Otras 10 películas clásicas de cine negro para ver

Como cualquier aficionado al cine le afirmará, el planeta del cine negro es una vasta extensión donde puede ser intimidante hundirse. Hay tantas películas que se piensan “tradicionales” que puede ser bien difícil elegir por dónde comenzar a examinar el género. Ciertas películas se han consolidado en el tiempo como ejemplos más especial del género, al paso que otras fueron objeto de debates de décadas sobre su validez como cine negro. En el momento en que escribí el precursor de esta lista, el Top Ten Classic Era Largometraje Noir, traté de crear una lista que tenga dentro películas que representasen mejor las concepciones populares del género: detectives duros, gánsteres éticamente equívocos y taimadas mujeres mortales. Pero el cosmos del cine negro es considerablemente más diverso de lo que esos estereotipos te hacen opinar. Ciertos son retratos de individuos extraños, thrillers tensos, métodos policiales y cuentos de romances condenados. Conque con esta lista he recopilado diez tradicionales mucho más en orden cronológico que son un tanto… distintas… de lo que consideraríamos el cine negro usual. Es hora de tomar un trago fuerte y una chavala suelta, pues es hora de otros diez tradicionales del cine negro.

10. Mildred Pierce

Fundamentada en la novela del mismo nombre del infame novelista pulp James M. Cain, Mildred Pierce es la extraña película de cine negro que muestra a una mujer como el personaje primordial en vez de como un endeble interés amoroso o una fácil mujer mortal. En el papel que le valió a la historia de historia legendaria de Hollywood Joan Crawford un Oscar a la Mejor Actriz, interpreta al héroe mucho más improbable del cine negro: una madre soltera. Mildred Pierce, una madre de 2 hijos recién divorciada, se ve obligada a trabajar como mesera para sostener a su familia. Tras perder a una de sus hijas por neumonía, escoge comenzar nuevamente y abrir su cadena de sitios de comidas. Sus mayores retos no son la sociedad dominada por hombres donde vive o aun los hombres que la apuñalan por la espalda con los que tiene aventuras. En cambio, es su hija llamada Veda. Veda es una mocosa malcriada ofuscada con el dinero y el estatus popular que jamás va a poder perdonar a su madre por realizar un trabajo tan humilde como camarera. Veda finge un embarazo para hurtar $ 10,000 a un caballero rico. Con su avaricia por el dinero y el estatus popular aún sin apagar, entra en un plan con entre los pretendientes de Mildred para llevarla a la bancarrota, demoliendo su cadena de sitios de comidas ganada con tanto esfuerzo en el desarrollo. Todo lo mencionado lleva a una traición deslumbrante y un asesinato fenomenal. Contada en parte importante en flashback tras el asesinato (una técnica común del cine negro), Mildred Pierce reta tanto los permisos de género del cine clásico como las ideas de narración lineal. Esta no es una narración acerca de chicos pésimos y detectives privados. Es la crónica de una familia que implosiona ferozmente y la mujer del medio trata de salvarse a sí y a su hija de vidas de corrupción y servidumbre.

9. El cartero siempre y en todo momento llama un par de veces

Otra película fundamentada en una novela de James M. Cain, El cartero siempre y en todo momento llama un par de veces es un cuento tradicional de amor culpado. Al comienzo, conocemos a Frank Chambers, un vagabundo con un caso grave de “picazón en los pies”. Vaga por un lugar de comidas al filo de la carretera un día solo para finiquitar bajo el empleo de su dueño, Nick Smith. En la mayoría de los casos, se enfrenta a mantenerse en un espacio a lo largo de bastante tiempo, pero cambia de actitud en el momento en que conoce a la increíble mujer de Smith, Cora (interpretada por la sensual Lana Turner). Los 2 se enamoran de forma rápida. Según la tradición del cine negro, deciden despedir a Nick a fin de que logren vivir juntos. Lo que podría ser un thriller genérico se transforma en algo bastante superior. La primera oportunidad que procuran matar a Smith, fallan y deben hacerse el inocente en el momento en que llega la policía. En el momento en que al final lo consiguen, las autoridades locales sospechan inmediatamente que olían inconvenientes la primera oportunidad que Smith resultó herido. Lo que prosigue es un tenso combate con la policía y el sistema judicial que procura combatir a los dos contra ellos mismos. En el momento en que tienen un tecnicismo, se marchan a procurar festejar el comienzo de una exclusiva vida juntos. Pero la catástrofe golpea en el momento en que Cora muere en un incidente automovilístico. Smith es culpado a muerte por presuntamente formar parte en la desaparición de Cora más allá de que fue verdaderamente un incidente. ¿Va a poder liberarse de ser castigado por un delito que no cometió? Una película hipnotizante, El cartero siempre y en todo momento llama un par de veces es un tradicional atemporal del delito, la justicia, la traición y el cariño.

8. Conocido

Los críticos de cine han debatido a lo largo de un buen tiempo si muchas de las películas de Hitchcock eran sencillos thrillers o auténtico cine negro. Pero pese a sus razonamientos, hay una película que el profesor dirigió y donde todos tienen la posibilidad de estar en concordancia es, en verdad, una película negra: Notorious. En lo que sería entre las piezas maestras mucho más subestimadas de Hitchcock, Notorious ahonda en la vida de Alicia Huberman (interpretada por la exquisita Ingrid Bergman), la hija de un espía nazi convicto. Aterrorizada por las acciones de su padre, ingresa a contribuir a infiltrarse en un conjunto de nazis alemanes que encabezan en Brasil. Su contacto, el agente del gobierno TR Devlin (Cary Grant), le afirma que debe cautivar y casarse con Alex Sebastian, uno de los más importantes nazis. Ella admite y contrae matrimonio sin amor, todo por el bien de su país. Solo hay 2 inconvenientes. La primera es que se conquista de Devlin y debe escoger entre su corazón y su deber. La otra es que Alex revela la auténtica identidad de Alicia y conspira con su madre para matarla. Más allá de que la trama puede no parecer bastante explícita para los estándares recientes, la película fue impresionantemente discutida en el instante de su publicación. La iniciativa de que Bergman sedujera (y por ende tuviese relaciones íntimas) con un hombre al que no amaba por orden de otro hombre era escandalosa. Pero esos que la condenaron por semejantes fundamentos pasaron por prominente dado que es una película impresionantemente bien desarrollada con la minuciosa atención al aspecto de Hitchcock. Con entre los finales mucho más apasionantes de Hitchcock, Notorious indudablemente te sostendrá al filo de tu taburete.

7. El tercer hombre

No piense ni por un momento que solo los estadounidenses tienen la posibilidad de hacer un enorme cine negro. Con la salvedad que asegura la regla, El tercer hombre, de Carol Reed, no solo es de las mejores películas de cine negro de siempre, sino fué extensamente considerada como de las mejores películas de siempre. Clasificada como la mejor película británica de siempre por el British Largometraje Institute, The Third Man es una deslumbrante descripción del vicio, la traición y el engaño. Ambientada en Viena tras el final de la Segunda Guerra Mundial, la autora estadounidense Holly Martins está a la caza de su viejo amigo Harry Lime, que le había brindado un trabajo. El único inconveniente es que, a su llegada, Martins revela que Lime en teoría terminaba de fallecer en un incidente automovilístico. Digo “en teoría” pues no pasa un buen tiempo antes que se lleve a cabo visible que no todo es lo que semeja en la localidad de Viena. Decir algo mucho más sobre la trama sería un delito. Lo que precisa comprender es que lo que prosigue es de los mejores juegos del gato y el ratón en la historia del cine. Harry Lime se convirtió de manera oficial en entre los mayores villanos cinematográficos de siempre, en parte importante por la actuación de Orson Welles. Si bien solo está en la pantalla a lo largo de unos minutos, Welles birla la película de los pies de todos los otros. La toma de Welles parado en un callejón relativamente iluminado se convirtió en entre las imágenes mucho más icónicas de la historia del cine. Pero centrarse solo en Welles pasaría por prominente a 2 de los individuos mucho más esenciales de la película: la localidad de Viena arrasada por la guerra y la conocida partitura de cítara de Anton Karas. En resumen, El tercer hombre es una de esas extrañas películas que se juntan en todos y cada uno de los escenarios. No te pierdas el legendario tradicional.

6. Noche y localidad

Después de ser incluido en la lista negra por Hollywood en la mitad de la era McCarthy, el directivo Jules Dassin, el timonel de varios buenos grabes negros, se dirigió a Europa en pos de empleo. Mientras que estuvo en Inglaterra, Dassin dirigió una película de aspecto desaliñado llamada Night and the City. Una película de aspecto sombrío y sucio, Night and the City pasaría a ser un tradicional del cine negro. Nuestro personaje principal es Harry Fabian, un estafador londinense de 2 bits. Todo el tiempo en mala suerte, Fabián no recibe el respeto de sus compañeros pobladores del sórdido vientre de Londres. Pero se le sucede un plan para huír del inframundo. Procura hacerse con el control de la organización de pelea libre profesional de Londres estafando al jefe promotor Kristo y a su padre, el legendario luchador grecorromano Gregorius. Pero la localidad es dura y aún mucho más inexorable. No pasa un buen tiempo antes de que esté bastante profundo, en especial en el momento en que Gregorius muere de repente. Culpando a Fabián por su muerte, Kristo proporciona una recompensa por su cabeza. Pero dejar Londres significaría dejar a la mujer de sus sueños. ¿Qué se puede llevar a cabo con una estafa de 2 bits? La película fue en un inicio despreciada por los críticos por su interpretación verdadera de los estafadores y delincuentes. No fue hasta una década después que los críticos se percataron de que tenían una obra excelente en sus manos. Si quiere ver esta película (y debería llevarlo a cabo) asegúrese de hallar una copia del corte estadounidense. Tiene el desenlace original y la banda sonora de la película de Dassin. El corte británico añadió cinco minutos auxiliares que le brindaron a la película un final feliz fuera de sitio y artificial. Nuestro Dassin se manifestó en acompañamiento del recorte estadounidense. Si en algún momento halla la versión estadounidense de esta película, prepárese para una pieza maestra obscura y trágica.

5. En un espacio solitario

Votado por el American Largo Institute como la mejor estrella masculina de siempre, Humphrey Bogart dejó un legado como entre los iconos inmortales del cine. Su trayectoria contó con varios de los mejores individuos y actuaciones en la narración de Hollywood, como Sam Spade en The Maltese Falcon, Rick Blaine en Casablanca, y su interpretación de Charlie Allnut en The African Queen, ganador de un premio de la Academia. Más allá de que Bogart se realizó un nombre interpretando a gánsteres y tipos sabios, sus papeles mucho más esenciales retrataron a hombres débiles y emotivamente angustiados con exteriores duros que habían renunciado a la vida. Ninguna película estuvo tan cerca de atrapar este lado del hombre como la pieza maestra de Nicholas Ray In a Lonely Place. Extensamente considerado como su mejor actuación, Bogart logró todo lo que es posible como Dixon Steele, un escritor de guiones duro con un temperamento incontrolable predispuesto a raptos violentos. En el momento en que una pequeña es asesinada poco tras pasar tiempo con él, Steele se transforma en el primordial sospechoso. Solo la asistencia y el cariño de la vecina Laurel Gray tienen la posibilidad de salvarlo. Pero, ¿va a poder salvarse del peor enemigo de Steele: él mismo? Una catástrofe romántica que provoca que el desenlace de Casablanca parezca soleado, In a Lonely Place es tanto una infame historia amorosa perdido como una emocionante acusación del sistema de Hollywood de la década de 1950. Y después está Bogie, sentado en una mesa tomando solo y soñando con días mejores.

4. La jungla de asfalto

En 1941 el directivo John Huston inventó el género del cine negro con su visionario The Maltese Falcon. Nueve años después lo volvería a realizar ideando la película de alcaparras en The Asphalt Jungle. En este legendario cine negro (premiado en los Oscar con 4 nominaciones), Huston inventa todos y cada uno de los tropos por los que las películas de robos se volverían reconocidas: el montaje de un equipo ecléctico y heterogéneo de expertos, una secuencia tensa que documenta el delito en sí y la delincuentes asediados que evitan desesperadamente la ley una vez que se realiza el trabajo. A la cabeza del conjunto está “Doc” Riedenschneider, un criminal alemán que termina de salir de la prisión y anhela una última partitura. Su codiciado premio es el contenido de una joyería de gran lujo. Conforme va formando su equipo, conocemos a cada criminal. Conforme se muestra y lleva a cabo cada personaje, aprendemos sobre sus vidas privadas y sus intereses personales al ingresar en la operación. Estos hombres no son gruñidos estereotipados. En cambio, son individuos reales con familias, historias y ambiciones que se han reunido para poder una enorme puntuación. Más allá de que el delito en sí tiene éxito, no pasa bastante tiempo antes que los policías los alcancen y empiecen a removerlos uno por uno. Con ciertas filmas en blanco y negro mucho más preciosas que da el género, The Asphalt Jungle es un festín para los ojos y una emoción para el espectador.

3. Sunset Bulevar

Olvídese de Lugosi y Karloff, para una generación de cinéfilos, Robert Mitchum fue el hombre del saco. Es simple comprender por qué razón tras ver La noche del cazador del directivo Converses Laughton. Mitchum crea entre los villanos mucho más siniestros y perdurables del cine como el reverendo Harry Powell, un asesino en serie y autoproclamado “hombre de Dios” que se casa y aniquila a la mujer de su viejo compañero de celda en la prisión en un intento de hallar la localización de un refugio. de dinero sucio. El único inconveniente es que las únicas personas que verdaderamente saben dónde se encuentra el dinero son los hijos de su ex- compañero de celda. Mientras que escapan hacia la noche, él los prosigue mucho más de cerca que cualquier sabueso. Por último, al localizar cobijo con una mujer mayor llamada Rachel Cooper (interpretada por la histórica actriz discreta Lillian Gish), tienen que conseguir una forma de protegerse a sí mismos y a su familia recién adoptada de la maldad omnipresente del buen predicador Powell. Una bomba de taquilla en el momento en que se lanzó por vez primera, no obstante, ganó en popularidad y prestigio. Nombrada como la segunda película mucho más bella de siempre por Cahiers du Cinema (tras Citizen Kane), La noche del cazador es impresionantemente bella y emocionante de ver. Utilizando técnicas y fundamentos adoptados del expresionismo alemán, Laughton se destaca en la creación de una atmósfera claustrofóbica y dominante (¡aun en el momento en que los individuos están afuera!). Pero no la dirección de arte y la cinematografía perfectas tienen la posibilidad de empequeñecer el poder de la actuación de Mitchum. ¡Esté advertido! Más allá de que esta película tiene mucho más de cincuenta años, todavía tiene el poder de aterrorizar y enfriar aun al público mucho más duro.

1. Toque del mal

Realizando su segunda aparición en esta lista, Orson Welles exhibe no solo sus esenciales talentos de actuación, sino más bien asimismo su histórica perspicacia como directivo en el magnífico Touch of Evil. En el momento en que un horrible asesinato sucede en la frontera entre USA y México, el oficial de narcóticos Mike Vargas (interpretado con cara morocha por Charlton Heston) debe desentrañar el secreto tras el violento asesinato. De forma rápida está en conflicto con el sheriff local Hank Quinlan (interpretado por un Welles de enorme manera hinchado) que no está sobre plantar pruebas para capturar a su criminal. Transcurrido el tiempo cayendo sobre él, Vargas debe solucionar el secreto del asesinato y mostrar al poderoso Quinlan como un criminal corrupto. Con entre las tomas iniciales mucho más reconocidas de la historia del cine (una toma de rastreo de tres minutos y treinta segundos), Welles engancha a su audiencia con el primer cuadro. Una película fabulosa por méritos propios, asimismo es una suerte de canto de cisne para todo el género, puesto que fue entre las últimas películas de cine negro real que se estrenaron antes de la embestida del movimiento neo-noir. Welles efectúa de las mejores actuaciones de toda su trayectoria como Quinlan. Como muchas de las películas de Welles, no fue bien recibida en su publicación inicial. Pero en las décadas transcurridas desde su publicación llegó a ser considerada como una de sus mejores películas, aun clasificada con Citizen Kane y The Magnificent Ambersons.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *