismo tenían un gurú, un tipo llamado Charlie que terminaba de salir de la prisión tras 12 años. Se dejó llevar por el delito, pero en el momento en que lo conocí descubrí que tenía enormes ideas musicales. Nos encontramos escribiendo juntos en este momento “.

Wilson aun contó con el apoyo de sus hermanos mayores, Brian y Carl, para financiar y generar una sesión de grabación con el atractivo cantautor. Una de esas canciones, la perturbadoramente llamada “Cease To Exist”, se tituló después “Never Learn Not To Love” y se lanzó en el álbum Beach Boys 20/20 en el mes de febrero de 1969, menos de seis meses antes de los horripilantes homicidos de Tate-LaBianca. .

En el final, el éxito como músico eludió a Manson. Experimentó una febril lluvia con Wilson, quien aseveró que el ex- convicto le debía mucho más de $ 100,000 (y el gasto de múltiples visitas al médico para tratar su gonorrea enfurecida). Por sus inconvenientes, el baterista se atribuyó el mérito único de ser el compositor de la canción, dejando que el falso profeta buscara la popularidad en otra sección.

5. La gran obsesión de Howard

Mucho más de 40 años tras su muerte, la fascinación por Howard Hughes todavía es tan fuerte como siempre y en todo momento. Sus hazañas como aviador, hombre de negocios y lotario de Hollywood que establecen récords brindan una intriga interminable sobre entre los hombres mucho más misteriosos (y mucho más ricos) del siglo XX. No obstante, entre sus expepcionales logros, el intento de Hughes de diseñar lencería femenina resultaría un fracaso abyecto.

Su obsesión por la anatomía femenina alcanzó alturas vertiginosas a lo largo de la realización de su película. El forajido. Supuestamente, la película debería ser una reiteración de los iconos del salvaje oeste. Billy el niño y Doc Holliday. Pero Hughes tenía una visión diferente en cabeza. El productor / directivo / jefe del estudio logró todo sobre las lolas, particularmente, las que forman parte a la actriz. Jane Russell.

Hughes había descubierto a Russell en 1940 como una morocha pechugona ignota de 19 años y también instantaneamente le firmó un contrato único de siete años. El magnate escogió a su última ingenua para el papel de “Rio”, una hot señorita atrapada en un triángulo amoroso entre los 2 pistoleros. El director enamorado le ha dicho a su directivo de fotografía: Gregg Toland (Ciudadano Kane), para enseñar el escote de Russell durante la película, e inclusive edificó una prenda ramplona con alambres para enseñar aún mucho más su voluptuosa figura.

Naturalmente, el bien dotado Russell se negó a emplear el artilugio. En su autobiografía, la actriz describió el diseño torpe como “absurdo y también incómodo” y jamás lo usó. En cambio, engañó a su jefe ofuscado con el pecho sencillamente rellenando su sostén con papel de seda. “Él podría diseñar aeroplanos”, ha dicho. “Pero no era un Mister Playtex”.

4. Operación Carne picada

Antes de conseguir el reconocimiento mundial como creador de las novelas de espías de James Bond, Ian Fleming puso sus capacidades creativas a trabajar para el intelecto británica a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. Se le asigna haber urdido una treta desarrollada, que implica a un cadáver vestido para parecerse a un oficial en sendero a dar documentos misterios. El mensajero espectro se dejaría caer después cerca de la costa y al final llegaría a manos oponentes.

Con un guiño y un guiño a su obscuro sentido del humor, los oficiales militares británicos nombraron en código el plan, Operación Carne Picada. El subterfugio, desarrollado para mentir a los alemanes respecto al ataque premeditado por los socios a Sicilia, viraba cerca de un vagabundo galés últimamente fallecido llamado Glyndwr Michael. Próximamente tomaría una exclusiva identidad como Capitán (Mayor Interino) William “Bill” Martin de los Royal Marines. Pese a la insulsa vida del fallecido y su triste muerte, próximamente se embarcaría en una aventura excepcional.

En la mañana del 30 de abril de 1943, en frente de la costa suroeste de España, un pescador de sardinas local logró el horrible hallazgo del cuerpo sin vida flotando en el agua. El enigmático soldado con un maletín negro encadenado a la cintura fue llevado de forma rápida a tierra y entregado a los espías alemanes estacionados en el área.

Después, los documentos falsos encontrados en la situacion añadido mostraron proyectos “ultrasecretos” que implicaban una invasión aliada a enorme escala de Grecia y Cerdeña. La información por último aterrizó en el escritorio de Adolf Hitler, quien reaccionó con resolución mientras que era absolutamente engañado. El plan mórbido se transformó en entre los episodios mucho más extraños de la Segunda Guerra Mundial, salpicado por un mensaje descarado al presidente británico. Winston Churchill declarando: “Se tragó carne picada. Caña, línea y plomada “.

3. Fuerzas felinas

Albert Schweitzer ha dicho una vez: “Hay 2 maneras de cobijo de las miserias de la vida: la música y los gatos”. La taimada observación del reconocido pensador y ganador del Premio Nobel de la Paz asimismo podría integrar una mención de de qué forma los gatos dieron cobijo de la pobreza de guerra de trincheras a lo largo de la Primera Guerra Mundial.

Se han escrito volúmenes sobre los horrores y la carnicería sin ningún sentido de la primera guerra mundial. Armas como ametralladoras, gas mostaza, y todos y cada uno de los lanzallamas contribuyeron al cementerio interminable de “tierra de absolutamente nadie.” Pero indudablemente, el enfrentamiento vendría definido por la vida en las trincheras, que los socios vencieron con un arma segrega: gatos.

De 1914 a 1918, se calcula que 500.000 comandos de 4 patas se desplegaron en las trincheras, donde cazaron y mataron ratas y ratones portadores de anomalías de la salud. Sus funcionalidades asimismo se extendieron a los navíos en el mar, aparte de ser útil como mascotas. La práctica se remonta a una cantidad enorme de años en los viejos egipcios, que adoraban a los felinos pilosos por su aptitud para sostener libres de fieras las embarcaciones navales y los palacios reales.

Por ende, la próxima vez que su gato maúlle para llamar la atención o necesite un plato de comida fría, asegúrese de no solo agradar sus pretensiones, sino más bien darle las gracias por el servicio militar de sus ancestros.

2. No hay reposo para los desalmados

El homicidio del popular director mudo William Desmond Taylor tenía todos y cada uno de los elementos para un éxito de taquilla. Encanto. Secreto. Avaricia. E inclusive ciertos espectros no convidados.

En la mañana del 2 de febrero de 1922, Taylor fue encontrado fallecido en su bungaló en Los Ángeles. Le habían disparado en la espalda, probablemente a lo largo de la noche previo, lo que resultó en una investigación policial masiva de otro delito sensacionalista de los años 20 que dominaría los sucesos a lo largo de meses.

Múltiples players de Hollywood de prominente perfil fueron interrogados, incluyendo la vieja novia del directivo, adepta a la cocaína, Mabel Normand. La habitual actriz primordial, entre las muchas fanáticos de Taylor, había sido la última persona que lo vio con vida la noche de su muerte. Tras un riguroso interrogatorio, LAPD la descartó como sospechosa pese a las persistentes acusaciones de los jornales sensacionalistas de la temporada.

En el final, las autoridades no lograron detallar pistas creíbles ni enseñar el arma homicida. La familia de Taylor logró sepultar sus restos en Cementerio Hollywood Forever, donde la historia toma su giro mucho más deslumbrante (y absurdo). Una periodista decidida llamada Florebel Muir orquestó el género de orate truco promocional que solo podría haber ocurrido en la tierra de La-La.

Muir, la corresponsal en Hollywood del New York Daily News, procuró sobrepasar a sus oponentes con un plan a medias que implicaba al maestresala de Taylor, Henry Peavey. Tres días antes del asesinato de Taylor, Peavey había sido detenido por “vagancia popular”, y Muir aguardaba poder sacarle una confesión de asesinato. Por último contrató a un matón de Chicago llamado Al Weinshank a fin de que se disfrazara de espectro y se ocultara cerca del mausoleo de Taylor en el cementerio.

Una noche, tarde, tras captar Peavey a la tumba, el macabro gángster apareció de pronto en una sábana blanca y chilló: “¡Soy el espectro de William Desmond Taylor! ¡Me asesinaste! ¡Confiesa, Peavy! ” Como era de aguardar, el maestresala se limitó a dejar caer una carcajada antes de charlar con los maquinadores. En lo que se refiere al espectro, Weinshank se unió después a los fallecidos reales tras ser ejecutado a balazos en 1929. Matanza de San Valentín.

1. Acoplado y cargado

https://www.youtube.com/watch?v=4y también1kaWHxzEo

La civilización de las drogas de las décadas de 1960 y 1970 afectó a todos y cada uno de los rincones de la sociedad y al final se extendió al planeta de los deportes. En el béisbol de las Enormes Ligas, tomarse las pastillas antes de los partidos se volvió tan rutinario como jugar el Star-Spangled Banner. Ex- as de los Piratas de Pittsburgh Dock Ellis asegura que jamás jugó un juego sobrio, y una vez aun lanzó un juego sin hits mientras que bajo la predominación de LSD.

Ellis logró su debut en la MLB en 1968 como un diestro lanzador duro. Velozmente surgió como entre los lanzadores mucho más dominantes en el juego, llevando a los Piratas a cinco títulos divisionales y un Campeonato de la Serie Mundial en 1971. Se transformó en un defensor abierto de la igualdad racial en un instante en que los deportistas se desanimaban de expresar sus críticas. El lanzador estelar asimismo se volvió dependiente a las drogas y el alcohol para contribuir a sobrellevar la presión de accionar al mucho más prominente nivel.

Adjuntado con neveras repletas de cerveza fría, anfetaminas como Benzedrine y Dexamyl (populares como “Greenies” en ese instante) eran un factor básico de todos y cada uno de los días en los vestidores de toda la liga. En una ocasión inolvidable, Ellis decidió permitir que caiga ácido en lo que creyó que era un día de asueto mientras que visitaba a unos amigos en el sur de California. No obstante, si bien se encontraba “mucho más prominente que un Georgia Pine”, se enteró de que los Piratas lo habían planificado para empezar el primer juego de una doble cartelera de 2 noches contra San Diego después esa noche.

Tras correr hacia el estadio, se tragó ciertos “greenies” mucho más para contribuir a equilibrar su viaje alimentado por las drogas. Ellis entonces salió al montículo el 12 de junio de 1970 y también logró historia en el béisbol. En el momento en que las drogas surtieron efecto, empezó a alucinaciones y luchó por concentrarse. El receptor pirata, Jerry May, debió utilizar cinta reflectante en los dedos a fin de que Ellis pudiese ver sus señales. En el final, no fue interesante (dio ocho pasaportes y conectó ciertos bateadores) pero Ellis apagó a los Progenitores, 2-0.

Seguiría jugando un total de 12 temporadas en las Enormes Ligas en una carrera infestada de lesiones llena de avatares. Irónicamente, llegó a lamentar el extraño jalón por el hecho de que eclipsó su considerablemente más logros significativos fuera del deporte. Tras retirarse en 1980, ingresó a un programa de rehabilitación por abuso de substancias y dedicó su historia a la sobriedad, aparte de contribuir a otros deportistas a batallar la adicción. Asimismo se transformó en representante para hacer conciencia sobre Patología de célula falciforme (una condición con la que luchó la mayoría de su historia) y trabajó para recaudar dinero para la investigación médica.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *