Mitos modernos sobre la antigua Grecia

La civilización griega vieja ha fascinado al planeta desde el momento en que se puede estimar vieja. La mitología, la política, el pueblo, las peleas y considerablemente más. Pero la historia marcha un tanto como el juego del teléfono. Las historias se cuentan y se vuelven a contar suficientes ocasiones, y de súbito nace el mito. Lo que parecía un hecho es, de todos modos, un mito.

10. Los espartanos no eran todos duros

Merced a Hollywood, y particularmente a la película 300, la mayor parte de la multitud confía en que los espartanos eran los guerreros mucho más excelentes de toda la vieja Grecia. Eran una sociedad criada con un solo propósito: la guerra.

En el momento en que se examina la historia militar de Esparta grosso modo, no resalta como mucho más increíble que la historia militar de la mayor parte de las otras naciones. ¿Tuvieron enormes victorias? Evidentemente que sí. Pero asimismo padecieron pérdidas. No había nada sobrehumano en ellos.

Prácticamente todos los mitos sobre Esparta es solo eso: un mito. Su poderío militar era habitual. Se rendían de manera voluntaria en la guerra si las posibilidades estaban en contra suya. No sacrificaban a los pequeños enclenques. No se oponían a la riqueza y la posesión personal. Aun se asociaron con los persas contra otros helenos.

9. Pandora no tenía una caja

Es extraño meditar que la mitología tiene mitos a su alrededor, pero pasa. La situacion de la caja de Pandora es un increíble ejemplo de esto de manera muy explícita. De todos modos, Pandora no tenía una caja

Una caja tiende a ser un aspecto insignificante en la mayor parte de las historias, pero como esta tiene por nombre verdaderamente “Caja de Pandora”, es un aspecto esencial. Visto que se haya transformado en un término del charla diaria lo realiza aún mucho más

En el momento en que mencionamos que alguien ha abierto la caja de Pandora, quiere decir que hizo algo simple que tuvo graves consecuencias. La palabra usada en la historia original sobre Pandora, la primera mujer de la Tierra que fue construída desde agua y tierra, es “pithos. “

La definición común de pithos sería frasco. Los pithos se empleaban de forma frecuente en la civilización griega. En ellos se podía almacenar cualquier cosa, desde vino hasta cadáveres. Pero una traducción posterior del siglo XVI interpretó equivocadamente pithos como pyxis, que significa caja.

8. Las mujeres espartanas eran capaces

La película 300 no solo persuadió a la multitud de que los espartanos eran los superhombres de todo el mundo viejo. Asimismo logró ver que los hombres eran la fuerza motriz de la sociedad. Ellos lo hacían todo mientras que las mujeres se quedaban en el hogar cuidando a los pequeños, y quizás cocinando la cena. Pero no en todos los casos fue de esta forma.

Las mujeres espartanas eran independientes de una manera que escasas mujeres griegas lo eran. Recibían una educación, algo inédito en muchas otras polis griegas. Y si bien no podían transformar esa educación en un trabajo para conseguir dinero, tenían otras virtudes. Por servirnos de un ejemplo, una mujer espartana podía tener tierras.

Las chicas espartanas podían entrenar al aire libre con los chicos en ejercicios físicos. Aun competían en deportes. Asimismo eran conocidas por su talento y sabiduría, algo de lo que no podían ser parte otras mujeres de todo el mundo heleno.

7. Las esculturas no estaban fabricadas de mármol blanco..

Entre las reliquias mucho más reconocidas de todo el mundo heleno viejo a la que todavía contamos ingreso es el arte. No todo ha subsistido a lo largo de todos estos años, pero ciertas piezas que sí lo hicieron fueron sensacionales y recordables. Ciertas mucho más resaltadas fueron las esculturas.

La mayor parte de nosotros vimos esculturas como la Afrodita de Knidos o la Venus de Milo. Están fabulosamente cinceladas en mármol con tal capacidad que se tienen la posibilidad de ver las curvas dinámicas de la carne. Semejan personas vivas transformadas en piedra. Y si bien prosiguen siendo preciosas en su gloria de alabastro, no es tal como se veían inicialmente.

Escultores helenos pintó sus proyectos. Anteriormente, en el momento en que estas esculturas se expusieron por vez primera, habrían sido de colores refulgentes. Tampoco los sujetos habrían sido todos blancos. En el arte heleno, los jarros y otras proyectos representan a personas de varios tonos de piel, y sus estatuas habrían reflejado lo mismo.

6. Hades no es Satanás

En la mitología y la ficción modernas, en el momento en que ves a Hades, no es buen tipo. En la mayor parte de las situaciones, Hades es homónimo de Satanás. Es simple ver de qué forma brotó esta comparación. Los dos rigen el inframundo donde van los espíritus en el mucho más allí. Y una parte del inframundo heleno no es un espacio muy divertido. El Tártaro es homónimo del infierno católico, y es donde las ánimas de los condenados hallan su castigo

Las diferencias alcanzan para indicar que el Hades y Satanás son muy no son lo mismo. Por servirnos de un ejemplo, el Hades el sitio, en contraste al Hades el sujeto, no es solo el Tártaro. Asimismo está el Elíseo, que es homónimo del Cielo católico

El trabajo de Hades no era solo gobernar a los fallecidos. Él regía cualquier cosa en la tierra. Esto incluía cualquier cosa, desde el mineral a la mina y las semillas a medrar. Esencialmente, Satanás era malo, pero Hades era un dios. No era ni bueno ni malo. O, mucho más exacto para el panteón heleno, podía ser los dos

5. La democracia griega no era la democracia actualizada

El día de hoy, en el momento en que pensamos en la democracia como sistema de gobierno, tendemos a imaginar la versión griega. Grecia funcionaba como una democracia pura, y de ella nacieron todas y cada una de las democracias modernas. La manera de gobierno mucho más justa y representativa de todas y cada una. El inconveniente es que la democracia griega no era precisamente la democracia que pensamos el día de hoy.

La democracia ateniense no era la manera de gobierno idealista que la multitud actualizada podría meditar. Todos y cada uno de los integrantes de la sociedad no tenían voz y, en verdad, solo unos pocos seleccionados contaban y podían ser parte de esa democracia. Las mujeres no podían votar en la democracia ateniense, ni tampoco los esclavos. Los no ciudadanos, populares como Metoikoi, tampoco podían votar. Estos eran los extranjeros que venían a vivir a Atenas y proseguían siendo personas libres

Se estima que que si Atenas tenía una población de 300.000 pobladores, hasta 100.000 de ellos eran esclavos. Otros 25.000 eran metoikoi. De los 175.000 sobrantes, precisamente la mitad habían de ser mujeres. Si se tiene presente a los que no estaban en edad de votar, se estima que quizá solo 50.000 personas, aproximadamente, de toda la población ateniense podían votar. Eso es una grave privación del derecho al voto

4. Grecia no se encontraba unificada

Si bien parezca evidente en el momento en que se comienza a meditar en ello, Grecia no era una nación única y unificada. En el momento en que la multitud charla de ella actualmente es solo Grecia. Es como la Grecia actualizada, un país que ocupa un espacio en el mapa. Pero la vieja Grecia no era tan fácil.

La razón por la cual charlamos de atenienses, espartanos, corintios y tebanos es pues todos ellos procedían de sus ciudades-estado. Estas se llamaban Polis griegasy había muchas. Las primordiales son las que todos conocemos por las películas. Pero había entre 1.500 y 2.000 en conjunto

Lo que unió a Grecia en cierta manera fue su religión, su lengua y su geografía. Estaban ubicadas cerca unas de otras y compartían varios de los mismos valores. De esta forma, si un enemigo extranjero atacaba, estas ciudades-estado se unían como solo una.

Sin una predominación extranjera contra la que sumarse, estas ciudades-estado acostumbraban a batallar entre sí. Esparta derrotó a Atenas, pero entonces cayó frente Tebas, por poner un ejemplo. Las ciudades-estado mucho más enormes, singularmente Atenas, eran considerablemente más capaces que varios de los estados menos populares. Por este motivo, controlaba a estos estados mucho más pequeños.

Con un paisaje separado por ríos, montañas y enormes espacios vacíos en una temporada previo a la tecnología, la unificación era prácticamente irrealizable y probablemente no deseada.

3. Prácticamente no hay historia espartana

Ahora vimos ciertos mitos esenciales sobre la civilización espartana. Este último punto verdaderamente charla de de qué manera y por qué razón muchos mitos sobre ellos llegaron a ser tan extensamente admitidos. A los espartanos no les agradaba redactar las cosas. Hay muy poca información de primera mano sobre cualquier aspecto de la civilización espartana. Eso incluye su crónica.

Lo poco que entendemos de los espartanos procede de cuentos contemporáneos escritos por otros helenos; esos que los vieron y también interaccionaron con ellos. Quizás de ahí que varios datos sobre ellos son falsos, por el hecho de que fueron filtrados por observadores externos

Lo que quedó de Esparta, que de todos modos no era mucho más que una localidad-estado en Laconia y quedó achicada a una capacidad menor en el más destacable de las situaciones tras una severa derrota frente a los tebanos, no es en lo más mínimo lo que la multitud espera. Los espartanos eran populares por la poesía y la cerámica. La cerámica era ejemplar y la poesía, o cuando menos lo poco que queda, señala que eran personas tan apasionadas al arte como a la guerra.

El resto de su crónica, desde de qué forma lucharon en las guerras hasta por qué razón la localidad se levantó y cayó, fue escrito prácticamente de forma exclusiva por forasteros.

2. La esclavitud se encontraba muy popularizada

En los tiempos modernos es común la creencia de que los helenos no tenían esclavos o no aprobaban la esclavitud. Los delincuentes podían ser obligados a la servidumbre en el Coliseo, por servirnos de un ejemplo, o los presos de guerra podían quizá transformarse en siervos. Pero la verdad es que la esclavitud formaba una parte de la vida diaria griega, y se encontraba muy popularizada.

La iniciativa de que la esclavitud era mala en algún sentido no era una creencia expresa en la vieja Grecia. Semeja que el término de esclavitud se consideraba natural y varios dueños de esclavos consideraban a sus esclavos con una visión raramente amistosa. Si alguien creía que los esclavos eran tratados con dureza generalmente, probablemente trataría a sus esclavos con mucho más amabilidad que a otros

Esta es una distinción clave que debemos llevar a cabo entre nuestra entendimiento actualizada de la esclavitud y la visión de la Vieja Grecia. Si bien no tenemos la posibilidad de comprender lo que pensaban los propios esclavos, absolutamente nadie mucho más en la sociedad creía que hubiese alguna razón a fin de que no tenga existencia la esclavitud.

1. Los helenos no idearon todo cuanto pensamos que hicieron

El planeta moderno tiene bastante que agradecer a la vieja Grecia. Si estas buscando una lista de cosas inventadas por los helenos, hallarás desde faros hasta ruedas de agua. No obstante, los helenos reciben un crédito que quizá no meritan.

La democracia pertence a las enormes que se muestran en el momento en que la multitud cuenta los inventos helenos. Hablamos de un doble golpe de viable desinformación. Para comenzar, en general se cree que Atenas fue la primera democracia, pero no es de este modo. Atenas no fue la primera polis griega en adoptar la democracia. Mucho más de doce otras habían adoptado un procedimiento de gobierno afín, introduciendo estados visibles como Siracusa, antes de Atenas.

Aparte de otros estados helenos, la democracia tiene sus raíces en hasta Mesopotamia asimismo. Es posible que no fuese la democracia de los helenos, y precisamente no la sociedad actualizada, pero es previo a Atenas.

Otro proyecto sospechoso de los viejos helenos es un factor básico de las clases de matemáticas en el mundo entero: el Teorema de Pitágoras. Si bien Pitágoras popularizó este simple término matemático, no fue una invención suya. Una vieja tablilla babilónica de hace 3.700 años exhibe que el término era popular unos 1.000 años antes que ningún heleno lo reivindicara.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *