Top 10 traidores

Ciertos lo hacen por amor, ciertos lo hacen por dinero o política: estas personas vendieron sus países, sus camaradas… aun sus familias… mudando el curso de la historia para toda la vida. Aquí está nuestra lista de los 10 mejores traidores.

10. Guy Fawkes

Obras de arte antiguas de Guy Fawkes

Guy Fawkes era una parte de un conjunto innovador de católicos romanos, que conspiró para volar la mayoría de la aristocracia de Inglaterra en 1605. El infame complot de la pólvora fue fallido por las autoridades que atraparon a Fawkes antes que pudiese hacer sus pretenciones asesinas: fue detenido gracias a su Atuendo de cubierta, botas y espuelas, un traje sospechoso desarrollado para garantizar una fuga rápida.

Fawkes y sus colegas trabajaron duro en su complot, usando un sótano bajo la Cámara de los Lores como base y ocultando mucho más de 1800 libras de explosivos en el pequeño espacio.

Fawkes y sus co-maquinadores querían aflojar la predominación del reino español en los temas británicos, sintiendo que agotaban los elementos de Inglaterra.

Guy Fawkes creía en sus especiales y no rompió, no bajo tortura, negándose a denominar a sus compañeros hasta estar seguro de que habían confesado. Fue sentenciado a colgarlo, tirarlo y descuartizarlo en 1606, pero frustró a las autoridades al saltar del cadalso a su desaparición en el último minuto: aun en la desaparición, fue listo y travieso.

Su crónica se relata en la película V de Vendetta. Hasta hoy, los actos rebeldes de Guy Fawkes son legendarios, y los ingleses tienen un acontecimiento particular de año en año, Bonfire Night, cada cinco de noviembre: festeja el fracaso de su evidente trama.

9. Robert Hanssen

Resultado de imagen de robert hanssen

Hanssen medró en un hogar disfuncional, tolerando abusos a manos de su padre. Empezó una carrera como oficial de policía en Chicago, pero salió para buscar empleo como agente particular del FBI en 1976.

Hanssen tenía inclinaciones extrañas: su interés en grabar en vídeo sus ocupaciones sexuales con su mujer y mostrárselas a los vecinos lo distanciaba de la corriente primordial. En 1979, se implicó con la contrainteligencia del FBI, y esto allanó el sendero para varios de los actos mucho más traidores en la historia estadounidense.

En 1983, Hanssen se trasfirió a la unidad de espionaje soviética en el FBI. Utilizando su extendido conocimiento de PCs, escuchas telefónicas y supervisión electrónica, pasó a vender listas de agentes dobles del FBI y otros topos a agentes de la KGB por enormes cantidades de dinero.

Hanssen fue entregado al FBI por su cuñado, Mike Hauck: hoy día está cumpliendo cadena perpetua, en régimen de aislamiento, en ADX Florence, una instalación de supermax en Rojo.

8. Jane Fonda

Jane Fonda medró como la realeza de Hollywood, cercada de gran lujo y permisos. Tras una entrada simple en el planeta de la actuación, aceitada por las conexiones familiares y su buena fachada, Jane se transformó en una activista apasionada, involucrándose en causas que eran discutidas y, a los ojos de varios veteranos estadounidenses de la guerra de Vietnam (incluido Jon McCain). muy traidor. “Hanoi” Jane simpatizaba con los norvietnamitas, posando con sus armas antiaéreas y “interrogando” a los presos de guerra estadounidenses (por medio de sus camaradas, los norvietnamitas) sobre el trato “benevolente” que recibían de sus raptores. Los soldados procuraron explicarle a Fonda que de todos modos los estaban maltratando y, a veces, torturados, pero ella no lo creyó. Ciertos soldados aseguran que aguantaron mucho más torturas y sufrimientos pues no charlaron con Jane y repitieron el criterio de que sus raptores eran afables y pacíficos. Varios veteranos procuraron acusar a Jane Fonda de traición tras la guerra, pero, como tienden a llevar a cabo varias personas ricas y reconocidas, logró huír de cualquier castigo real por su papel de acompañamiento al enemigo a lo largo del enfrentamiento vietnamita. En este momento afirma que lamenta sus actos, pero los veteranos de ese enfrentamiento aún deben perdonar a “Hanoi Jane” por su simple abrazo al enemigo.

7. Brutus

Resultado de imagen de Brutus

Julio César, autoproclamado “dictador vitalicio” del Imperio De roma, fue un líder cuya tiranía condujo a su asesinato: tenía varios contrincantes en las categorías superiores, incluyendo un conjunto de miembros del senado que conspiraron para matarlo, con el apoyo de su sobrino, Marcus Junius Brutus. Brutus se unió al Senado en Roma tras una carrera temprana y muy rentable como prestamista.

El día del asesinato de César, corrieron comentarios de que se había descubierto el complot, y varios de los maquinadores desconfiaron de hacer el plan. Nuestra mujer de Brutus le rogó que se sostuviera distanciado del Senado ese día. Brutus no se alteró y fue a aguardar a su tío, adjuntado con un conjunto de miembros del senado que entonces atacaron al dictador con sus manos. La conocida cita, “Et tu, Brutus?” fue pronunciado por César mientras que asimilaba las profundidades de la traición de su sobrino. Los asesinos atacaron a Julio César tan brutalmente, que ellos mismos terminaron lesionados en el tumulto.

Salvaje se suicidó tras perder la Segunda Guerra de Filipos en el 42 a. C.

6. Wang Jingwei

Resultado de imagen de Wang Jingwei

Reconocido como el mayor traidor en la crónica de China, Wang Jingwei nació en 1883. En el momento en que cumplió 21 años, fue a la escuela en El país nipón, donde se halló con Sun-Yat Sen, un popular innovador chino. Bajo la predominación de Sen, empezó a formar parte en complots contra el gobierno, incluyendo un intento fallido de asesinato del regente manchú en Beijing.

Jang continuó en prisión hasta el alzamiento de Wuchang en 1911: tras ese tiempo, Sun prosiguió siendo su guía. El gobierno de Guangdong de Sun Yat-Sen subió al poder en 1920: en el momento en que Sun yacía en su lecho de muerte en 1925, Wang fue su sustituto escogido. No obstante, Wang no ha podido aferrarse al poder: la facción militar de Jiang Jieshi lo usurpó exactamente el mismo año.

En el momento en que Nanjing cayó frente a los nipones en 1937, Wang empezó sus traidores traidores con el gobierno japonés, ganándose su rincón en la historia. Apoyó los proyectos de El país nipón para un armisticio en un conocido telegrama que llevó a su expulsión del gobierno de Chongqing. En el momento en que China se encontraba en crisis y mucho más lo precisaba, Jingwei se esmeró por aliarse con los nipones y estar según sus invasores. Wang murió antes de poder presenciar la derrota de los nipones por las fuerzas aliadas en la Segunda Guerra Mundial.

5. Los Rosenberg

Resultado de imagen de The Rosenberg

Vender misterios atómicos a los rusos a lo largo de la Guerra Fría es tan traicionero como semeja: los Rosenberg eran una pareja casada preparada para llevar a cabo cualquier cosa para fomentar sus opiniones marxistas.

Julius y Ethel Rosenberg estaban afiliados al Partido Comunista de forma bastante abierta hasta 1943, en el momento en que de pronto parecieron retirarse de cualquier actividad política: este fue exactamente el mismo año en que unieron fuerzas con el súper espía soviético Feliksov.

Desde entonces, Julius Rosenberg estuvo muy implicado en el espionaje contra el gobierno estadounidense: actuó como una mula para intercambios enmascarados de información con los rusos y procuró nuevos reclutas para traicionar y espiar para la URSS. Fue detenido mientras que se afeitaba una mañana de 1950. Él y su mujer, Ethel, fueron ejecutados el 19 de junio de 1953.

4. Benedict Arnold

Resultado de imagen de Benedict Arnold

Benedict Arnold fue un general estadounidense que sirvió a la causa de la Revolución Estadounidense hasta el momento en que decidió cambiar su lealtad a los británicos. Nativo de Connecticut en el mes de enero de 1741, procedía de un ambiente problemático, donde su familia luchó por subsistir a la pobreza y las adversidades. Siempre y en todo momento popular como un niño problemático, medró hasta transformarse en una figura sobresaliente en el ejército, donde adiestró soldados y planeó asaltos.

Desde sus principios como héroe de guerra y patriota, Arnold planeó dar el fuerte estadounidense en West Point, Novedosa York, a las fuerzas británicas a lo largo de la Revolución De america. Su plan fracasó y se vio obligado a huír por mar, al amparo de la obscuridad, a Enorme Bretaña, donde no fue recibido con los brazos libres: ellos asimismo desconfiaron del hombre que traicionaría a su país tan de forma fácil. Murió en la pobreza en Canadá en 1801.

3. Aldrich Ames

Resultado de imagen de Aldrich Ames

Ames entró en la embajada soviética en Washington en 1985 y se ofreció a vender misterios estadounidenses por solo una razón: dinero. Era un alcohólico con una segunda mujer muy cara, una mujer llamada Rosario que quemaba sus talones de pago de la CIA con preocupante continuidad.

Para ofrecerle a la mujer que amaba el modo de vida que ella demandaba, él se encontraba presto a realizar bastante daño al gobierno estadounidense: al descubrir los nombres de espías estadounidenses y otra información de contrainteligencia, comprometió mucho más de 100 operaciones militares estadounidense.

Merced a Aldritch, quien ganó cerca de 4,6 millones de dólares americanos por sus sacrificios, 10 estadounidenses fueron ejecutados pues sus coberturas fueron “reventadas”. Transcurrido un tiempo, descubrió los nombres de todos y cada uno de los agentes estadounidenses que operaban contra la URSS. Su lujoso modo de vida levantó banderas rojas para la CIA, y fue detenido y culpado a cadena perpetua: su mujer, Rosario, fue deportada a Sudamérica.

2. Vidkun Quisling

Resultado de imagen para Vidkun Quisling

Considerado un desquiciado de derecha en su Noruega natal, Quisling pasó inadvertido hasta el momento en que formó su Partido de Unidad Nacional en 1933. Adoraba a Hitler y era un estable fiel en la doctrina del fascismo. Quisling, un general militar, se reunió con Hitler y se cercioró de que tuviese toda la información que precisaba sobre la estrategia militar noruega, a fin de que Hitler pudiese garantizar la ocupación de Noruega.

En el momento en que los alemanes invadieron, Quisling fue nombrado presidente, puesto que los gobernantes del gobierno depuesto se desperdigaron y corrieron, intentando de sostenerse con vida. Los ciudadanos de Noruega estaban enfadados por su ascenso y se sublevaron hasta el momento en que se vio obligado a renunciar. Sin embargo, Hitler lo restituyó ese noviembre. Fracasado y político enclenque, Quisling con frecuencia se burlaba de sí, aun a los ojos de sus ayudantes nazis. Tras la rendición alemana en Noruega, Quisling fue juzgado y culpado por la desaparición de 1000 judíos, adjuntado con otros crímenes de guerra. Fue ejecutado en 1945.

1. Judas Iscariote

Resultado de imagen de Judas Iscariote

Según la Biblia, Satanás “entró en Judas” antes de traicionar al hijo de Cristo a las autoridades romanas. Este infame integrante de los 12 Apóstoles traicionó a su amigo solo por dinero: treinta piezas de plata. Judas dispuso una señal particular a fin de que las autoridades conociesen la identidad de Jesucristo: besaría a Jesús para identificarlo. Este “beso de Judas” llevó al procesamiento y la desaparición por crucifixión del Hijo de Dios, y pone a Judas Iscariote en el número uno como el traidor mucho más conocido en la crónica de la raza humana: Judas murió poco tras su monumental acto de avaricia.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *