Todo lo que necesita saber sobre los vándalos

Si bien la etimología precisa es un tanto turbia, la palabra vandalismo se asocia indeleblemente con una tribu germánica oriental mucho más famosa por el saqueo de Roma en el 455 d.C.

La connotación poco aduladora asimismo es un tema de enfrentamiento entre los investigadores. Los vándalos, exactamente la misma los celtas y otros pueblos nómadas de Europa, no consiguieron realizar una crónica de la mayor parte de sus registros. Como resultado, los redactes romanos los etiquetaban típicamente como “salvajes”, exactamente la misma los cuentos eclesiásticos siguientes, lo que da otro ejemplo de de qué forma el bando ganador frecuenta redactar la historia.

Descubrimientos arqueológicos recientes han desafiado las nociones sostenidas previamente sobre los vándalos como sencillos salvajes incivilizados. Mencionado lo anterior, echemos una ojeada a este conjunto tan difamado que puede o no haber incendiado ciertos vehículos y lanzado huevos a los soldados romanos.

¿De qué manera tiene por nombre?

El viejo creador Plinio el Viejo da la primera mención de los vándalos en su tomo, Naturalis Historia. Él usó el término extenso Vandilii en 77 d. C. para detallar entre las primordiales agrupaciones de tribus germánicas encontradas a las afueras del Imperio De roma.

Como observación, etiquetas como ‘germánico’ tienen la posibilidad de ser falsas, en tanto que podrían implicar una identidad nacional que no existía. Además de esto, las tribus de la zona eran tan dispuestas a atacarse entre sí como lo eran los romanos. Aun la palabra “tribu” asimismo puede ser problemática pues estos conjuntos se conforman de múltiples constituyentes en una confederación que distribuyen exactamente las mismas prácticas culturales y exactamente el mismo idioma.

El nombre asimismo puede proceder de la palabra alemana vand, que significa “vagar”. Para finalizar, es viable detallar una conexión con quienes viven en Vendel, una provincia de Uppland, Suecia, donde probablemente se produjeron los vándalos.

Comprometido

Cerca del 130 a. C., los vándalos se embarcaron en una extendida migración que empezó en la helada tundra de Escandinavia y acabó en el norte de África torrado por el sol. La ruta serpenteante incluyó una escala en Silesia (la presente Polonia), donde probablemente contribuyeron a la Cultura de Przeworsk.

En todo el viaje, la tribu se dividió en facciones separadas, los silingi y los hasdingi, antes de seguir hacia el sur. Los nómadas han comenzado a llegar a las fronteras exteriores del Imperio De roma a lo largo del siglo II d.C. y formaron parte de múltiples combates en todo el Danubio, incluyendo las guerras marcomanas.

Gradualmente se volvieron mucho más especialistas en el arte de la guerra mientras que invadían novedosas tierras. El emperador de roma Marco Aurelio después les daría el derecho a establecerse en el territorio de Dacia (de hoy Rumanía) en lugar de sus capacidades marciales como mesnaderos, en especial como jinetes. Constantino el Grande entonces empleó un plan afín en otras provincias romanas olvidadas como Pannoia, Noricum y Raetia.

A fines del siglo IV, los hunos aceleraron su ataque por Europa Central, empujando a otros conjuntos “salvajes” mucho más al sur y al oeste, hacia Roma. Los vándalos se abrieron paso a través del Rin hasta la Galia antes de moverse a la península ibérica. Al final, bajo el liderazgo de su dinámico y de enorme manera subestimado Rey Gaiseric (mucho más sobre esto mucho más adelante), se establecieron en el norte de África.

Amigo o enemigo

La narración de los vándalos revela un accidentado ascenso y caída antes de desvanecerse ásperamente en la obscuridad. En un transcurso de precisamente seis siglos, se hallaron a sí mismos como conquistadores y conquistadores, realizando coaliciones y contrincantes jurados que implicó mucho más giros secundarios que El Padrino trilogía.

Los vándalos y visigodos se confrontaron con cierta frecuencia pese a ser oriundos de precisamente exactamente la misma región que los visigodos (godos = de cultura alemana) y proseguir sendas migratorias afines. Pero esa carne particularmente es únicamente una pequeña una parte de la imagen. Aquí hay una práctica hoja de trucos de sus varios amigos y contrincantes …

Alans: amigo
Alemanii: amigo
Borgoñones: amigo
Bizantinos: enemigo
Hunos: enemigo
Maniots: enemigo
Marcomanni: amigo
Moriscos: enemigo
Romanos: amigos y contrincantes
Suebi: enemigo
Visigodos (godos de la frontera occidental): enemigo

Nosotros mencionamos que no, tu afirmas herejía

En el momento en que el cristianismo se extendió por todo el Imperio De roma a inicios del siglo IV, los vándalos practicaron una doctrina cristológica no trinitaria llamada arrianismo. El movimiento, apoyado en las enseñanzas de un sacerdote de Alejandría llamado Arrio, después sería calificado de herejía por la Iglesia en Roma.

La disputa empezó en el momento en que Arrio desafió la noción de la Muy santa Trinidad. Mantuvo que si Jesús, como hijo de Dios, fue desarrollado por el Padre, entonces él no era, por ende, ni coeterno ni consustancial. En otras expresiones, el niño de Nazaret no pesaba tanto como el hombre de arriba.

El enfrentamiento presentó una crisis importante para la Iglesia primitiva, lo que provocó Constantino el Grande intervenir en el 325 d.C. convocando al Primer Concilio de Nicea. Constantino, quien después se transformó en el primer emperador de roma en transformarse al cristianismo (bueno, aproximadamente), encabezó las discusiones históricas y el primer concilio ecuménico de la Iglesia cristiana. La asamblea de sobra de 200 obispos consideró herético al arrianismo y consagró la divinidad de Cristo en una declaración de fe famosa como la Credo de Nicea.

Independientemente, los vándalos y otros recién llegados al Imperio De roma se sostuvieron firmes en sus opiniones, una situación que perpetuaría su legado como paganos rebeldes. Merece la pena apuntar que Constantino hirvió a su mujer hasta la desaparición y mató a su hijo, pero aún de esta forma surgió como el ‘grande’ a los ojos de la Iglesia. Imagínate.

El arrianismo, como muchas sectas, desaparecería gradualmente transcurrido un tiempo. No obstante, el rechazo de la Trinidad por la parte de las designaciones cristianas todavía predomina hoy en dia, más que nada por la parte de La Iglesia de Jesucristo de los Beatos de los Últimos Días y los Presentes de Jehová.

El reino del rey

En su auge, el reino vándalo englobaba un largo tramo del norte de África que cubría lo que el día de hoy es Marruecos, Túnez, Argelia y Libia. Hicieron de la histórica localidad de Cartago su capital, estableciendo una sólida situación estratégica durante la costa mediterránea que asimismo les dejó tomar el control de Sicilia, Cerdeña, Córcega, Mallorca, Malta y también Ibiza.

La ascensión de Rey Gaiseric (asimismo deletreado gensérico) al trono en 428 d.C. marcó un punto de cambio importante en el ascenso de los vándalos a la prominencia. La tribu nómada había estado viviendo en la provincia romana de Hispania Bética, donde múltiples peleas sanguinolentas contra los visigodos habían cobrado su precio. Gaiseric decidió empacar y mudarse nuevamente, pero en esta ocasión a una zona sumida en el caos y la disidencia, y por consiguiente vulnerable a la invasión.

El listo líder llevó a su ejército a través del Ajustado de Gibraltar y puso su mirada en el norte de África controlado por los romanos. Desde 430, ganó una sucesión de peleas en las provincias de Numidia y Mauritania contra las fuerzas dirigidas por Bonifacius, un general de roma y gobernador de la Diócesis de África. La pelea incluyó sitiar la vieja localidad amurallada de Hippo Regius que resultó en la desaparición de su reconocido obispo católico. San Agustín.

Conforme el imperio de Gaiseric medraba, asimismo edificó una vigorosa flota de navíos para ocasionar estragos en las incursiones marítimas durante la costa. Los romanos, en este momento miedosos del nuevo poder de los intrusos, aguardaban apaciguarlos negociando una sucesión de tratados y admitiendo a Genseric como jefe de África proconsular. Tras siglos en movimiento, la tribu germánica por último tuvo una patria segura.

Sackimus Maximus

El muy aplaudido saqueo de Roma vendría primordialmente a determinar el sitio de los vándalos en la historia. No obstante, la traición de ciertos emperadores romanos merece una gran parte de la culpa. En la época de la década de 440, el emperador del Imperio De roma Occidental, Valentiniano III, procuró hacer mas fuerte la coalición vándalica de Roma comprometiendo a su hija menor, Eudocia, con el hijo del rey Gaiseric, Hunérico. No obstante, cualquier promesa de una unión mutuamente ventajosa y un matrimonio feliz próximamente se difuminó.

Un senador rico y hambriento de poder llamado Petronio Máximo planeó un golpe de Estado contra Valentiniano. Para acrecentar el drama, el Emperador sentado había violado antes a su mujer. El vengativo Maximus aguardó a que las estrellas se alinearan y golpeó a su contrincante venal, ocasionando todo el infierno se desatara. El nuevo gobernante forzó a la viuda de Valentiniano, la emperatriz Licinia Eudoxia, a casarse con él y dictaminó que su hijo, Palladius, en este momento se casaría con Eudocia. Hasta entonces, Gaiseric sintió la posibilidad de explotar la discordia imperial. Declaró todos y cada uno de los tratados con “El Localidad Eterna ”como nula y sin valor, y lista para marchar sobre Roma.

Frente a la ruina inminente, los romanos mandaron Papa León I para implorar clemencia. El papado todavía veía a los vándalos como herejes, pero el pragmático Gaiseric acordó no eliminar la localidad ni matar a su gente en lugar de un saqueo sin limites. Y a lo largo de la próxima quincena, asaltaron. Los invasores incautaron cualquier cosa de valor, aun arrancando hojas de oro del techo del Templo Capitolino. Agotados por su desenfrenado desenfreno, los campeones navegaron a Carthage cargados de botín, llevándose consigo a la ex- emperatriz y sus hijas.

En lo que se refiere al destino de Petronio Máximo, una turba romana enojada lo apedreó hasta fallecer fuera de las murallas de la región en el momento en que procuró escapar. Su reinado culpado había durado solamente seis semanas.

El ladrón fue robado

Tras desplumar a Roma, El legado de Gaiseric después sería saqueada en entre las mayores ironías históricas de la historia. El hombre que edificó un imperio poderoso, reinó 50 años y NUNCA perdió frente a los romanos se transformó en una pura sombra andante en el ámbito global de la historia. Hasta entonces, su contemporáneo, Atila el Huno, sigue gozando de la eterna infamia.

Prácticamente todas las listas de los primordiales líderes militares de siempre tienen dentro al sin corazón Hun. Apodado como “Flagellum Dei” (“Azote de Dios”), la historia de historia legendaria afirma que su furia no solo sembró el temor en 2 continentes, sino la yerba jamás medró en el sitio donde había pisado su caballo. UH Huh. Si bien la mayor parte de los déspotas son responsables de publicitar hechos alternos, el diminuto déspota frecuentemente se queda corto al lado del gensérico.

Primeramente, el Imperio huno, si bien mucho mayor que los Vándalos, no era precisamente una propiedad inmobiliaria de gran lujo en oposición al mar. La mayor parte de las villas de Atila estaban en enormes franjas de lote áspero y también inhabitable, incluido todo Kazajstán. Kazajstán! Hasta entonces, Gaiseric cortejaba los sitios mucho más distinguidos del Mediterráneo, donde siglos después, las multitudes todavía asisten en masa a la fría brisa marina y la invitando a la arena cálida.

Además de esto, los romanos y visigodos se combinaron para vencer a los hunos en el Guerra de las llanuras catalaunianas en el 451 d.C. Atila murió un par de años después, a la edad de 43 años, tras asfixiarse con su sangre mientras que se encontraba borracho, y nada menos que en su noche de bodas. Para esos que llevan la cuenta, Gaiseric vivió hasta la avanzada edad de 88 años.

Nada dura para toda la vida

https://www.youtube.com/watch?v=Dn8Frkrlts8

Entre el 460 y el 475 d.C., las fuerzas romanas procuraron recobrar su predominación en el norte de África y reemplazar a Gaiseric del poder. Ellos fallaron. Desgraciadamente. Las taimadas tácticas militares del Rey Vándalo, sin nombrar su astucia, singularidad, nervio y talento, le dejaron frustrar a todos y cada uno de los apasionados. Pero su muerte en 477 de causas naturales (extraña en estos momentos bien difíciles) conduciría a un veloz ocaso del que los vándalos no se recuperarían.

El hijo mayor de Gaiseric, Hunérico, heredó el trono de su padre pero jamás logró ocupar el sitio del adulto mayor. El Reino padecería una sucesión de enfrentamientos internos que apuraron su desaparición. Al final, el emperador de la Roma oriental, Justiniano I, logró de la expulsión de los vándalos su máxima prioridad. En 533, Cartago cayó y forzó a Gelimer, el último Rey Vándalo, al exilio.

En una nota efectiva, la banda de punk de California de los 80, Los vándalos, se inspiró en el conjunto viejo y todavía sigue fuerte el día de hoy.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *