Top 10 artistas solitarios

Al tiempo que ciertas celebridades y artistas abrazan la atención que les ofrece su popularidad, otros se distancian del centro de atención y eligen por llevar una vida de soledad lejos del incesante examen de la prensa. Irónicamente, esto de manera frecuente solo inspira una devoción poco a poco más sectaria de sus entusiastas y incita a los medios a elucubrar sobre su paradero y las causas para estimar mantenerse en el irreconocible. Como resultado, ciertas de estas personas se transforman en víctimas de comentarios y acusaciones salvajes, al tiempo que otras desarrollan reputaciones excéntricas, prácticamente míticas. Los próximos son diez de los artistas mucho más conocidos, tanto vivos como fallecidos, que optaron por parar de ser una figura pública.

10. Cormac McCarthy

cormac_mccarthy

Mejor popular por libros como El sendero, Todos y cada uno de los caballos lindos, y Meridiano de sangre, Cormac McCarthy es un creador que es extensamente considerado como de los mejores escritores estadounidenses vivos. Aparte de ser popular por sus libros, McCarthy asimismo tiene la reputación de ser entre las figuras mucho más recluidas y también inalcanzables de la literatura. A lo largo de varios años, absolutamente nadie en la red social literaria supo de qué manera era o dónde vivía, en tanto que jamás concedió entrevistas y rechazó todos y cada uno de los compromisos para charlar. En una conocida historia, McCarthy aun se olvidó de manifestarse en un banquete literario festejado en su honor. No obstante, en los últimos tiempos McCarthy empezó a salir de las sombras. Logró una aparición inopinada en los Premios de la Academia en el momento en que No es país para viejos, apoyado en su libro, ganó el premio a la Mejor Película, y en 2007 convulsionó a la red social literaria al manifestarse en el Espectáculo de Oprah Winfrey tras elegir The Road para su club de lectura. Desde ese momento, no obstante, volvió a ocultar del mapa y prosigue viviendo apaciblemente en algún sitio de Nuevo México.

9. Terrence Malick

Terry-Malick

Directivo de las películas tradicionales Días del cielo y Páramos, Terrence Malick se encuentra dentro de las figuras mucho más enigmáticas del cine estadounidense. Malick, graduado de Harvard y ex- becario de Rhodes, estudió filosofía en la facultad e inclusive enseñó resumidamente en el MIT antes de irse a estudiar cine. En 1972, Malick logró la película Badlands, interpretada por Martin Sheen y Sissy Spacek, que afianzó su reputación como un talento notable y como alguien que prefería eludir ser el centro de atención. Prosiguió esto con Days of Heaven en 1978, antes de retirarse completamente de todo el mundo del cine y mudarse a Francia. A lo largo de veinte años, no se supo de Malick, y la mayor parte de la multitud pensaba que se había retirado de llevar a cabo películas, pero en 1998 el directivo regresó con The Thin Red Line, que fue seguida en 2005 por The New World. Malick trabaja hoy en día en su quinta película, pero todavía es un misterio. Sus contratos cinematográficos aún establecen que no se tienen la posibilidad de difundir imágenes recientes de él a la prensa, y solo hizo un puñado de visualizaciones públicas a lo largo de su extendida carrera.

8. Bill Watterson

proceso de facturación

15_watterson_lgl.jpgBill Watterson es el artista tras la querida tira cómica Calvin y Hobbes, que se publicó en los diarios de todo el país a lo largo de diez años. A lo largo de este periodo Watterson era popular por ser parcialmente tímido con la propaganda, pero no fue hasta el momento en que se retiró en 1995 que verdaderamente se retiró de la vida pública. Watterson regresó a su localidad natal de Chagrin Falls, Ohio, dejó de ofrecer entrevistas y rechazó prácticamente todos los intentos de licenciar a sus individuos conocidos. Desde ese momento, múltiples escritores y cronistas han intentado hallar al dibujante solitario, con poco éxito. 2 periódicos esenciales de Cleveland mandaron noteros tras él en distintas oportunidades, pero los dos llegaron con las manos vacías. En 2005, el popular periodista Gene Weingarten fue a Ohio y se puso en contacto con los progenitores de Watterson. Les solicitó que le pasaran un mensaje a Bill y aseveró que aguardaría en un hotel a que Watterson se comunicara con él sin importar lo más mínimo cuánto tiempo tomara. Un día siguiente, Weingarten fue contactado por el editor de Watterson quien, diciendo que no había ninguna oportunidad de que Bill viniese, lo persuadió de que abandonase la búsqueda.

7. Harper Lee

Harper Lee

Matar a un ruiseñor pertence a las novelas mucho más esenciales y mucho más examinadas del siglo XX, pero su creador, Harper Lee, todavía es una suerte de recluso. Lee publicó el libro en 1960 con una aclamación instantánea y, tras trabajar a lo largo de cierto tiempo con el escritor Truman Capote, supuestamente abandonó el mapa. En los años siguientes, pocas veces ha concedido entrevistas y hizo escasas visualizaciones públicas fuera de las funcionalidades literarias. Más esencial aún, además de unos pocos ensayos y afirmaciones escritas, jamás ha anunciado otro libro. En teoría empezó una segunda novela en algún instante de los años 70, pero la abandonó poco después. En los últimos tiempos, Lee empezó a llevar a cabo ciertas visualizaciones públicas mucho más, más que nada en 2007, en el momento en que apareció en la Casa Blanca para admitir la Medalla Presidencial de la Independencia. No obstante, todavía repudia la mayor parte de los compromisos para charlar, aseverando que “es preferible estar en silencio que ser un imbécil”.

6. Emily Dickinson

Dickinson

Emily Dickinson es recordada como entre las mucho más enormes versistas estadounidense, pero a lo largo de su historia fue una reclusa evidente, prácticamente jamás salía de su casa o aun de su dormitorio. Dickinson medró en Amherst, Massachusetts, y tras pasar un corto tiempo asistiendo al seminario en una facultad próxima, regresó a la vivienda de sus progenitores hasta su muerte en 1886. Sus vecinos la consideraban algo excéntrica, en tanto que prácticamente jamás salió de su casa y solo charlaba con las visitas desde tras la puerta primordial clausurada. Aún de este modo, pese a su reclusión, Dickinson fue una autora fecunda y, adjuntado con su poesía, sostuvo múltiples correspondencias con otros versistas y amigos mediante la escritura de cartas. Solo ciertos de sus poemas se han publicado a lo largo de su historia, y no fue hasta el momento en que murió a la edad de 55 años que su hermana Lavinia descubrió un baúl cerrado con mucho más de 1.800 poemas cortos (ver uno de sus poemas de amor). Lavinia se obsesionó con difundir el trabajo de su hermana y por último lo logró en 1890. Desde ese momento, el trabajo de Dickinson jamás se ha fatigado y todavía es entre las figuras literarias mucho más insignes del siglo XIX.

5. Stanley Kubrick

Stanley Kubrick

Entre 2001: una odisea espacial, Una Naranja Mecánica, La chaqueta metálica, y El resplandor, el directivo Stanley Kubrick fue responsable de ciertas películas mucho más queridas y visionarias del siglo XX. En sus últimos años, Kubrick asimismo desarrolló una reputación como un recluso conocido, merced a un temor a volar que lo llevó a llevar a cabo su trabajo desde su alejada casa solariega en Inglaterra. Más allá de que Kubrick tenía un extenso círculo de amigos, su timidez frente a los medios era tal que aun en el auge de su trayectoria en los años 80 y 90, realmente pocas personas sabían siquiera de qué forma era. Una conocida narración acerca de él afirma que en el momento en que los entusiastas que lo adoraban llamaban a la puerta de su casa y solicitaban verlo, él se hacía pasar por el maestresala y les comunicaba que el Sr. Kubrick no se encontraba en el hogar. Más allá de que este anonimato le dejó a Kubrick trabajar en paz, asimismo dejó que florecieran los farsantes y los comentarios descabellados sobre él. El mucho más extraño de ellos vino en la manera de Alan Conway, un estafador británico que recorrió el Reino Unido haciéndose pasar por el directivo a lo largo de un buen tiempo, empleando el nombre de Kubrick como una manera de ingresar en sitios de comidas y fiestas de la alta sociedad. Diríase que Kubrick se encontraba fascinado por su farsante, si bien jamás comentó sobre la situación antes de su muerte en 1999.

4. Syd Barrett

Syd Barrett fue quizás el músico mucho más solitario de siempre, hasta el punto de que, en el instante de su muerte, varios de sus entusiastas mucho más devotos pensaban que ahora llevaba años fallecido. Barrett empezó con la banda de rock Pink Floyd en 1964, y fue la fuerza impulsora tras el cambio de la banda hacia el sonido psicodélico que los logró conocidos. Nuestro Barrett era un enorme cliente de LSD y otros psicodélicos, una práctica que diríase que lo llevó a un accionar poco a poco más errático en él. Barrett dejó la banda en 1968 y lanzó 2 álbumes a solas con desgana, pero al final abandonó la música tras negar las promociones para generar los discos de muchas bandas populares. 1978, se mudó a la vivienda de su madre en Cambridge, y fue allí donde vivió el resto de sus días hasta su muerte en 2006. No concedió entrevistas, y diríase que pasó la mayoría de su tiempo pintando y haciendo un trabajo. en su jardín.

3. Thomas Pynchon

Quizás ningún artista desconfía mucho más tercamente de los medios que Thomas Pynchon, el creador de los ovacionados libros. Arco iris de gravedad y el Llanto del lote 49. Desde principios de los setenta, la negativa de Pynchon a llevar a cabo una aparición pública o una concesión de entrevistas dió sitio a la creación de una sucesión de mitos y teorías poco comunes, varios de los cuales nuestro Pynchon aun ha comentado. Entre los mucho más conocidos, anunciado por un periódico de California, fue la extraña hipótesis de que Pynchon era de todos modos el popular escritor JD Salinger que trabajaba con un nombre falso. La entretenida contestación redactada de Pynchon afirmaba sencillamente: “no está mal. Prosigue intentándolo “. Desde ese momento, múltiples noteros y entusiastas hicieron todo lo que es posible, con frecuencia ilegalmente, para conocer la identidad del escritor. En la década de 1980, un hombre logró que un usado del DMV buscara el historial de conducción de un escritor y, a objetivos de la década de 1990, CNN logró filmar a Pynchon, de quien no hay fotografías recientes, en las calles de Novedosa York. Pynchon, enfurecido, escribió en lo personal a la red una carta pidiendo que no se transmitieran las imágenes. Pese a su negativa a ser retratado, Pynchon es un escritor prolífico y, en los últimos tiempos, al final se ha abierto a ciertas entrevistas. En entre los giros mucho más entretenidos de su crónica, Pynchon logró 2 “cameos” en el software de televisión Los Simpson en 2004. Se usó la voz real del creador, pero aun en la caricatura se lo representaba con una bolsa de papel sobre la cabeza para esconder su identidad.

2. Greta Garbo

GRETA_GARBO

Generalmente considerada como entre las estrellas de cine mucho más enormes de siempre, Greta Garbo fue una actriz sueca que ganó popularidad como la intérprete preeminente de la era del cine mudo y mucho más allí, antes de retirarse a una vida de soledad. Garbo se transformó en una estrella con películas mudas como Carne y el demonio y La dama enigmática antes de realizar el cambio al sonido con la década de 1930 Anna Christie, una película que se publicitó con el en este momento popular lema “Garbo Talks”. Pero en la década de 1930, Garbo se había vuelto bastante riguroso sobre las películas en las que trabajaba, y tras una película llamada Ninotchka en 1941, se retiró completamente del cine. Garbo se retiró del negocio prácticamente completamente y pasó sus últimos años viviendo de manera anónima en la localidad de Novedosa York. Se transformó en una suerte de historia de historia legendaria en la localidad, tal como en la meta número entre los paparachi, quienes consideraban sus fotografías como el santísimo grial de la fotografía de celebridades. Pero pese al continuo interés en ella como intérprete, escogió vivir sus últimos años sola y apartada, reuniéndose solo esporádicamente con un pequeño conjunto de amigos y populares. A lo largo de su trayectoria, Garbo jamás firmó autógrafos, concedió entrevistas ni respondió correos de entusiastas, y hasta hoy todavía es entre las figuras mucho más poco comunes en la historia del cine.

1. JD Salinger

JD_Salinger

No hay una representación mucho más completa del artista solitario y tímido de la propaganda que el escritor JD Salinger, que pasó los últimos 40 años de su historia viviendo en un aislamiento prácticamente total. Salinger ganó popularidad en 1951 con la publicación de su aún discutida novela. El Guardian en el centeno, que todavía es entre los libros mucho más leídos y estudiados del siglo XX. Tras su éxito, Salinger lanzó una compilación de cuentos y otra novela llamada Franny y Zooey antes de retirarse de la escritura profesional y mudarse a Cornish, New Hampshire. Asimismo procuró retirarse de la vida pública, pero el interés en él llevó a Salinger a comparecer frecuentemente frente al tribunal para parar la publicación de biografías no autorizadas y otros exámenes de su trabajo. El mucho más reciente de ellos es un secuela no oficial de The Catcher in the Rye, que fue escrito por un editor de libros sueco. Salinger ha anunciado una petición para denegar la publicación del libro, pero de ahora en adelante todavía está atado en la corte. Quizás lo mucho más increíble de la reclusión de Salinger es que, según todos y cada uno de los reportes, jamás dejó de redactar. Sigue haciendo un trabajo de forma incesante, según su familia, pero ve la publicación como solamente que “una maldita interrupción” y asegura que “Escribo solo para mi y mi exitación. ” La iniciativa de que en algún rincón hay una pila de manuscritos de Salinger nuevos fué una fuente incesante de especulación por la parte de entusiastas y académicos, pero fuera de un corto intento de difundir una de sus viejas novelas, un concepto que fue de forma rápida dejada, Salinger no mostró signos. de romper su silencio.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *