¿Qué pasaría si votar fuera obligatorio?

A lo largo de las selecciones de presidentes de 2012, menos del 56% de los estadounidenses seleccionables difundieron sus votos. Un par de años después, las selecciones de mitad de periodo vieron solo el 36% de participación de los votantes. La carencia de participación de muchos votantes seleccionables llevó a un movimiento creciente en los USA para realizar obligación el voto en las selecciones nacionales, estatales y locales, una condición que existe en mucho más de un par de docenas de países cerca del planeta. Como sucede con todas y cada una de las cosas políticas en esta temporada, el inconveniente es divisivo.

En 1893 Bélgica decretó el voto obligación para los hombres (1948 para las mujeres) y lo mantuvo desde ese momento, con los votantes obligados a presentarse en las urnas el día de las selecciones. No tienen la obligación de producir un voto, si bien la mayor parte lo realiza. La carencia de comparecencia provoca que los ciudadanos estén sujetos a enjuiciamiento y multas, y la carencia de voto en 4 selecciones sucesivas es causa de la pérdida del derecho por un periodo de diez años. Otros países, incluyendo los Países Bajos, han suspendido las leyes que hacen obligación el voto y experimentaron una caída posterior en la participación de los votantes. En la situacion de los holandeses, la primera decisión que prosiguió a la suspensión de la participación obligatoria registró una caída del 20%. Hay una fuerte prueba de que el voto obligación ha robustecido la democracia en Australia. Aquí hay 10 cosas a las que podría conducir la votación obligatoria en los USA.

10. Manifestaciones contra la ley y valoraciones

Para bastantes estadounidenses que no votan, la abstención es justificado como expresión de su independencia. Estos votantes aseguran que el derecho a votar amplía simultáneamente el derecho a no votar, y la abstención es una expresión de ese derecho. Para ellos, el voto obligación es una extralimitación del gobierno, que les niega el derecho a expresar su independencia personal al mantenerse fuera del desarrollo electoral. Ser obligado a votar es una violación de sus derechos, exactamente la misma ser obligado a emplear un casco mientras que conduce una moto en una vía pública, o hoy día una mascarilla en el momento en que efectúa transferencias públicas, es una violación de su independencia.

Indudablemente, esos que simulen votar únicamente para eludir sanciones civiles o penales emplearán sus votos como una manera de queja contra exactamente el mismo gobierno que ordenó su comparecencia. Los sucesos que apoyaron el voto obligación se hallarán confrontando una reacción beligerante de los ciudadanos coléricos. Otros probablemente recurrirán a la votación a la suerte, sencillamente eligiendo aspirantes o situaciones sobre temas sin importar un mínimo su encontronazo. Un electorado menos informado podría formar parte en el desarrollo de votación, esencialmente desaprovechando su ocasión de ejercer su derecho a que se escuche su voz.

9. Se podrían adecentar las listas de registro de votantes

Las leyes de voto obligación en prácticamente todos los países que las hacen cumplir están infestadas de exenciones para los votantes potenciales. Ciertos se fundamentan en la aptitud del votante para llegar a las urnas el día señalado, otros en discapacidades físicas que limitan la movilidad. Otro medio de promulgar leyes de voto obligación pero eximir a una una gran parte del electorado es lograr que el voto sea obligación para los votantes registrados. En sepa de una ley que fuerce a crear una cuenta para votar, quienes no deseen formar parte tienen la posibilidad de eximirse sencillamente por no crear una cuenta.

Como se apuntó, en ciertos países, incluida Bélgica, la ley pide que los votantes se muestren a las urnas el día señalado, pero no les pide que emitan su voto. Una ley de esta clase en los USA aclararía el estado de las listas de votantes registrados, que en varios estados están desactualizadas y poseen personas que se han resituado, murieron o modificaron su estado. Esos que no comparezcan tienen la posibilidad de ser contactados por el gobierno para saber su localización y condición de hoy, sosteniendo listas de registro de votantes mucho más exactas y limitando la posibilidad de estafa electoral.

8. Los gobiernos adoptarían políticas mucho más centristas.

Los aspirantes a un cargo deberían lidiar con la iniciativa de que todo el electorado se muestre en las urnas, en vez de una base pensada. Los aspirantes, con independencia de su afiliación partidista, se encararían a parte del electorado opuesta a sus críticas políticas. En vez de sencillamente agradar a su base, una sección mucho más gran de la multitud habría de ser considerada al llevar a cabo campaña para un cargo, y al gobernar si la campaña tiene éxito. O sea singularmente cierto en áreas donde los liberales, moderados y conservadores están organizados de forma mucho más traje.

La necesidad de atraer el acompañamiento de un fantasma mucho más extenso del electorado crearía la necesidad de pasar a políticas mucho más centristas, creando una atmósfera en el gobierno de búsqueda de deber, en vez de división y estancamiento partidistas. La extrema izquierda y la extrema derecha verían mermando su predominación conforme los enfoques mucho más moderados para gobernar consigan la aprobación de los votantes. Es discutible si la votación obligatoria haría que el gobierno sea mucho más efectivo, pero la predominación de todo el electorado, en vez de bases políticas parcialmente angostas, se sentiría en las legislaturas estatales y el Congreso, mudando las preferencias de la política de partidos al gobierno.

7. La app no debería ser draconiana para ser eficiente.

En Australia, donde la votación obligatoria empezó en 1924, la participación ronda el 90%. La ley australiana pide tanto el registro para votar en las selecciones federales (exactamente la misma forma se aplica a las selecciones estatales y locales) como la comparecencia para votar. La ley se hace cumplir, si bien de forma maleable. Los ciudadanos que cumplan los 18 años tienen 8 semanas para realizar el registro, o estar sujetos a multas. Los votantes registrados asimismo están obligados por ley a actualizar su estado en el caso de que ocurran cambios, como un cambio de dirección, ingreso al servicio militar o vivir fuera de Australia por cualquier fundamento.

Esos que no voten tienen la posibilidad de sugerir una explicación de la sepa de su voto. Ciertas explicaciones admisibles son anomalías de la salud que impidieron al votante comparecer en las urnas, y las objeciones fundamentadas en puntos de vista religiosos se admiten de manera rutinaria. Para aquellas explicaciones que se tengan en cuenta ilícitas, se imponen multas; $ 20 por vez primera, $ 50 por infracciones siguientes. Solo cerca del 25% verdaderamente paga sus multas. En las selecciones locales y estatales, las multas tienden a ser considerablemente más bajas. Pese a la naturaleza parcialmente benigna de las sanciones por no votar, Australia frecuenta ver que menos del 10% del electorado se niega a producir su voto, lo que garantiza que las críticas de un segmento mucho mayor de la población se expresen en las investigaciones que en los USA. .

6. La votación obligatoria abordaría la brecha entre los votantes ricos y los menos ricos.

Según múltiples estudios de investigación, los estadounidenses mucho más ricos y los ricos votan a una tasa considerablemente más alta que los pobres, los votantes mucho más jóvenes y los que tienen menos educación. Se enfrentamiento la razón por la cual muchos votantes descontentos están entre los últimos tres conjuntos, pero existe acuerdo en que el voto obligación haría que sus voces fuesen escuchadas por los gobiernos siguientes. Las políticas orientadas hacia los intereses de la clase media y los ricos se verían obligados a estimar el enorme bloque de votantes seleccionables que en la actualidad no ejercitan el derecho al voto, normalmente cerca del 40% en las selecciones de presidentes.

El poder del 40% ausente para modificar el resultado de las selecciones cambiaría la manera en que la campaña de los aspirantes y la naturaleza de los propios aspirantes. A aparecería un mayor número de inconvenientes frente al público a lo largo de la temporada electoral y en los corredores del gobierno. Entre ellos están la naturaleza y la calidad de la educación pública, los costes y la disponibilidad de la atención médica, la renovación urbana y considerablemente más, que en la actualidad se piensan óbices para el éxito de un número creciente de estadounidenses.

5. Habría un derroche de solicitudes

Nada en la Constitución de los USA, ni en ninguna de las constituciones estatales, pide que los ciudadanos concurran en el desarrollo electoral (si bien la primera constitución de Georgia en 1777 logró exactamente eso y continuó en vigor hasta 1789). El resultado de una ley nacional que pide la participación de los votantes sin lugar a dudas va a dar rincón a solicitudes en todos y cada uno de los estados de la nación, con reclamos de que obligar a los ciudadanos a votar es una violación de sus derechos.

De qué manera la votación se efectúa verdaderamente es un tema que se deja a los estados bajo la ley vigente. Cada estado controla el género de boleta que se usará, la localización de los sitios de votación, la forma en que se cuentan y tabulan las boletas, la utilización de boletas por correo y todas las otras facetas del desarrollo de votación. El cuidado de las listas de registro asimismo está bajo el control de los estados. En los estados donde la mayor parte de la legislatura se enfrenta al voto obligación, el fácil hecho de no promulgar leyes que confirmen sanciones por incumplimiento del voto obligación podría frustrar ciertamente el desarrollo mientras que las solicitudes se abren sendero por medio de tribunales ahora apabullados.

4. Las leyes de voto obligación cambiarían el desarrollo electoral

Las leyes de voto obligación decretadas a nivel federal forzarían a los estados a hacer más simple el ingreso a los votantes, en vez de mucho más bien difícil. En el momento en que todos y cada uno de los ciudadanos seleccionables Si se les demandara comparecer en las urnas el día de las selecciones o producir sus votos, los estados se verían obligados a realizar las urnas mucho más alcanzables, el desarrollo menos molesto y la disponibilidad de opciones para los discapacitados universales. Semejantes opciones tienen dentro boletas por correo y votación adelantada.

La utilización del voto obligación reduciría la dependencia de los llamados “estados titubeantes” y el enfoque reciente de los aspirantes para ganar el voto del Instituto Electoral, pese a no conseguir una pluralidad del voto habitual. La decisión indirecta del Presidente, efectuada a través del Instituto Electoral, sería cosa del pasado, lo que dejaría a la población escoger de forma directa al Jefe del Ejecutivo con una visión clara de la intención del pueblo. Tal acción haría que todos y cada uno de los votos populares fuesen iguales, en vez del sistema de hoy de prestar mucho más atención a los votos en los estados titubeantes mucho más pueblos.

3. El encontronazo sería importante en las selecciones locales.

En 2015, una investigación de investigación en Dallas, Texas, halló que solo el 6.1% de los votantes seleccionables formaron parte de la decisión de alcalde mucho más reciente. Asimismo halló que la edad promedio de los votantes en exactamente la misma decisión era 62. En muchas otras ciudades del país, la participación de los votantes en las selecciones municipales rondaba el 15%, y la mayor parte de los votantes procedían de los conjuntos demográficos mucho más ricos y mayores. En otras expresiones, mucho más del 80% de los votantes seleccionables evitaron las urnas y el desempeño de los gobiernos resultantes se ve perjudicado por la disparidad.

Por supuesto, reclamar que todos y cada uno de los votantes concurran en las selecciones locales, que tienen un encontronazo mucho más importante en la vida de los ciudadanos de lo que la mayor parte cree, alteraría el panorama político en todo el país. Múltiples estudios prueban que la participación en las selecciones locales incrementa el interés de los votantes en las selecciones de mitad de periodo y de presidentes, creando un electorado mejor informado. Asimismo crea un sentido de compromiso civil que de forma frecuente está ausente en los no votantes, que eligen por ignorar el desarrollo democrático y su papel en él.

3. Fortalecería la democracia estadounidense

Desde 2006, el Índice de democracia fué recopilado y anunciado por Economist Intelligence Unit en el Reino Unido. Clasifica a 167 países respecto al estado de la democracia dentro, usando una pluralidad de criterios en múltiples categorías. En 2016, USA, cuyo rango había estado en ocaso a lo largo de múltiples años, pasó de ser categorizado como una “democracia plena” a una “democracia imperfecta”. En 2019 apareció como el número 25 de la parte de arriba de la lista, todavía como una democracia imperfecta, con cantidades que detallan un mayor descenso desde 2016 (Noruega encabeza la lista mucho más reciente).

Las causas son muchas y se fueron agudizando a lo largo de años, pero la primordial de ellas, según el informe, es la carencia de fe y seguridad en el gobierno y la carencia de participación en el desarrollo político. La votación obligatoria abordaría de manera directa los dos temas, incrementando por definición la proporción de participación de los ciudadanos. Pero asimismo conduciría a la decisión de gobernantes siempre mucho más receptivos a las pretensiones de todo el electorado, en vez de a los líderes de los partidos y su base política.

1. Daría rincón a que las voces de todos se hiciesen oír en el gobierno

En el momento en que Australia incorporó el voto obligación en 1924 fue en contestación directa a la baja participación de votantes en selecciones precedentes. La votación cambió instantaneamente la naturaleza del gobierno, con una mayor participación de la clase trabajadora y otros que habían estado menos representados en gobiernos precedentes. Pese a la app de penas bajo la total por violar las leyes de voto obligación, los australianos siguen yendo a las urnas en cantidades que, como porcentaje del total de votantes seleccionables, eclipsan al de los USA. A lo largo del pasado siglo, los australianos llegaron a conocer el voto como un deber civil, aun al producir votos en blanco. En el Índice de Democracia de 2019, Australia se situó en el noveno sitio y como una “democracia plena”, y USA en el puesto 25 como una “democracia deficiente”.

Bastantes estadounidenses estiman que la iniciativa de que el gobierno federal los fuerce a votar una violación de sus libertades y una usurpación de su independencia a fin de que el voto obligación ocurra en los USA más adelante previsible. Aun los incondicionales mucho más fanáticos del voto obligación reconocen no es muy probable que sea recibido en los USA. No posee por qué razón ser una ley. Los estadounidenses tienen la posibilidad de asumir la compromiso de asegurar una mayor participación en el desarrollo electoral, si bien la historia y la polarización partidista de hoy son rastros de que no probablemente lo hagan.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *