Top 10 temerarios

Varias personas los llaman locos, al paso que otros los piensan héroes, pero es imposible denegar que los imprudentes y los expertos en acrobacias prosiguen provocando un sinnúmero de fascinación pública merced a sus actos de valentía y absoluta disparidad que retan a la desaparición. Desde paracaidistas y paseantes de alambre hasta magos y conductores de camiones ofuscados con los vuelos, aquí están los diez mejores expertos y imprudentes.

10. Jeb Corliss

Jeb Corliss es un saltador BASE y paracaidista profesional que se ganó una reputación por su muerte retando los saltos de sitios conocidos de todo el mundo como la Torre Eiffel, la Seattle Space Needle y las Torres Gemelas Petronas en Malasia. Corliss fue resumidamente el presentador de un programa de televisión de deportes extremos llamado Stunt Junkies, pero fue despedido en 2006 tras ser detenido en el transcurso de un intento fallido de saltar BASE desde el Empire State Building. Corliss había utilizado una máscara protésica y un traje abultado para colarse sin ser detectado, pero los guardas de seguridad lo detuvieron una vez que procuró escalar la cerca de seguridad de la interfaz de observación del edificio. Los críticos aseguraron que el truco habría puesto vidas bajo riesgo, pero Corliss insistió en que había puesto años de planificación en el salto, y aún asegura que los guardas pusieron en riesgo su historia al procurar sacarlo de la pared.

9. Larry Walters

Conductor de camión de profesión, Larry Walters diseñó entre las acrobacias mucho más creativas, y claramente estúpidas, de siempre en 1982, en el momento en que creó su máquina voladora casera en su localidad natal de San Pedro, California. El avión, llamado Inspiration I, consistía en una silla de jardín ordinaria pertrechada con 45 globos meteorológicos de helio. Walters llevó una pistola de perdigones con él en el vuelo y tenía la intención de disparar ocasionalmente varios de los globos y realizar un muy elegante descenso de regreso a la tierra. Lamentablemente, sus cálculos estaban equivocados, y en vez de elevarse hasta unos treinta metros como lo había premeditado, Walters y su silla de jardín subieron inmediatamente a una altitud de prácticamente cinco mil metros. Tras volar a lo largo de 45 minutos, Walters disparó ciertos de sus globos y reculó hacia el suelo, atrapando inadvertidamente ciertas líneas eléctricas en el desarrollo y ocasionando un apagón esencial. Como su vuelo lo había llevado al espacio aéreo federal, Walters fue detenido al arribar. En el momento en que se le preguntó por qué razón lo había hecho, respondió sencillamente: “Un hombre sencillamente no puede sentarse”.

8. Eddie Kidd

https://www.youtube.com/watch?v=vh9f8_SQF5Y también

Eddie Kidd es un popular temerario y experto en cine, mejor popular por efectuar mucho más de 3000 saltos en moto que retan a la desaparición. Kidd fue el doble de peligro de Pierce Brosnan en múltiples de las películas de James Bond en la década de 1990, y en 1979 brincó 120 pies sobre un tramo de ferrocarril para una acrobacia en la película Hanover Street. Fuera de las películas, Kidd una vez brincó la Enorme Muralla China en una bicicleta de acrobacias, y en otra conocida acrobacia, brincó 80 pies sobre un espacio en un viaducto de 50 pies de altura. Su trayectoria dio un giro trágico en 1996, en el momento en que padeció un incidente mortal en el transcurso de un salto en un rally de motos en Inglaterra. Kidd pasó seis semanas en coma tras el incidente y, en el transcurso de un tiempo, estuvo recluído a una silla de ruedas. Increíblemente, por último ha podido volver como estaba de forma sólida y, tras jurar regresar al planeta de las carreras de bicicletas, logró su regreso al Reino Unido en el primer mes del verano de 2007.

7. Annie Edson Taylor

Fotografía de en: Annie Edson Taylor, la primera persona que sobrevivió a un viaje en un barril sobre las Cataratas del Niágara el 24 de octubre de 1901.

Annie Edson Taylor, de 63 años, se transformó en la primera persona en atravesar exitosamente las Cataratas del Niágara en 1901, en el momento en que se lanzó al interior de un barril de madera. Profesora de escuela de trabajo, Taylor se había encontrado en inconvenientes financieros y concibió el truco con la promesa de que le hiciese ganar popularidad y fortuna. Tenía un barril en especial desarrollado lleno de relleno y, tras probarlo con un gato familiar común, pasó por la sección Horseshoe Falls de Niágara el 24 de octubre de 1901. Increíblemente, subsistió a la caída de 173 pies con poco mucho más que un pequeño corte en su cabeza. Lamentablemente, no obstante, el truco no le dio a Taylor la popularidad que había aguardado, y tras ganar una pequeña proporción de dinero en una da un giro de charlas, pasó sus últimos años ganando dinero al posar para fotografías de recuerdo.

6. Robbie Knievel

Hijo del icónico Evel Knievel, Robbie Knievel es un temerario profesional que ha completado mucho más de 250 saltos en moto y ha roto por lo menos 20 récords mundiales. Knievel empezó a correr en motos a los 7 años y se encontraba de da un giro con su padre a los 12 años. De la misma su padre, hizo un popular salto sobre el Enorme Cañón, y sus otras acrobacias tienen dentro saltar sobre una fila de 15 camiones y saltar sobre 21 Hummers. y una rampa retransmitida por televisión de 200 pies para saltar en rampa en Las Vegas en la víspera de Año Nuevo de 2008.

En contraste a su padre, que montaba una Harley Davidson, Knievel usa una Honda CR-500 en especial desarrollada para sus saltos, por la que ha recibido muchas críticas. Para silenciar a estos opositores, Knievel anunció que en el verano de 2009 procurará saltar sobre 16 buses en el estadio de Wembley mientras que conduce exactamente la misma Harley XR-750 que una vez usó su padre.

5. Converses Blondin

Hables Blondin, asimismo popular como The Great Blondin, fue un acróbata y equilibrista francés del siglo XIX que ganó popularidad en Europa y USA por sus audaces actos de cuerda floja. Blondin empezó a entrenar para ser acróbata a los cinco años, y a los seis ahora actuaba bajo el nombre artístico de “La pequeña joya”. A los veinte años era entre los artistas mucho más populares de Europa, pero su mayor logro llegó en 1859, en el momento en que viajó a los USA y se transformó en la primera persona en atravesar el desfiladero de 160 pies de altura bajo las Cataratas del Niágara en una cuerda floja. Blondin caminó de forma fácil los 1100 pies de un lado del desfiladero al otro en su primer intento. En una demostración de su capacidad, lo logró múltiples ocasiones mucho más con una secuencia de variantes distintas, que incluían tener los ojos vendados, mover una carretilla, emplear zancos y llevar a un hombre en la espalda. En el cruce mucho más extraño de todos, Blondin se detuvo a la mitad de las cataratas, se sentó en la cuerda floja y cocinó y cenó una tortilla.

4. Alain Robert

La lengua francesa Alain Robert es un temerario muy conocido que asistió a ser vanguardista en el deporte de la “escalada urbana” con sus trepadas enormemente peligrosas y enormemente ilegales por varios de los edificios mucho más altos de todo el mundo, una práctica que le ha valido el sobrenombre de “Spiderman francés”. Robert asegura haber empezado a escalar inmuebles a los 12 años, en el momento en que olvidó las llaves de su casa y se vio obligado a escalar el exterior del edificio para ingresar. Desde ese momento, se hizo un nombre tanto como escalador como por escalar mucho más de 85 construcciones y edificios en el mundo entero, incluyendo la Torre Eiffel, la Ópera de Sídney, la Torre Sears y las Torres Gemelas Petronas. Robert hace cada escalada a mano alzada, empleando solo la arquitectura natural de las construcciones para asistirlo, y asegura haber caído siete ocasiones, un par de veces desde alturas de hasta quince metros. Las acrobacias de Robert la mayoria de las veces no están autorizadas por las autoridades locales, y en prácticamente todos las situaciones es detenido al llegar a la parte de arriba del edificio que está escalando.

3. Philippe Petit

Philippe Petit, un artista autodidacta de la cuerda floja, es preferible popular por caminar en una cuerda floja entre las entonces últimamente construidas Torres Gemelas en 1974. Petit empezó como artista callejero en París, pero próximamente empezó a concebir la utilización de su acto de cuerda como una suerte de parte escénica en construcciones reconocidas de todo el mundo. Próximamente cruzó un cable en el puente del puerto de Sydney en Australia y después entre las torres de Notre Dame de Paris. Su mayor logro llegó en 1974, en el momento en que diseñó un acto de alambre entre ámbas World Trade Towers. Usando documentos falsificados, nombres falsos, disfraces y meses de planificación, Petit y un pequeño conjunto de cómplices consiguieron burlar la seguridad del edificio para llegar al último piso de entre las torres. Usaron un arco y una flecha para disparar la cuerda floja de un edificio a otro, y tras asegurarla, Petit procedió a accionar en el cable a lo largo de 45 minutos antes de entregarse a la policía. Todos y cada uno de los cargos en contra suya fueron por último retirados, e inclusive se le solicitó que actuase de nuevo en Central Park para los pequeños de Novedosa York.

2. Harry Houdini

Si bien es mucho más recordado como mago, Harry Houdini fue entre los imprudentes auténticos y es el encargado de ser vanguardista en muchas acrobacias que todavía se procuran el día de hoy. Houdini empezó como un mago de poca monta y como un intérprete de trucos de cartas, pero brincó a la popularidad en el momento en que empezó a presenciar con actos de escape de prominente perfil en Coney Island de Novedosa York. En sus acrobacias mucho más reconocidas, a Houdini lo ponían esposado y después encerrado en una caja o caja de vidrio, que entonces se bajaba bajo el agua. En ciertos casos, estos trucos le forzarían a contener la respiración a lo largo de mucho más de 3 minutos. Otros trucos peligrosos incluyeron la llamada “celda de tortura de agua china” y un truco en este momento infame en el que fue sepultado vivo bajo 2 metros de tierra y solamente logró huír con vida.

1. Evel Knievel

No hay temerario mucho más icónico o respetado que el saltador de acrobacias en moto Evel Knievel, y por una aceptable razón. En una carrera que lo vio padecer enormes avatares, tal como varios descalabros (y 37 huesos rotos), Knievel se estableció como un héroe habitual estadounidense, y sus acrobacias en moto retransmitidas por televisión en todo el país continúan entre los acontecimientos de deportes mucho más vistos de siempre. Knievel se inició como conduzco de motocross, pero en el momento en que precisaba dinero concibió la iniciativa de efectuar acrobacias en su moto. En su primer salto, brincó sobre una caja llena de víboras de cascabel y 2 pumas, y próximamente halló patrocinio y se transformó en entre los primeros imprudentes expertos. Próximamente, Knievel brincaba de forma regular con su Harley Davidson sobre filas de vehículos, camiones e inclusive las fuentes del Caesar’s Palace. Su truco mucho más popular se causó en 1974, en el momento en que procuró saltar el cañón del río Snake en una moto propulsada por cohete llamada X-1. Un mal desempeño logró que el paracaídas de la bicicleta se abriese prematuramente y arruinase el salto, pero la tormenta mediática que rodeó el acontecimiento ahora había cimentado la reputación de Knievel como el rey de todos y cada uno de los imprudentes, y continuó en el centro de atención hasta su muerte en 2007.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *