Realidades brutales de la vida en el Antiguo Egipto

A lo largo de años, todos hemos oído charlar de las glorias del Viejo Egipto y sus maravillas tecnológicas. Incontables películas, productos, juegos y otros medios charlan de lo increíble que fue, y la multitud de Ancient Aliens les ha atribuido prácticamente todas las tecnologías y magia que consigas imaginar. No obstante, lo cierto es que para la multitud del Viejo Egipto, las cosas no eran tan pasmosas como imaginamos, y varios de ellos habrían planeado que nosotros éramos los que verdaderamente vivíamos como reyes.

10. Los inconvenientes bucales eran recurrentes; Los granos de arena en el pan tienen la posibilidad de haber jugado un papel

Frecuentemente, en el momento en que escuche sobre el Viejo Egipto, escuchará sobre todas y cada una de las excelentes creaciones que tuvieron respecto a sus dientes. Fueron populares por ser entre las primeras etnias en emplear tanto pasta dentífrica como cepillos de dientes. Esto podría ofrecer a la multitud la iniciativa de que los viejos egipcios tenían varios de los mejores dientes de todo el mundo viejo, singularmente pues imaginamos que el azúcar no era tan enorme en los regímenes como lo es en este momento, pero lo cierto es que los viejos egipcios tenían unos dientes bastante horripilantes y es mucho más que posible que sus creaciones se debiesen eminentemente a la necesidad.

Egipcios viejos vivía en un ambiente increíblemente arenoso, como todos entendemos, y ya que no tenían tecnología avanzada, ni todo el aislamiento y otras aspiradoras y cosas que contamos el día de hoy, la arena se encontraba prácticamente en todo en todo momento, y verdaderamente no podía liberarse de él completamente. Por tal razón, los viejos egipcios siempre y en todo momento conseguían arena en su comida, singularmente en el pan, que era lo más habitual que comían. Esto, adjuntado con gozar con regularidad de cerveza (o vino si eran ricos) y dietas repletas de dátiles dulces o miel (nuevamente, si eran ricos), condujo a ciertos inconvenientes bucales verdaderamente graves para los que estaban todo el tiempo intentando de localizar resoluciones.

9. El maquillaje a partir de plomo asistió a batallar infecciones, pero asimismo ocasionó daños

Se sabía que muchas etnias viejas utilizaban maquillaje a partir de plomo, y en este momento muchas etnias sacuden la cabeza con consternación, sabiendo en retrospectiva qué tóxico es el plomo que se aplica en la piel de esa forma. Y varios lo hallan aún mucho más entretenido o triste debido al hecho de que las etnias tienden a emplearlo solo como decoración, en un intento de poder esa mirada negra verdaderamente satisfactorio en torno a los ojos. No obstante, a pesar de que los viejos egipcios tienen la posibilidad de no ser suficientemente avanzados para percatarse de que el plomo era tóxico, sí se percataron de que un complejo que mezclaban compuesto primordialmente de plomo podría contribuir a batallar las infecciones oculares, algo que era común entre los viejos egipcios, tanto por a la arena incesante que entra en los ojos de la gente y las patologías del río Nilo.

Egipcio viejo Se descubrió que las muestras de maquillaje del Louvre poseen compuestos a partir de plomo que tienen la posibilidad de alentar el óxido nítrico en las células de la piel humana, algo que impulsa en buena medida la contestación del sistema inmunológico de nuestro cuerpo, que es útil para batallar las infecciones. Varios de los compuestos deberían ser sintetizados, lo que quiere decir que probablemente los científicos y médicos del Viejo Egipto hayan trabajado bastante para crear estos compuestos medicinales. Lamentablemente, en ese instante no tenían iniciativa de que el plomo asimismo causa toda clase de problemas médicos al tiempo.

8. Gracias a la preocupación por los piojos, la multitud debió afeitarse todo el cuerpo regularmente

Hacía un calor increíble en Viejo Egipto, y en ese entonces la multitud no tenía duchas con agua corriente en todo momento, ni tenían aire acondicionado moderno (pese a lo que programas como Ancient Aliens les encantaría que creyeras). Adjuntado con eso, tampoco tenían la medicina actualizada, ni todas y cada una de las herramientas de higiene que disponemos el día de hoy. Por tal razón, fue fundamental localizar maneras de sostenerse fresco, eludir patologías, sostenerse limpio mucho más de manera fácil y asimismo eludir plagas horripilantes como los piojos. Gracias a eso, la mayor parte de los viejos egipcios se afeitaban la cabeza completamente, y muchas fuentes aseguran que asimismo se afeitaban de forma regular el resto de sus cuerpos, y no hablamos solo a las mujeres.

Singularmente para las mujeres que leen esto y saben lo que es afeitarse mucho más que la cara, puede ser bien difícil imaginar la proporción de una labor regular que debe existir sido esta para todos y cada uno de los que vivieron en el Viejo Egipto. Afeitarse todo el cuerpo de forma regular, sin herramientas modernas y eludir infecciones o raspaduras en la piel, debía ser un suplicio. Bastante gente asimismo podrían sentir que esto afectaría la tendencia, puesto que la mayor parte de las mujeres son calvas, pero de todos modos comúnmente utilizaban pelucas la mayoría del tiempo, en especial entre la clase alta. Entre los faraones, evidentemente, los distinguidos tocados dorados eran recurrentes para esconder su calvicie y enseñar su riqueza y poder.

7. Los viejos egipcios debían preocuparse por los hipopótamos que anegaban sus navíos

Una cosa que muchas personas no se da cuenta es que la criatura que aniquila a mucho más personas en África de año en año (¡la criatura mucho más dañina del conjunto de naciones!), Y una que lo fué desde el planeta viejo, no es carnívora. Es el hipopótamo, amado por los pequeños estadounidenses, pese a su predisposición combativa y su horrible poder. Los hipopótamos son la única criatura que verdaderamente atemorizó a Steve Irwin, quien esmeradamente cruzó el río con su tripulación mientras que se encontraba increíblemente mudo, en vez de intentar meterse con ellos por diversión.

En este momento, más allá de que posiblemente por el momento no vivan en el río Nilo el día de hoy, precisamente lo hicieron en los días del Viejo Egipto, y en ocasiones se los consideraba un mal presagio gracias a lo peligrosos que eran. Podían hundir de forma fácil a los navíos, arrastrar a la multitud y ahogarlos, y sencillamente por pura agresión, podían matar a la multitud con sus gigantes bocas y dientes, aun si no tenían interés en comérselos. Son tan malignos que aun tienen la posibilidad de haber matado a un faraón. Más allá de que hay muchas teorías sobre de qué manera Rey Tut murió, una teoría mucho más reciente recomienda que fue mordido por un hipopótamo mientras que cazaba (probablemente mientras que cazaba hipopótamos, que es algo que la clase alta hacía esporádicamente). El acompañamiento a esta teoría es que el faraón padeció daños en las costillas y fue momificado sin su corazón o una parte de la pared del pecho, lo que ciertos piensan que podría asegurar la iniciativa de que el faraón fue mutilado hasta la desaparición mientras que cazaba la presa mucho más dañina de todo el planeta. África.

6. Los faraones acostumbraban a tener inconvenientes bucales, patologías cardiacas y obesidad

En este momento, varias personas podrían imaginar que los faraones, siendo los mucho más ricos de los ricos, tendrían el mayor ingreso a los más destacados alimentos y serían mucho más saludables que otros viejos egipcios. Este fallo es simple de opinar, por el hecho de que los egipcios mucho más ricos en la mayoría de los casos tenían mucho más ingreso a la carne, las verduras y la oportunidad de una dieta algo diferente. Y, en la mayoría de los casos, las maravillas artísticas detallan a los faraones delgados. No obstante, la prueba de momias reales exhibe que varios de los faraones eran bastante gorditos y increíblemente enfermos, muriendo a una edad que era joven aun para su período temporal, en especial para alguien con su dinero y ingreso a la mejor atención médica en el reino.

La cosa es la Faraones tenían casi todo el poder que podían querer y, en la mayoría de los casos, eran bastante jóvenes aun para los estándares de todo el mundo mucho más viejo, cuando menos en el momento en que llegaron al trono por vez primera. Sin absolutamente nadie que les afirmara sobre la moderación, muchas de sus dietas consistían prácticamente en su integridad en miel, vino o cerveza (o los dos) y pan. Este atracón de una combinación de hidratos de carbono, alcohol y azúcar pura provocó serios problemas bucales, endurecimiento de las arterias y otros inconvenientes cardiacos, y obesidad entre los faraones. La prueba asimismo demostró que una gran parte de la clase alta comía de forma afín en el momento en que podía, probablemente por el hecho de que no comprendían totalmente las secuelas para la salud, con lo que aun si usted fuera un viejo egipcio de clase alta, era posible que tuviese que lidiar con varios problemas médicos. problemas médicos por una mala nutrición.

5. El estiércol de cocodrilo, con sus características alcalinas, se empleó como espermicida

Actualmente, poseemos muchas opciones destacadas de control de la natalidad. Hay pastillas que las mujeres toman con regularidad para impedir el embarazo, poseemos muchas opciones de conmutes (que mejoraron bastante desde los días en que estaban hechos de piel de oveja), y hay otras cosas como el diafragma que marchan con espermicida para impedir el embarazo. No obstante, si vivió en los días del Viejo Egipto, posiblemente haya debido lidiar con una manera considerablemente más grosera de procurar eludir el embarazo.

Mira, en los días del Viejo Egipto no tenían elementos moldeados de silicona que tengan la posibilidad de utilizar o modernos. espermicida, pero deseaban algo afín, conque mezclaron estiércol de cocodrilo con leche agria y lo formaron en una pasta que entonces empujaron en la vagina para llevar a cabo una suerte de tapón. Ciertos estudiosos piensan que, pese a lo repugnante y también insalubre que fue, ha podido haber funcionado bien, en tanto que el estiércol de cocodrilo tiene características alcalinas, lo que lo haría aceptable como espermicida. No obstante, no es muy probable que alguien sepa siquiera teóricamente si verdaderamente marcha o no, puesto que no solo sería un ensayo poco ético, sino asimismo sería totalmente repugnante.

4. Las prisiones no eran verdaderamente una cosa, con lo que los castigos eran increíblemente duros

En el Viejo Egipto, verdaderamente no tenían el género de encarcelamiento en un largo plazo que disponemos en este momento, puesto que no lo hicieron. considérelo productivo. Tener a alguien tomando comida y otros elementos mientras que está sentado en una jaula y no trabaja podría haber sido un desperdicio, pero eso no quiere decir que no castigara a la multitud. Si alguien era proclamado culpable de un delito, los castigos de manera frecuente implicaban ser golpeado o azotado salvajemente, o recibir alguna otra pena física rigurosa, que podía llegar a integrar la desaparición. Y, como es natural, en ocasiones asimismo se aplicaban sanciones económicas.

No obstante, ciertos Egiptólogos A lo largo de años había estado desconcertado sobre si verdaderamente se habían decretado varios de los castigos mucho más extremos; tras todo, contamos ciertas leyes tontas en los libros en los tiempos modernos que jamás pasarían por prominente en un tribunal de justicia. Uno que se consideró especialmente radical declaró que para muchos delitos mucho más extremos o violentos que no justificaban la ejecución, podrían recibir 100 latigazos y “cinco lesiones”.

Más allá de que fue tan radical que los estudiosos no estaban seguros de que fuera real, un hallazgo reciente halló esqueletos que reafirmaron que el castigo le había sucedido cuando menos a ciertos hombres poco afortunados una vez, si bien jamás entenderemos cuáles fueron sus crímenes particulares. Según los especialistas que examinaron los huesos, las lesiones se les aplicaron en la espalda con una lanza y las gubias se hicieron con pericia a fin de que tengan la posibilidad de proseguir viviendo y haciendo un trabajo después.

3. El suicidio forzado en ocasiones puede ser un castigo por delitos

De todos modos, para comenzar, castigar a alguien con la desaparición era parcialmente extraño en el Viejo Egipto, aun con la carencia de cárceles: la gente sencillamente no tenían la necesidad de matarse entre sí con tanta continuidad, que en general era la única razón por la que alguien era verdaderamente ejecutado. No obstante, en el momento en que alguien fue castigado con la desaparición, podría ser considerablemente más bien difícil para ti en dependencia de lo que hayas hecho. Si sintiesen que eras verdaderamente maligno y que habías pecado lo bastante contra los dioses, podrían abrasar tu cuerpo o empalarlo, 2 métodos que podrían evitar que poseas una ocasión correcta de tener una aceptable vida tras la desaparición.

En ciertos casos, no obstante, podría ser castigado con que se le afirme que se mate (presumiblemente, de todas formas, lo hubiesen matado si se negase). Una situación donde esto ocurrió fue el fallido complot del harén contra Faraón Ramsés III. Múltiples de los maquinadores debieron suicidarse, al paso que ciertos fallecieron y a otros players inferiores les cortaron la nariz y las orejas. Los egiptólogos que han estudiado los contenidos escritos que cubren esta y otras referencias al suicidio forzado han luchado por conseguir una razón única y unificadora de por qué razón fue escogido como un suicidio forzado. castigo sobre ejecución.

2. La dieta del Viejo Egipto no cambiaba y las deficiencias alimenticias eran recurrentes

Como comentamos previamente, los faraones tenían una dieta bastante mala, pero asimismo hay que charlar de la dieta de la multitud común. Más allá de que ciertos integrantes de la clase alta podían abonar carne de manera mucho más regular e inclusive mucho más verduras (si bien entendemos que ciertos escogieron comer una dieta bastante peor de todas maneras), la multitud común verdaderamente no tenía esa opción. La mayor parte de los viejos egipcios no podían abonar la carne salvo a veces destacables, y tampoco comían tantas verduras de forma regular.

La mayor parte Egipcio viejo la dieta consistía primordialmente en pan, y de forma frecuente se complementaba con cosas como higos o dátiles, y miel si podían permitírselo. La multitud común tomaba mucha cerveza, al paso que la clase alta tendía a tomar vino con mucho más continuidad. Esto condujo a toda clase de deficiencias alimenticias, en especial con hierro, en tanto que prácticamente no tenían fuentes de hierro, o aun tantas fuentes ricas en proteínas reales. Y lo cierto es que, da igual cuánto se haya esforzado por llevar una dieta saludable, salvo que sea rico, es prácticamente seguramente su dieta no fue suficientemente diferente para arrimarse siquiera a un óptimo equilibrio sobre nutrición, y bastante menos a uno conveniente.

1. Los viejos egipcios debían preocuparse por los múltiples géneros de vermes parásitos

En los días de los viejos egipcios, no tenían el género de opciones de zapato que poseemos el día de hoy (este producto no está patrocinado por Nike… pero podría serlo, ¡Phil Knight! ¡Llámanos!), Y los inconvenientes en los pies eran recurrentes. Caminar sobre arena no era bueno para los pies y la mayor parte de la multitud solo tenía sandalias muy básicas. No obstante, peor aún fue en el momento en que tenía que ver con trabajar en el agua. Si se sumergían en el agua con lo que fuera que hiciesen por trabajo, o aun sencillamente por diversión, tenían el peligro de verme esquistosoma ingresar en sus cuerpos por medio de sus pies, y después ocasionar estragos en sus órganos internos. Asimismo desgastaría su sistema inmunológico generalmente, con lo que sería mucho más simple que cualquier otra cosa los dañara o los matase.

Y para empeorar las cosas, asimismo podrían finalizar lidiando con el verme de Guinea, que ingresó al cuerpo a través del agua bebible contaminada. El verme de Guinea entonces viajaría hacia las patas, realizando daño en el sendero hacia abajo, tal es así que pudiese poner sus huevos en su rincón favorito. Asimismo podrían contraer anquilostomas viejos regulares, lo que podría ocasionar deficiencia de hierro, anemia y toda clase de otros síntomas agradables. Quizás deberían haber utilizado algo de esa “tecnología vieja” mágica y crear un zapato mucho más asegurador.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *